.

.

lunes, 3 de mayo de 2010

ARTÍCULO RECOMENDADO + SOLUCIÓN ENIGMA

Publicado el 10 de marzo de 2010 en El manifiesto (vale, la solución al final del artículo)


EL SOCIALISMO... ¿ESTE "HUMANISMO"?


La palabra “socialismo” responde sin duda a un origen: es hija de la modernidad. Quiere decir muchas cosas y termina no queriendo decir casi nada. Sin embargo por encima de las distintas interpretaciones y usos del vocablo, sobrevuela su verdadera esencia, la íntima profundidad de su origen filosófico.

La historia del socialismo y de sus variados enfoques es bastante conocida. Lo que es menos comprensible es la adjudicación del nombre a fenómenos históricos anteriores a la existencia del mismo y de su sentido esencial, algo que no puede entenderse fuera del marco de la modernidad. Nos referimos a cuando se habla del socialismo platónico, del socialismo de los primeros cristianos, o de todo lo que se quiere denominar como socialista, pero está situado en tiempos y espacios históricos que no necesitaban ni conocían esa palabreja moderna, aplicable a hombres también modernos.

La idea aquí expuesta es que más allá de las pretendidas diferencias entre socialismos, existe en la palabra un sustrato materialista y reaccionario, desde que su nacimiento es precisamente una reacción de tipo material que el homo œconomicus asume como parte de una clase, como estrato social en un sistema de engranajes de producción a los que hay que ajustar sin cambiar lo esencial: el profundo economicismo del sistema.

Podría decirse que el socialismo no es más que el germen de un totalitarismo, donde lo socialeconómico prevalece siempre sobre una sociedad orgánica, que debería articularse en torno a tipos humanos con vocaciones, preferencias, cultura, historia y espiritualidad, aunque también participen de la vida económica.

Las estructuras de una sociedad organizada políticamente de un modo no determinado excluyentemente por la economía, no necesita el socialismo ni sus criterios. Por eso puede buscarse otro u otros términos para denominar la búsqueda de justicia, teniendo en cuenta la particular identidad y la forma de vida de esa comunidad. Porque el sentido de justicia es anterior y será también posterior al socialismo, y no necesita de tal nombre para poder ejercerse.

El sentido materialista del socialismo siempre tiende a lo totalitario, pero hay otro sentido de la palabra tanto o más nocivo: el sentido utópico del socialismo, que mientras nivela al hombre de un modo materialista y reaccionario, busca convencernos de su dimensión humanitaria y cuasi religiosa, de la búsqueda de una igualdad mística extraña por completo a la esencia de lo humano. Así, en medio de un utopismo irracional que no lleva a sitio alguno, termina beneficiando a aquellos que en nombre de tales abstracciones imponen su autoridad tiránica, su ideal antinatural que nunca veremos realizado.

No digo que aún llamándose socialistas algunas personas no hayan hecho cosas buenas, pero me temo que lo bueno por ellos realizado sea justamente lo que tiene que ver con el intento de retornar a la dimensión integral del hombre, tanto en lo individual como en lo comunitario, apartándose de la injusta nivelación que nos propone el socialismo frente a la injusticia del capitalismo.

Pertenecí una vez al extinto movimiento político que tomó el nombre de justicialismo. El sentido de la justicia y en particular de la justicia social, no necesitó entonces de la palabra socialismo, que quedó fuera de uso aún para las luchas obreras que iban en pos de un tipo de justicia real en un contexto preciso, no sólo en sus dimensiones exclusivamente económicas. Eso ocurrió en medio del intento de conformar una comunidad organizada que privilegiara las organizaciones libres del pueblo, a las que el estado les otorgó un marco legal sin necesidad de asfixiarlas en su dinámica.

Quizá influenciado por esta experiencia personal, siempre desconfié de la palabra socialismo. Palabra salida de las entrañas mismas del sistema que dice enfrentar, contraponiendo su igualitarismo social esclavizante, al individualismo igualmente gris y esclavizante del capitalismo.

Es que para los teóricos materialistas del dominio, la política trata siempre de sustraer poder e identidad a una comunidad, para imponer un sistema desde arriba y limitar nuestras vidas a una dialéctica destructiva y excluyente de nuestra forma de ser, de nuestras posibilidades creadoras, de nuestra dimensión humana integral, y de la propia política como forma de organización y de protección de las personas.

Juan Pablo Vitali



solución al enigma -

Si a = 1 y b = 1 entonces a = b.

Multiplicando a ambos lados de la igualdad por b, tenemos:

ab = b2

Restando a ambos lados de la igualdad a2 tenemos:

ab - a2 = b2 - a2

Factorizando:

a (b-a) = (a+b) (b-a)

Y simplificando por el término (b-a):

a = a + b

Puesto que a = b, entonces la expresión es equivalente a:

a = a + a

Por lo tanto:

a = 2a

Entonces:

1 = 2

12 comentarios:

  1. El argentino ese (Vitali) que describe el socialismo de forma breve, se le debe un plas,plas, plas, por acertar en el fondo de la sustancia.

    Tiene una frase muy redonda =

    Es que para los teóricos materialistas del dominio, la política trata siempre de sustraer poder e identidad a una comunidad, para imponer un sistema desde arriba y limitar nuestras vidas a una dialéctica destructiva y excluyente de nuestra forma de ser

    A todo esto, a los títulos de tus entradas les falta poner al final : "Y el increíble salto de la pulga", para atraer a despistados hacia tu blog.

    Esa frase la usaban en las ferias de los pueblos los vendedores de voz (charlatanes) que ofrecian productos a precios increíbles (desde cuchillas de afeitar a pela-patatas) y con el estribillo de "no se marchen señores que aún hemos de ver el increible salto de la pulga".

    El Enigma ha resultado ser como decía ayer yo : 20.000 sociatas forman un uno de delincuentes.

    ResponderEliminar
  2. En mi barrio, Tella, se estilaba más eso de ... Y AHORA EL ALAMBRE EN LO ALTO DE LA CABRA (o era al revés, no lo recuerdo).

    Es un sencillo ejemplo de contabilidad pública (como el dinero no es de nadie) más conocido como trinque, asignatura obligatoria en todas las casas del pueblo sociatas para iniciar a los nuevos miembros de la secta.

    ResponderEliminar
  3. Vaya por delante que llamándose Vitali ya me tiene en contra (algún día se sabrá el porque de mi tirria a este nombre y a los rusos en general). Los defensores del socialismo siempre dicen que quieren una sociedad justa e igualitaria, claro esta que lo que no te dicen es que la quieren solamente a esa sociedad utópica y que se tiene que imponer sobre todas las cosas, a fuego y sangre si fuera necesario.


    De la suma de uno más uno, treinta y seis, vamos que nada nuevo en el horizonte. Con ese bagaje te hacen Director General de algún despacho de "PP White" seguro.

    ResponderEliminar
  4. El problema es que la igualdad estos cabrones de los rojos la consiguen en la miseria, todos igual de pobres, salvo el apparatchik.

    Javier, como en las mejores entregas de los seriales cinematográficos de los años 30 me has dejado expectante ante el nuevo episodio de El Enigma Vitali.

    Y hablando del pp, Marianico otra vez a poner el culo y luego el careto para que se los partan. Y con la que está cayendo 6 puntos de ventaja, con 2 cojones

    ResponderEliminar
  5. El socialismo con la excusa de la igualdad lo que quiere es aniquilar al individuo y crear esclavos al servicio del estado omnipotente.
    Orwell en su "Rebelión en la granja" ya lo dijo "todos iguales, peros unos más iguales que otros".
    El totalitarismo es eso: poner al individuo al servicio del colectivo, por eso los actuales dirigentes nos clasifican en hombre, mujeres, homosexuales, cristianos, mahometanos: sencillamente no existes, ers parte del colectivo al que debes servir.
    Y no me extiendo más por no aburrirte.
    SOFISTA! la solución a tu enigma es un sofisma brutal indigno de tu ingenio 2a no es igual a a.
    La solución a tu enigma es el cuba libre: 1 cocacola+1ron (dos productos diferenciados)= 1 cuba libre. Sumamos dos productos y obtenemos una única combinación.

    ResponderEliminar
  6. En mi defensa Aspirante diré que respecto al enigma salvo que tenia más trampas que las cifras del paro del gobierno no se nada más.

    Ahora, la solución propuesta por su persona es sumamente clasificadora del enunciado y solución propuesta.

    ResponderEliminar
  7. servidora es de letras, pero está claro que 2+2 son 4 y no 5 porque se le antoje a ZP, y el socialismo es "mierda para todos" o "coma mierda porque millones de moscas no pueden estar equivocadas", parece mentira que a estas alturas se siga comprando mercancía tan averiada...efectivamente don isra, otra vez será, lo importante es que la revisión esté bien y la niña bien atendida..además se puede firmar por internet en www.nomasiva.com saludo

    ResponderEliminar
  8. jajjajajaj hoy que ni me acordé de Rajoy y su culo. Pp White=Pepe Blanco jajajajajajaj, es que me parece un nombre más acorde a la política demócrata de Obama jejejejej

    ResponderEliminar
  9. Puesto que b-a=0. cualquier número distinto de 0 multiplicado por b-a es igual a cualquier número o letra distinto de 0 multiplicado por b-a, osea 0.
    ¿Como eliminas b-a de ambos lados de la icualdad, dividiendolo por si mismo, osea 0?
    ¿Te dedicas a la "ingeniería financiera"?

    ResponderEliminar
  10. Tarada y gozando de buenísima salud esa mercancía Maribeluca. En fin, habrá que recomendar leer a la gente.

    Pasaré por esa web a ver que e cuentan...

    ResponderEliminar
  11. Pues no se quien sale perdiendo con la comparación que haces Javier, uno es malo y el otro peor, al menos Obama sabe hablar inglés...

    ResponderEliminar
  12. A lo que haga falta Dams si al final me lo llevo y me siguen votando.

    Por lo que he podido ver con vuestras respuestas es que en este problema, aplicado a la política, el orden de los factores no altera el resultado: yo trinco, tu pagas, me río en tu cara y te entretengo con otra de bravas.

    ResponderEliminar