.

.

jueves, 14 de enero de 2010

Y EL CANSINO SIGUE

Hoy, amiguitos, depués del paréntesis de ayer para criticar la basura del islam, seguimos con las lecciones de ciencia política del Dr. Bacterio y vamos a hablar del chantaje político que los nazis pretenden llevar a cabo con España.

Por suerte los nazis cantábricos andan un poco de capa caída, salvo algún eructo que de vez en cuando sueltan para que los suyos crean que siguen ahí, los verdaderamente peligrosos son los nazis orientales, los catalufos (con toda la carga peyorativa que se quiera para los nazis catalanes). Por si alguien considera ofensivo o despectivo referirme a ellos de ese modo le recordaré que aquél partido liderado por Hitler que ganó las elecciones en Alemania en 1933 era precisamente eso, Nacional-Socialista (y creo que el tripartito lo es ¿no? nacionalistas y socialistas unidos por un fin común, vivir del cuento enfrentando a españoles con españoles, y para más coña un cordobés y un turolense liderando al valeroso y oprimido pueblo catalán, uno de los pocos pueblos ancestrales cuyos orígenes se pierden en el tiempo y a los que se les niega un estado y son sometidos cruelmente por los invasores). Si siguen con su escalada anti yo que sé no me extrañaría nada que, siguiendo las pautas de sus experimentos políticos idolatrados, pronto veamos a los castellano hablantes de Cataluña lucir hermosas estrellas amarillas en sus solapas.

En fin, con estos antecedentes es lógico que el caso que se les debería hacer a estos mierdecillas es, como mínimo, ignorarles.

Hoy vamos a intentar analizar ese chantaje y determinar las propabilidades que tienen de éxito (ya anticipo que son CERO, aunque podrían ser TODAS, con dos cojones, como los sociatas, una cosa y la contraria sin ruborizarme). ¿y cómo vamos a meternos en ese jardín e intentar salir con un poco de dignidad? pues mediante el recurso a uno de los métodos de ciencia política que más me ha llamado siempre la atención y más curioso me resulta, la Teoría de Juegos.

Fue elaborado en 1944 por Morgenstern y Newmann con la publicación de Theory of Games and Economic Behaviour. En él estudian los sistemas políticos y su funcionamiento como un campo de conflictos permanente y considerando tales conflictos en términos de juego. Distinguen 3 componentes del juego:

  • jugadores - partes en el conflicto
  • reglas - normas y pautas de comportamiento político
  • objetivo - motivo del conflicto, identificado habitualmente con el "poder"

Esta teoría donde más y mejor se ha desarrollado ha sido en su aplicación a la política internacional a través de autores como Schelling, autor de "La Estrategia del Conflicto" o Spanier y su obra "Games the Nations Play", Dicho éxito, entre otros motivos, se debe a la facilidad para determinar los distintos elementos del "juego", recordemos:

  • jugadores - estados/nación
  • reglas - al no haber juego concreto alguno son, simplemente, las de la teoría de la negociación (bargaining theory)
  • objetivo - el poder (conseguir que un estado ajuste el comportamiento de otro a sus deseos e intereses).

Cada jugador basa su estrategia en la información acerca de lo que hará el otro. El resultado final de estos juegos pueden ser de suma cero o de suma no cero (uno gana lo que el otro pierde) y que a su vez puede ser: suma no cero positiva (todos ganan algo, unos más que otros) o suma no cero negativa (todos pierden algo, unos menos que otros).


El ejemplo más claro para ilustrar esta teoría es ese en el que tenemos dos delincuentes que se sabe son culpables y se mantienen incomunicados. A ambos se les hace la misma oferta, si los dos se niegan a declarar se les impondrá una pena de 5 años a cada uno, si los dos declaran voluntariamente se les pondrá una pena de 10 años y si uno declara culpable al otro y este segundo calla el primero sale libre y al segundo le caen 20 años. La única solución posible es la del cumplimiento de 10 años cada uno tras la declaración voluntaria, para el supuesto de que ninguno de los 2 confiese debe haber tal confianza plena que no es racional pensar que la haya en ese caso. Carecen de información acerca de los actos del compañero por lo que sus comportamientos se basarán en conjeturas. Finalmente no hay que descartar el "caramelo trampa" de delatar al compañero y que llevará inexorablemnete a hacerlo.

Hay otro modelo más "extremo" (el que voy a utilizar por ser más sencillo, después de escribir tanto noto como mi cerebro se me desconcierta) utilizado para determinar el comportamiento de las partes en conflicto y "adivinar" la solución del mismo. En este juego colocamos frente a frente en una carretera dos vehículos circulando uno hacia el otro a toda velocidad, disponiendo cada uno de un carril lateral para poder salirse en cualquier momento. En condiciones puras sería un resultado de suma cero (ambos se apartarían en el mismo instante) si bien es más que improbable, por lo que el resultado casi seguro al 100% será el de suma no cero negativa (uno se apartará antes).

Aplicado a los nazis catalanes, a pesar de su limitada inteligencia, es de suponer que si bien su cerebro no da para más al menos si se impondrá el criterio egoísta de la supervivencia y antes de verse arrollados se apartarán, al fin y al cabo en el caso catalán (no así en el ejemplo) los dos protagonistas no son dos coches idénticos, para nada, de un lado tenemos una locomotora de alta velocidad y 200000 Tn y enfrente un cuatro latas de segunda mano conducido por alguien que se cree un conductor experimentado. Aquí la única solución es una suma no cero, España sigue de frente, como si nada, y Cataluña en la cuneta o arrollada

Ahora bien, frente a una solución más que evidente del juego cabría una remota posibilidad que podría cambiar el resultado, que el maquinista sabotee el tren...

6 comentarios:

  1. Aquí el MAQUINISTA está siempre saboteando el tren.

    Por eso los cuatro-latas proliferan y parecen siempre ser carros de combate israeliés.

    ResponderEliminar
  2. Tú lo has dicho, el cabrón del maquinista es el gran problema, y lo más lamentable es que al peor maquinista le das le mejor tren que tienes.

    ResponderEliminar
  3. Después de leer el post por segunda vez, lo que tengo claro como diría aquel, "Solo se que no se nada". Mira lo de los políticos catalanes y los de La Moncloa, es para que se lo miren pero a poder ser desde un barranco bien alto; que se ponga arriba den un paso al frente como lideres de su "nación" (?) y gritando ¡¡Jeronimiano!! firmen la carta de independencia justo después de una caída de 500 metros sin paracaídas y cordaje ninguno.

    Si consiguen llegar abajo sin que se les parta la crisma, me creeré que tienen razón, si llegan abajo y tienen la cabeza estrujada pues... me partiré el pecho de la risa por paletos.

    ¡Vaya animalada que escribí!

    ResponderEliminar
  4. Para nada Javier, aunque sólo sea por comprobar que tienen la cara tan dura como aparentan no estaría de más hacerlo.

    Te voy a ser sincero, aunque lo he escrito estoy como tú, sólo sé que no se nada... jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Pues para no saber nada, ¡menudo rompecabezas, amigo! Con lo estrujado que tengo el cerebro estos días, solo me faltaba éso de las sumas cero y cero negativas. A ver si mañana me levanto algo más despejado y consigo resolver el galimatías.

    ResponderEliminar
  6. Bwana, discúlpeme pero es que me he crecido.

    Voy a ver si me despejo yo después del deterioro mental tras la elaboración del post y me relajo buscando "material" para el sábado.

    ResponderEliminar