.

.

viernes, 26 de marzo de 2010

HOY HACE DOS AÑOS



Cómo pasa el tiempo, depués de 14 años juntos se fue,
pero el tiempo que estuve con él no tiene precio.

EL MEJOR GATO DEL MUNDO, GRACIAS CHUCKY


20 comentarios:

  1. Mi pésame y acompañamiento de duelo en tu orfandad.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Tella.

    La vida no es justa, Chucky se va y los de la Moncloa siguen...

    ResponderEliminar
  3. Te presento mis condolencias Isra. Seguro que Chucky está en el cielo gatuno.
    Los de moncloa siguen porque bicho malo nunca muere.

    ResponderEliminar
  4. Pues va a ser eso Aspirante.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  5. Como se les coge cariño a las pequeñas mascotas...Seguro que Chucky era un buen gato a juzgar por el recuerdo de su amo.

    Mi gato se llamaba 'Pachi', un gato pequeño que cuando llegó al felpudo de casa no tendría ni un año...pero solo lo pude tener por unas horas, ya que debo ser alérgico...enfín.

    Chucky, D.E.P.

    ResponderEliminar
  6. NECROLÓGICA A CHUCKY

    Si fuera inglés lo titularía "La Caza del Gato", si fuera alemán escribiría seis tomos y lo titularía "Introducción al Estudio del Gato", si fuera francés lo titularía "Los Amores del Gato", y siendo español escribiré 15 lineas y lo titularé "TRATADO COMPLETO SOBRE EL GATO".

    "Se han descubierto restos de domesticación de F. silvestris en Chipre que datan de hace 9.500 años.
    Se cree que los egipcios empezaron a domesticarlos en torno al año 4000 a. de C. para mantener a las ratas y ratones fuera de sus graneros. Para los egipcios eran animales sagrados y, como tales, el castigo por matar a uno de estos era la muerte.
    La diosa Bastet era representada con cabeza de gato. Cuando uno moría, a veces se le momificaba.

    Sin embargo, durante la Edad Media, se pensaba que eran familiares de las brujas.

    A veces se los quemaba vivos o se los tiraba desde la cumbre de edificios altos durante las festividades.
    En el mundo occidental es común la creencia de asociar al gato negro con la mala suerte (aunque hay excepciones, por ejemplo, en el Reino Unido).
    Para las personas supersticiosas, que se cruce un gato negro de forma súbita, es augurio de infortunios.
    De hecho, se dio el caso de culpar a los gatos de transmitir la peste bubónica, con lo que fueron exterminados en masa en pueblos y ciudades (contribuyendo a que se multiplicara la población de ratas, auténticos propagadores de la plaga).

    Pero en los tiempos actuales la Iglesia Católica ha declarado también como santos patrones de los gatos a San Antonio Abad, San Francisco de Asís y San Martín de Porres incluyendo a este felino con los demás animales domésticos, similar a los antiguos egipcios sin importar la raza y el color.

    Es uno de los doce animales del ciclo de 12 años del zodíaco vietnamita, relacionado con el calendario chino (en este último, el signo zodiacal es el conejo o también gato).

    En el Tíbet se los considera desde tiempos inmemoriales guardianes de reliquias y templos posiblemente por la robustez ostensible e inteligencia atribuidas a la variante siamesa que allí en la cima del mundo, se desarrolla. Animal sagrado, venerado y a veces mimado excesivamente, en el seno del budismo tibetano se le considera acompañante en el tránsito obituario, y, en los sueños lúcidos, el subconsciente del que sueña (o viaja) es representado por un gato gigante, obeso, mudo y bonachón.

    Pueden sufrir enfermedades psicológicas tales como el estrés. Al igual que un humano estresado, tenderá a desarrollar un comportamiento neurótico.

    Su vejez no es gradual, como la humana, sino abrupta. Dura aproximadamente un año y desemboca en la muerte.

    Un ejemplar viejo desarrolla cataratas y se vuelve más lento. También pierde el olfato. Generalmente duerme todo el día, sin desarrollar ninguna otra actividad, muestra de su extremo cansancio."

    ResponderEliminar
  7. Ya lo siento Dadaista, un gato es increible (simpre y cuando su locura sea soportable), lo que pasa es que Chucky rompió el molde, y aunque López (nuestro gato) es la leche no se puede comparar al más grande.

    ResponderEliminar
  8. Y todo eso Tella en un ratiro que has tenido libre, se aagradece el aporte.

    Pues si, desde odiado a venerado, ya ves.

    Y te puedo decir que yo antes odiaba a los gatos, hasta Chucky, ahora me encantan, me imagino que si pasase 14 años con zapatero a lo mejor le cogia cariño y le votaba...

    ResponderEliminar
  9. El Chucky debe de estar en el cielo con mi gata siamesa, la "Lucy".
    Lo de tomarle cariño al ZP me parece imposible (comentario al Tella)

    ResponderEliminar
  10. No soy amigo de los gatos, más bien enemigo declarado, pero parece que Chucky era la excepción gatuna. Bonito recuerdo.


    Por cierto, ¿no tenias otro nombre para el gato?, es que Chucky trae recuerdos fílmicos un poco "diabólicos".

    ResponderEliminar
  11. Lleva Vd. razón Bwana, lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible.

    Seguro que se lo estará pasando estupendamente con Lucy

    ResponderEliminar
  12. jajajaja, pues la verdad Javier es que como al principio estaba un poco loco le iba que ni pintado.

    El nuestro se llama López... que no está mal.

    Por cierto, La semilla de Chucky, bizarra pero buenísima.

    ResponderEliminar
  13. Hombre López es más como de aquí, y si tiene tonos azules, una S amarilla que le cruza el pecho, vamos solo le falta el Super jjajajajaja. Que no se diga que no somos "culturales" en el sentido más amplio de la palabra, películas bizarras y tebeos españoles, y algo de DC y Marvel antes de prostituirse.

    ¡He dicho!

    ResponderEliminar
  14. Amén.

    Y añado un poco de serie B, caspa zetosa y fanzines (el clásico 2000 maníacos).

    ResponderEliminar
  15. Decía "Schopenhauer" que la
    conmiseración con los animales está íntimamente unida con la bondad de carácter, de tal manera que se puede afirmar de seguro, que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona.

    Por descontado que tú lo eres (buena persona), amigo "Isra".


    Yo también sufrí bastante con una perrita de agua que tenía y que me desapareció de la noche al día.
    Quizás un Guarda de Campos me la hizo desaparecer...
    Era una perrita maravillosa, con 12años de edad, pero con la viveza y alegría de un cachorro. Se llamaba "Troyka".

    Ahora tengo otra perrita; ésta es una chihuahua de color negro, se llama "Carsha" y tiene 3 años.
    También tengo un gato de pelo largo. Es un señorón durante el día (yo diría que tiene más de perro que de gato), pero por la noche no hay quién lo vea!!!. Se pierde!. Será que ya va buscando...???.
    Tiene 7 meses pero es impresionante de grande!!. Se llama "Garfy".


    ...y pues nada..., como con las personas, detrás de unos vienen otros y nos tenemos que conformar..., nos tenemos que resignar, "Isra". Suerte con éste y ójala te duré tantos o más años que "Chucky", el mejor gato del mundo.


    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Lola, es increible la compañía que dan y lo bien que te lo hacen pasar.

    Lo mejor de los gatos es que sí o sí son los reyes de la casa. Da igual que tengas un sillón favorito o un lado preferido en la cama, son suyos y lo mejor es que le dejas, porque lo ves tan contento y feliz que le dejas que ivada tu espacio (he tenido algún que otro tirón al intentar meterme en la cama sin molestarlo cuando dormía plácidamente).

    Lo mejor de Chucky es que sentia cuando llegaba, me contaba mi madre que ya podía estar completamente dormido que se despertaba, se iba a la puerta de la calle y asombrosamente entraba yo a los pocos segundos, y su recibimiento era ponerse de pie sobre sus dos patitas traseras para darme un beso y un abrazo, como te lo cuento, increible pero cierto.

    Un abrazo y a seguir disfrutando de su compañía.

    ResponderEliminar
  17. Animo,te dejo aquí mis condolencias

    ResponderEliminar
  18. Isra, entiendo perfectamente su pesar. Estas cosas si no se cuentan entre amantes de los gatos, no se creen. Mi gata también me echa los brazos para que la suba al hombro, y así la llevo a todas partes, como un loro. Tiene ya 15 años, pero como nadie le ha dicho que es vieja corre por la casa subiéndose por las paredes a lo Matrix y sigue cazando todo lo que se menea. Aquí la tengo ahora mismo, acurrucada al lado del teclado.

    ResponderEliminar
  19. Es lo más increible de los gatos mahārānī, da igual la edad que tengan o que no hagan nunca ejercicio, saltan como el primer día.

    Pues disfrútala todo lo que puedas.

    ResponderEliminar