.

.

sábado, 17 de abril de 2010

LECTURAS SABATINAS

Ya se que lo echábais de menos, y tras el paréntesis del proyecto volvemos a la rutina del gran Pablo Molina:

Por qué se odian tanto a sí mismos
El cochecito

6 comentarios:

  1. El Maestro Molina viene a decir, que es lo bueno de él, lo que todos pensamos. Pero con alegria intelectual.

    He aquí dos perlas =

    A.-El progre a la violeta que se queda en el odioso occidente capitalista siente entonces una mayor necesidad de justificarse ante no se sabe quién, pero la constatación de que actúa exactamente al contrario de lo que pregona le lleva a un grado de esquizofrenia notable, en cuya clave hay que entender el espléndido grado de gilipollez de sus constantes declaraciones públicas.

    B.- Intentar resolver los problemas de una economía que está dando sus últimas boqueadas a base de cochecitos eléctricos es como ir en un bólido derechito a un acantilado y ponerse a discutir con los compañeros de viaje por la música ambiente.

    ResponderEliminar
  2. Has descrito perfectamente lo que hace Pablo los fines de semana. Me he quedado con el mismo párrafo del cochecito porque es lo que está pasando en España, nos vamos a la mierda y nos preocupa quien ganará la liga.

    Entre muchisimas cosas que nos diferencian de los "odiados" yanquis es que allí, los actores izquierdosos que echan mierda sobre su país y pretenden ser la vanguardia intelectual del país son minoría y tratados como algo "curioso" y aislado, aquí, por contra, no sólo son la inmensa mayoría de esa basura llamada cine español sino que pretenden ser los únicos en posesión de la verdad.

    ResponderEliminar
  3. Solo hay que fijarse en quienes son los "lideres" del pueblo, millonarios a cuenta ajena (los Toledo, Bardem, Ana Belén...) y en sus vacaciones se van a Cuba, ahora a Venezuela, a defender los derechos de los saharauis pero a los que no ceden ni un porcentaje de sus altos ingresos, ya que luego tienen que disfrutar de la noche de Madrid o de Los Ángeles.


    Lo del cochecito lere en cambio es una "buena idea", pero tendríamos que hacer nacionalizar las compañías eléctricas al más puro estilo para que así cada dos horas que sería cuando pararíamos a cargar la batería el money iría a los bolsillos del zp, o de alguno de sus amigos. Para esa mierda de cochecito que hagan como los tranvías, todos por un carril y más fácil para todos.

    ResponderEliminar
  4. Javier, y los fachas a disimular sus dineros para no ofender, y ellos luciéndolos para que se note lo cruel que es el capitalismo con ellos, que sin querer están forrados con nuestro dinero, porque recordemos que su empresa es ruinosa y si no fuese por las subvenciones estarían de barrenderos.

    Lo del cochecito es de traca, lo próximo serán macetas para que cultivemos nuestra propia comida en los salones o en las terrazas.

    Estamos en un país de locos

    ResponderEliminar
  5. Lo de estos tío es siempre lo mismo: hipocresía y caradura adornada de bellas palabras: solidaridad, igualdad, justicia social... pero que lo paguen otros. Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago.
    Cuando hay alguna catástrofe en algún sitio todo el mundo aflojamos la bolsa, menos puestros solidarios progres, que acuden a un acto y "prestan su imagen", pero ni un miserable maravedí.
    Creo que los ingenieros del ministerio de industria están investigando el gasógeno para incorporarlo a los automóviles.
    Los coches de los jerifaltes pasarán a ser empujados por batallones de parados y así, ni gasolina, ni electricidad, ni gasógenos... cero emisisones, como sus cerebros.

    ResponderEliminar
  6. Haz lo que digo pero no lo que hago, Aspirante, magnífica descripción de la pijiprogresía española

    ResponderEliminar