.

.

jueves, 3 de diciembre de 2009

TUVIMOS CUATRO MINUTOS PARA DETENERLOS...

Asombroso y lamentable.

Publicado en El confidencial Digital...



Las críticas a la actuación del Gobierno durante el secuestro del atunero, pero sobre todo por el desenlace y la sorprendente forma en que escaparon los piratas somalíes, es especialmente dura por parte de los efectivos enviados a la zona para participar en la operación militar.

El Confidencial Digital ha podido conocer las críticas de miembros de la Fuerza de Guerra Naval Especial que dieron cobertura a las fragatas ‘Canarias’ y ‘Méndez Núñez’ durante el secuestro del atunero vasco a lo largo de los 47 días. Sus integrantes son efectivos especializados en técnicas de reconocimiento especial, acción directa y asistencia militar, buceo con manejo de explosivos, paracaidismo, evasión y escape, combate en tierra, infiltración y exfiltración, defensa personal y tiro de precisión.

Estas son, en síntesis, las quejas de esos marines que intervinieron en la persecución al esquife de los piratas:

-- No tiene explicación que los piratas pudieran escapar, sin capturar a ninguno de ellos. Con el entrenamiento y los medios técnicos de los que disponemos, es técnicamente imposible que puedan huir en un esquife sin ser interceptados y apresados.

-- Pudimos detenerlos. Tuvimos entre tres y cuatro minutos de tiempo para bloquearles el paso antes de que se acercaran a la orilla. Era el momento propicio: nosotros habíamos reaccionado a tiempo y dábamos cobertura.

-En ese momento, hicimos la pregunta: “¿Qué hacemos?”. Y no recibimos la orden para intervenir. Hubo silencio

-- También tuvimos blanco a distancia en varias ocasiones, pero nos habían dejado claro que no había que disparar bajo ningún concepto. No querían ningún muerto ni herido.

-- Las órdenes y reglas de combate que recibimos en el Índico eran de disuadir e intimidar con nuestra presencia. No responder, salvo si éramos atacados con fuego. No entendemos qué hacíamos allí. Parece que íbamos a regalar caramelos.

-- Estamos quemados. No sólo hemos quedado en entredicho ante los piratas y para futuros ataques a otros barcos, sino también ante otros países. La Armada española se ha convertido ahora en el ‘hazmerreir’ de otros ejércitos. Incluso algunos han puesto en duda nuestro valor.

-- En la academia nos enseñaron esta táctica militar: si, ante pequeñas acciones, no respondes contundentemente, la agresividad del contrario aumenta.

Un último dato que ha molestado a los miembros del cuerpo de élite de la infantería de marina: sus colegas franceses, griegos y alemanes, entre otros, también enviados a aguas del Índico les han transmitido, con sorna, que son “poco fieros”.

Sobre la falta de órdenes cuando estaban en disposición de bloquear el esquife de los piratas, las fuentes militares consultadas achacan esa actuación a los mandos superiores del ministerio de Defensa.


Pero hoy hay dos por el precio de uno. Resulta que ahora son unos nazis los suizos por plantar cara a un problema que se ve venir, aquí estamos más preocupados en retirar crucifijos que en luchar contra el enemigo en casa.

Uno de los países que más sufre al moro es Francia, todos recordamos la quema de vehículos y destrozos varios en sus ciudades.

Curiosamente pasa como con los nacionalistas españoles (se ve que el gen de la gilipollez lo comparten varias etnias diferentes) y resulta que son los hijos de inmigrantes los más papistas, así que los moritos como no quieren trabajar porque viven muy bien subsidiados por el estado al que odian le dedican algunas cancioncitas como ésta (y lo más graciosos es que sabemos que estos no hablan por hablar): 

Grito bien alto: “Me cago en vuestra nación”.
Por poco que puedas, a la menor ocasión,
a todos los cerdos que en Francia mandan
jódeles por detrás y así disfrutarás.
No me gusta este país, Francia, ni el latín y su gilipollín
Gran misión es, a los ministros y fachas, exterminar.
Una puta es Francia y con ella vamos a acabar

Los hermanos hasta los dientes armados están.
Pronto al Elíseo moros y negros llegarán.

Bienvenido no soy, pero aquí estoy,
a comer y a cagar aquí voy.
Cuando a Francia veo sus abiertas piernas ensanchar,
sin aceite la enculo sin pensar.


Vive la alliance de civilisations de nôtre president

6 comentarios:

  1. Je,je,je...Son las paradojas que conlleva cuando la instituciones son tomadas por una banda de desalmados facinerosos. Las españolas me refiero, claro. !Cuatro minutos!...lo asocio a los cien años de honradez...!Pero ni un minuto más!, no se porqué...

    ResponderEliminar
  2. Dime si después de esto no vas con la cabeza bien alta y orgulloso de ser español cuando sales allende nuestras fronteras...

    Ya lo has comentado en alguna ocasión Charne, pero es que ahora mismo estamos para sacar la guillotina de paseo y no guardarla en una semana como pronto

    ResponderEliminar
  3. Vaya cuadrilla de merluzos impresentables y encarcelables, incluso aptos para ser guillotinados sin pasar de tres minutos la Vista y la Sentencia.

    La frase Las órdenes y reglas de combate que recibimos en el Índico eran de disuadir e intimidar con nuestra presencia

    Ya no intimidan ni a Andorra, que no tiene ni guardia municipales.

    Y creen todos ellos, desde el Bobo-Jefe a la Dientes, que los barcos y los guerreros son para adorno y para desfiles.

    Ahora hasta los top-manta van a empezar a secuestrar a quienes no les compren un CD.

    ResponderEliminar
  4. Jodo Tella, dando pistas a los negritos del top manta, ya lo que nos faltaba, que los mas parias (no pretendo ser peyorativo) nos vacilen en nuestra propia casa... aunque no falta mucho.

    Cada dia entiendo menos todo esto

    ResponderEliminar
  5. Creo que cualquier persona con unas neuronas de lo más normalitas, está segura que no hundieron el cayuco antes de llegar a la playa porque a alguién no le ha dado la gana.

    ResponderEliminar
  6. Y eso es lo triste Mamuma, que pudiendo haber dado un golpe de autoridad prefieren quedar como cobardes. Que triste

    ResponderEliminar