.

.

miércoles, 13 de mayo de 2009

UNA DE LITERATURA

En el post de ayer salió el término "alienación" y cómo no, me acordé del más gracioso de los Hermanos Marx (Karl), el que se dedicó a la literatura, a criticar a la burguesía y a vivir como un típico burgués (follándose y preñando a la criada).

Ya lo decían cuando era pequeño..."éste es tonto", es coger lápiz y papel y empezar a poner tonterías, no tiene fin, está pa que lo encierren.

Groucho decía que era el más gracioso de los hermanos, que su sentido del humor no era de su época, y que llegaría un día en que lo apreciarían, y así es, yo creo que ha llegado el momento de reivindicar a este gran humorista, leed esto, es para descojonarse:

La alienación económica que se vive en las sociedades de explotación se manifiesta en los siguientes alienaciones particulares:

1. Alienación de la actividad: en el proceso del trabajo, el hombre se enajena de sus propias facultades creadoras, no vive su actividad como algo que le pertenezca realmente, que forme parte de sus proyectos. El trabajo se vive como algo exterior y forzado. Dicho de otro modo: si trabaja lo hace por dinero, no porque la actividad se quiera por sí misma o porque sirva para otros fines ulteriores con los que el sujeto se pueda identificar sin sentirse desposeído (el bien de la sociedad, por ejemplo).

2. Alienación del objeto: los objetos producidos por la actividad del trabajador no le pertenecen a él, los vive como ajenos; aunque fuese realmente el esclavo el que construía un edificio, o trabajaba en el campo, el producto hecho por él no era de él sino del amo. Esto es precisamente lo que Marx señala con su idea del “fetichismo de la mercancía”. Además, el objeto se presenta como algo ajeno en un sentido más básico: en estos sistemas productivos, el productor se somete o subordina al producto en el sentido de que el productor es un mero medio para producir el objeto, en el sentido de que en dicha situación lo importante no es el bien del productor (su salud, el perfeccionamiento de sus facultades físicas o psíquicas) sino la mercancía producida. La crítica marxista a las sociedades de explotación conecta claramente con la tesis kantiana relativa a la necesidad de tratar a las personas como fines finales, no como meros medios: para Marx el gran defecto social y moral de las sociedades de explotación es que no tratan a las personas como fines sino como medios, en ellas el productor es un mero instrumento para producir cosas, y no propiamente una persona. Más que la cuestión de la desigualdad de la riqueza, a Marx le preocupó el hecho de que el trabajo en estas sociedades destruye la individualidad, trata al productor como una cosa y lo hace esclavo de las cosas.

3. Alienación social: la alienación económica hace que el objeto producido no le pertenezca al trabajador sino a otro, creando con ello una escisión en la sociedad, dando lugar a dos grupos o clases sociales antagónicas: la clase oprimida que realmente produce las mercancías y la clase opresora que se apropia de ellas.


Esto me lleva a una concatenación de pensamientos: a éste lo adoptaron los rojos, ZP es rojo, eso lo provoca el trabajo, entonces, si ZP no ha pegado ni chapa en toda su vida ¿por qué presume de rojo?¿como puede estar alienado por el trabajo un tipo que no ha trabajado en su vida?

He escrito a la revista Nature para ver si me publican una teoría que he desarrollado durante la confección de este post SI LEES GILIPOLLECES TE VUELVES GILIPOLLAS (aunque hay algunas observaciones y anotaciones en los estudios de campo que me echan por tierra esta afirmación, hay individuos que sin llegar a leer nada de nada son gilipollas... sólo hay que mirar la foto del gobierno de España)

adenda - por más que busco por los interneses, monólogos en el club de la comedia y engendros similares, de este Marx no me sale nada, sólo sale no sé qué de cien millones de muertos...

8 comentarios:

  1. Jajaja

    Osea que lo que deberíamos hacer es construirnos nuestras propias cosas para que nos sirvan a nosotros y sólo a nosotros ¿no?

    Y dice al final no se qué de la individualidad cuando mientras habla de Marx jajaja. La individualidad del comunismo no te jode.

    ResponderEliminar
  2. Lo dicho, un cachondo, veo que estás vacunado...

    ResponderEliminar
  3. Pues un amigo, que tiene una fábrica de madalenas, dice que sus obreros no pierden oportunidad para comerse unas cuantas en horas de trabajo.
    ¿No decía el Marx que los objetos que produce el obrero le son ajenos?
    Por cierto, se le olvidó decir quién pone la pasta para crear la empresa.

    ResponderEliminar
  4. Bwana, es que esos obreros son unos errores genéticos (curritos que votan derecha).

    Una alumna aventajada (que desgraciadamente ya no está en el gobierno) dio algunas pistas sobre la pasta, NO ES DE NADIE (y del empresario explotador menos)

    ResponderEliminar
  5. Sin olvidarnos de la democracia de partido único.
    Lo dijo Cayo Lara en referencia a la idoneidad del régimen cubano.

    ResponderEliminar
  6. Es lo que tiene la uniformidad, los mediocres no sólo no pasan desapercibidos sino que destacan.

    ResponderEliminar
  7. Sí el régimen cubano es lo mejor, no tienes a un capullo diciéndote que lo haces mal hombre, acabáramos.

    Lo de que es el empresario el que se arriesga para dar trabajo (y ganar dinero, no te jode) esta gente no lo termina de ver.

    Lo suyo es ser todos funcionarios, para levantar el país.

    ResponderEliminar
  8. la mitad de los parados quieren ser funcionarios... pedazo país de emprendedores tenemos

    ResponderEliminar