.

.

miércoles, 30 de junio de 2010

DESFILE DEL ORGULLO GAY

Ya sabéis mis piratísimos lectores que este sábado tenemos fiesta garantizada en los madriles, el cartel no engaña.





lunes, 28 de junio de 2010

sábado, 26 de junio de 2010

DEBATES VESPERTINOS

Pues sí, por motivos ajenos a mi voluntad (la princesa estuvo mala) la semana pasada fue el primer sábado desde que esto lleva abierto que no tuvimos nuestro debate sabatino, y está el patio como para prescindir de algo tan necesario como foros donde ejercer la libertad de expresión (y el que diga algo que no me guste lo censuro, con 2 cojones... vaya, creo que esta semana he visto demasiado Cuatro y la Secta).

Y lo más curioso es que con el caloruzo que está haciendo no me socurre na sobre lo que debatir, así que medecío... LA HISTORIA NO LA HAN ESCRITO LOS COBARDES y me he puesto a pensar en algo sobre lo que debatir.

Y resulta que la propia frase me ha inspirado, ya que aquí la historia si la han escrito los cobardes, bueno, la están reescribiendo, los valientes que dejaron morir a Paco en la cama a la temprana edad de tropecientos años. En esas estaba intentándoselo explicar a mi prima Jessica de las Estelas (es que mi tía era muy aficionada a los culebrones) cuando se le escurrió con los sudores la falda y me pregunta, ¿que foto me recomiendas para poner en el DNI? ... pues no sé, ¿que pensáis?



LECTURAS SABATINAS

Hoy, por variar, vamos a dar descanso a Pablo Molina y voy a poner un artículo más que interesante, casi parece que lo haya escrito yo...


El plan de Churchill para invadir España

Por Fernando Díaz Villanueva

A mediados de 1942 Hitler peleaba en un solo frente, el del Este. El resto de Europa era un inmenso patio de recreo para los alemanes, amos incontestables del continente desde la península de Bretaña a la de Crimea. Los ingleses, todavía libres, respiraban aliviados porque la ofensiva sobre las islas había cesado, pero aún estaban muy lejos de soñar con tomarse la revancha; de hecho no tenían muy claro si iban siquiera a poder tomársela.
Los americanos, por su parte, acababan de entrar en la guerra y aún estaban ultimando su estrategia global. En el Pacífico ya la tenían más o menos decidida: irían saltando de isla en isla, valiéndose de su poderío naval, hasta llegar al mismísimo Japón, para, esta vez sí, vengarse por lo de Pearl Harbor. En Europa barajaban distintas posibilidades, y ninguna era buena del todo. La carta normanda estaba sobre la mesa: armar un gran ejército, hacerlo desembarcar en las costas de Bélgica o del norte de Francia y desde allí avanzar hasta la guarida del lobo, copando a los alemanes mediante la superproductividad industrial norteamericana.

Atractiva sobre el papel, sí, pero irrealizable, al menos en aquel momento. Además, la Wehrmacht no era para tomársela a broma. Hitler contaba con el mayor y mejor entrenado ejército del mundo, una máquina de ganar batallas perfectamente engrasada que hubiese amargado cualquier intentona de agarrarse a la yugular del Reich. Descartado el ataque frontal, a los estrategas les quedaban otras dos salidas para abrir la partida europea: una, a través de Italia, la panza del cocodrilo; la otra, dando un pequeño rodeo por el norte de África, donde los aliados podrían foguearse con las tropas alemanas acantonadas en Libia, centro de operaciones del Eje en ese continente.

Escogieron la más prudente, la última de todas. Se puso en marcha entonces la Operación Torch (antorcha), un gran desembarco de tropas angloamericanas en las costas de Marruecos y Argelia, colonias francesas controladas por el Gobierno títere de Vichy. Aquí surgía una duda. Si los alemanes se tomaban muy en serio la operación, había un riesgo considerable de que obligasen a España a entrar en la guerra, o de que cuando menos la cruzaran para tomar Gibraltar, atravesaran el Estrecho y cortaran el paso a los aliados en Marruecos antes de que a éstos les diese tiempo a desplegarse y convencer al gobernador francés de que tenía que unírseles.

Es bien sabido que de los franceses uno nunca puede fiarse del todo, así que la cuestión era peliaguda y exigía la elaboración de un plan B, que dio en llamarse Operación Backbone (espina dorsal), concebido por los británicos para neutralizar un hipotético escenario bélico en el Estrecho de Gibraltar con España y Alemania como compañeras de armas. En líneas generales, este primer Blackbone preveía la invasión inmediata del Marruecos español y la ocupación
preventiva de Andalucía, en cuyos límites septentrionales, es decir, en Sierra Morena, habría que resistir la embestida de las divisiones acorazadas alemanas. De este modo Gibraltar quedaría a salvo, y con él las colonias británicas en el Mediterráneo, a merced en aquel momento de alemanes e italianos.

Pero Hitler, concentrado más que nunca en la campaña oriental, ignoró por completo el desembarco africano, y pronto se encontró con los aliados en Túnez hostigando a sus tropas africanas y, lo que era más grave, a tiro de piedra de Sicilia. Cabía entonces la posibilidad de que, perdido Stalingrado, el alto mando alemán dirigiese su mirada sobre el sur de Europa, nuevo y, hasta hacía unos tres meses, insospechado punto caliente de la guerra.

Winston Churchill.Churchill, obstinado con la idea de atacar a Alemania desde el sur, retomó la Operación Backbone y la adaptó a la nueva situación. Ahora ya no se trataba de frenar in extremis una invasión alemana del África francesa –ésta se había pasado ya a los aliados–, sino de garantizarse el control del Estrecho para que la campaña italiana pudiese llevarse a cabo con éxito. Si los alemanes, con la anuencia de los españoles, que ya controlaban la orilla sur, tomaban Gibraltar, se convertirían en los dueños del Mediterráneo y los Aliados no podrían invadir Italia.

Había demasiado en juego como para dejar la empresa en manos de la casualidad. El nuevo plan consistía en dos desembarcos masivos sincronizados: uno sobre la costa atlántica, que se llamaría James Sector, con el objeto de tomar Tánger y Larache; y el otro sobre la costa mediterránea (King Sector), desde donde los aliados se harían con Ceuta y Tetuán. Melilla, la plaza española más oriental, sería conquistada desde Argelia y por tierra por una división americana.

Para persuadir a los españoles de que toda resistencia era inútil había que hacer una gran exhibición de fuerza. Estaba previsto que en Backbone participasen cinco portaaviones, siete cruceros y tres destructores; eso, en el agua: en el aire, 200 cazas y medio centenar de bombarderos que abatiesen a la mermada fuerza aérea española y ablandasen la resistencia de las ciudades del Protectorado. Una vez dueños de la costa y del espacio aéreo, ingleses y americanos se encargarían de ir tomando una plaza tras otra con carros de combate de última generación, los británicos MkIII y MkIV, que llegarían desde Casablanca en barcazas.

Poco podía oponer el castigado ejército español a semejante alarde de tecnología, acero y pólvora. En el Marruecos español había en 1942 siete divisiones, que englobaban unos 100.000 hombres, 200 carros de combate desfasados y no muy aptos para el combate y 60 aviones antiguos y con una guerra en las alas. La infantería española era, efectivamente, temible y muy correosa, pero una parte era de reemplazo... y no todos los soldados eran españoles. Churchill contó con ello y previó un levantamiento de la tropa cabileña financiado y armado desde el lado francés con la colaboración de militares republicanos exilados. En el plan se decía:
Los moros que viven en el Marruecos español estarán, por supuesto, encantados de librarse del régimen español. En realidad, no odian a los españoles, pero la guerra del Rif está todavía fresca en su memoria.
No daba puntada sin hilo, el del puro.

Para evitar un contraataque desde la Península, la flota británica bombardearía toda la fachada sur de España, desde Cádiz hasta Almería, concentrándose en puntos delicados como Málaga, Ronda o las inmediaciones de Gibraltar. Quedaba la incógnita de un movimiento relámpago de los alemanes en auxilio de sus aliados, incógnita que se despejaría en cuanto diesen comienzo las operaciones en Italia: con los aliados en Sicilia, Hitler no podría permitirse el lujo de abrirse un nuevo frente.

El momento llegó el 10 de julio de 1943, fecha en que el general Patton y su Séptimo Ejército desembarcaron en el siciliano Golfo de Gela. El día 22 ya estaban en Palermo; el 24, Benito Mussolini fue depuesto por sus propios hombres, como los antiguos emperadores romanos. Los éxitos iniciales en la campaña de Italia marcaron –para bien, claro– la suerte del Protectorado español en Marruecos y de la propia España, que se habría encontrado sin buscarlo con un morlaco muy difícil de lidiar en lo más duro de la posguerra.

La Operación Backbone se clasificó como secreto de Estado hasta que, medio siglo después, fue redescubierta en los Archivos Nacionales de Estados Unidos, entre toneladas de papel y polvo. Y es que, cuando pensamos que todo está escrito, Clío reaparece y nos regala una excelente historia...

Publicado en Libertad Digital el 9 de junio de 2010.

viernes, 25 de junio de 2010

ESTOY TRISTE

El mundo se ha parado, las lágrimas recorren mi rostro, me duele y no sé que hacer para que esta pena tan grande no apriete con tanta fuerza mi corazón.

Nuestros jurgolistas sufren, no tienen cerca a sus familias, y eso que algunos pudieron pasar la otra tarde con algunos familiares:

"... por último, hay otro factor externo a la selección que también puede haber influido. A diferencia de Austria, los internacionales apenas cuentan con la ayuda moral de sus familiares. La cancelación del vuelo del día 20 no gustó entre los internacionales, pero tanto la Federación como la agencia de El Corte Inglés reaccionaron rápidamente y consiguieron algunas plazas en diferentes vuelos que llegaron el lunes a Johannesburgo. La consecuencia es que algunos de los jugadores pudieron pasar el día libre con sus novias, padre o hermanos. Un alivio cuando ya se lleva un mes concentrado..." (información aparecida el 23 de junio en El Confidencial.com, increíble pero cierto)

Llevan un mes concentrados, en habitaciones de lujo (serán cabrones sus jefes), teniendo que soportar masajes, entrenamientos en el gimnasio, pasarse media hora al día dando pataditas a un balón (todos sabemos cuantos muertos por exceso de trabajo provocan estas prácticas esclavistas por el ancho mundo), y lo que es peor, acaban el día en sus mugrientos aposentos rodeados de iPads, ordenadores portátiles, video consolas... y los que peor lo pasan, obligados a ponerse delante de sus portátiles conectados a internet.

Exijo que vuelvan a sus casas y acabe su sufrimiento, Kunta Kinte vivía mejor que ellos, y a quien no le duela su angustia no es persona ni tiene alma.

Desde aquí solicito una colecta para poder traerlos de vuelta, y a a ver si nos estiramos, que deben ir en bussines, que si no no pueden dormir durante el agotador viaje.

Deberíamos reflexionar por el modo en que explotamos a nuestra juventud, y sobre todo, imaginaos el disgusto que les daremos si se tienen que llevar 600000 euros cada uno a su casa, eso no es vida.

SOY CULPABLE.

No nos los merecemos... aunque gracias a ellos no nos da vergüenza sacar nuestra bandera, algo es algo.

OJALÁ PIERDAN ESTA TARDE, ACABE SU ANGUSTIA Y VUELVAN A CASA CON SUS SERES QUERIDOS

Pero como sé que ahora mismo la tristeza os embarga y vuestros desconsolados llantos dificultosamente podéis controlarlos voy a dejaros con una sonrisa en la cara, con un temazo musical de que te cagas, los Rolling una mierda comparados con esto, todo un clásico en las fiestas de despedida de los niños al acabar el curso. El miércoles mi princesa terminó su primer año de cole y, cómo no, en la fiestuqui lo pusieron, hala, a disfrutarlo, y os pongo la letra por si alguien me la puede descifrar

Soy una taza, una tetera, una cuchara, un cucharón...
Un plato hondo, un plato llano, un cuchillito, un tenedor...
Soy un salero, azucarero, la batidora y una olla exprés, chu chu...

Yo, por si acaso es algún mensaje diabólico oculto, llevo un par de días durmiendo con un ojo abierto (y no es el del culo, que todavía no es el día del orgullo)



miércoles, 23 de junio de 2010

BALANCE DE UNA ERA (3 DE ?)

"Los viejos son gilipollas"

En base a ese principio nuestro querido gobierno ha elaborado todo el paquete de medidas para reducir el déficit (los coches oficiales pueden esperar).

Ante esta afirmación tan rotunda añado yo, y deben serlo, si no no se explica que voten en tromba a Ali Babá y los 40 sociatas, que dejan siempre la hucha esquilmada y a nuestros nobles ancianos con una mano delante y otra detrás.

Si tu congelas una pensión y paralelamente subes el IVA dos puntos, y el IBI y el recibo de la electricidad y todo tipo de impuestos municipales y autonómicos... por cojones, y esto es algo que hasta Pajillas puede entender, supone una pérdida de poder adquisitivo importante. Fíjate si es sencillo que hasta los economistas serían capaces de verlo (anticiparlo no, pero darse cuenta cuando les estalle en la cara, los primeros oiga). Pero lo mejor está por llegar, les espera el copago de la asistencia médica y de las medicinas (me encantaría escuchar a Tomás Gómez una vez tomada esta medida por su obsesión con la falsa privatización de la medicina madrileña, todavía estoy esperando que enseñe la primera factura de alguien que ha tenido que pagar en la sanidad pública madrileña).

Si hacemos caso al dicho de "no hay mal que por bien no venga" vamos a tener sobredosis de bonanza económica los proximos años.

Nuestros inteligentes ancianos (y ancianas Bibi, y ancianas) van a ser los primeros beneficiados de todas estas medidas, ya no van a necesitar estar todo el día en la consulta del médico, como demuestra el dato de la previsible reducción del número de visitas a estos centros de nuestros ancianitos.

Esa previsible reducción descansa sobre dos supuestos, por un lado los que palmarán de inanición (y un dinerito que nos ahorramos en pensiones) y por otro, los que sobrevivan, que mejorarán su salud ostensiblemente (fuentes bien informadas comentan el nerviosismo de Usain Bolt ante la posibilidad de perder sus récords mundiales de 100 y 200 m).

El impacto de estas medidas será de tal alcance que no sólo revolucionará la pirámide de población española sino que, paralelamente, modificará los ecosistemas tradicionales y, de forma sorprendente, la cadena alimenticia.

Actualmente ya se está observando que animales como la gallina o el conejo están adquiriendo velocidades punta desorbitadas y al margen de cualquier lógica. Alertados sobre este fenómeno expertos veterinarios, y tras un sencillo estudio de campo, se resolvió el enigma, se habían convertido en los animales más rápidos del mundo para huir del depredaror más veloz: el "viejuno hispanicus" que no llega a final de mes.

El cambio no sólo afecta a la fisonomía de las especies y la fisiología, sino que además está modificando y alterando la cadena alimenticia y ésta, por extensión, a toda la industria del reciclaje, ya que la dieta básica del noble anciano español ha visto cómo se incorporaban alimentos tan exóticos como neumáticos, chapas de botella o la tortilla de amapolas (si bien todo depende de cuan veloz sea el viejo y/o la gallina). Las hormigas, ratas, culebras de agua están diezmando en número, inclusive razas estabuladas son comidas vivas antes de llegar a los mataderos.

Expertos consultados (menos a los de Moncloa; no saben ni dónde tiene el pie derecho) son muy pesimistas al respecto pues consideran que esta alteración de las especies traerá aparejado un cambio climático de nefastas consecuencias. El primer fenómeno fácilmente apreciable será un incremento de la superficie desértica hasta alcanzar el 127% de nuestro territorio (100% de España + los territorios ocupados de Euskalerria y Catalonia), combinándose en el tiempo periodos anormalmente prolongados de tormentas, todo esto traerá como consecuencia que España se convertirá en un barrizal en el que el único modo de vida posible y la única industria posible será la alfarería, único sector que podrá dar salida a todo el stock de barro.

Desgraciadamente ese Sangri-la biodegradable y sostenible tan del gusto de la progresía necesitará descomunales recursos económicos para formar a los miles de alfareros que demandará el sector en los próximos años, dinero que deberá ser detraído de las pensiones (el sector menos problemático, el más crédulo, el más ignorante y menos conflictivo... se creen los cuentos del gobierno).

Esta traumática decisión demostrará la capacidad de nuestro país para adaptarse a los cambios, pues esa sustracción a los más débiles no deja de ser un círculo vicioso que acelerará el proceso, y probablemente en 2 años España esté dividida en grupúsculos indígenas abocados a enfrentarse por los escasos recursos disponibles... y por controlar las empresas alfareras, donde, curiosamente, como las ratas y cucarachas tras una explosión nuclear perviven ellos (exacto, los liberados sindicales).

Y así amiguitos es como se puede engañar con la vieja historia de que viene el lobo a los viejecitos, quienes a pesar de no tener un puto duro estarán contentos, porque con su ayuda, los fascistas seguirán en la oposición y a nuestro querido presidente no le faltará dinerito para sus experimentos sociales (que más da tener el bolsillo vacío si la conciencia está tranquila).

Cualquier cambio histórico prende con una insignificante mecha, no reconocible hasta pasada por el tamiz del tiempo y el análisis sosegado e imparcial, esa mecha, en esta historia, es nuestro amigo Florian, quien al enterarse por carta llegada a su domicilio, y firmada por un tal Corbacho, le comunicaba (eso sí, muy amablemente) que su pensión se incrementaría en -72 euros mensuales.


Cogió su braguero, se lo puso por montera y se fue a por las gallinas de su vecino... El resto es historia.


POR NUESTROS VIEJECITOS, POR UNA JUBILACIÓN DIGNA, VOTA PSOE


ADENDA - amigo Florian, podemos cambiar la historia y en lugar de ir a por la gallina de tu vecino no estaría mal que antes pasases por Moncloa, si te apetece claro está.



ADENDA 2 - aunque lamentable sí querría contar la triste historia de Toribio y es que hay gente que no tiene escrúpulos en esta época de escasez. Su aspecto se lo debe al tendero de su barrio (de Chueca) quien a cambio de algunos favores le da todas las tardes su merienda con regalito: ración de magro con requesón para que coma calentito todos los días y todo por un poco de colorete y convertirse en su furcia preferida. Pero no está avergonzado, un compañero suyo tiene que pasarle la húmeda por las calandracas a la Vice Vogue a cambio sólamente de un poquito de pan con mermelada, "yo al menos después del magro con requesón me tomo un cafelito con galletas ricas en Omega 3"


miércoles, 16 de junio de 2010

EL TÍTULO DEL POST ES LA CANCIÓN ...




Hoy cumplimos 2 años y en ese tiempo, salvo contadas excepciones y siempre de pasada, nunca le he dedicado un post a la que probablemente sea la ciudad más increible de la galaxia, por tanto, de Europa seguro y de España sin ninguna duda (ahí le anda Zarauz, pero va a ser que no).

No me voy a extender mucho porque si realmente hiciese un post conveniente y suficientemente documentado o bien le dedico un mes o bien publico un post de 700 páginas, y con este caloruzo no me apetece ponerme a rebuscar información por lo que sólo me limitaré a lo que conozco. Mucho mérito no tiene pues lo he tenido cerca de casa toda mi vida y casi a diario he pasado delante de todos estos edificios, y por qué no decirlo, me apetece poneros un poco los dientes largos y dejaros con ganas de venir a conocer mi ciudad.

Y como empezar por el principio es de una lógica aplastante no lo vamos a hacer, bueno sí, se me ocurre que podemos empezar con el nombre de esta ciudad (que lo es desde que le otorgó el título Carlos II en 1678). El nombre actual se lo debemos a los moros (manda cojones) y es que Alcalá de Henares es la traducción de Al qal’a Nahar (castillo sobre el río Henares), por eso me gusta más cómo nos bautizaron los romanos, Complutum, gracias a los cuales disfrutamos del más bello gentilicio español; COMPLUTENSES, pero antes estuvieron los celtíberos que fueron quienes fundaron realmente la ciudad con el nombre de Iplacea, o utilizando su nombre ibero Ikesankon Kombouto (como puede verse, a falta de conocer el rh de la población, sus semejanzas con la ancestral lengua vasca es evidente).

Vale sí, una ciudad, mi ciudad, como tantas otras, pero ¿qué la hace especial ?, absurda pregunta y obvia respuesta, aquí se gestó y nació, para asombrar al mundo, From Elvis Presley Boulevard, blog de referencia para la gente que quiere estar bien informada, aunque este hecho queda reducido a la mínima expresión si lo comparamos con el de que la princesa más bonita que hayan visto jamas simples mortales, y que responde al nombre de Galia, sea, hoy día, su habitante más ilustre.

No obstante hay otros hitos que bien merecen ser puestos sobre el tapete (ya me dirás si no como relleno este post), y entre las humildes aportaciones que a la historia y la cultura ha hecho esta ciudad podemos destacar:

  1. Ser cuna de emperadores
  2. Ser cuna de Cervantes
  3. Ser cuna de Azaña (no está mal, tambien ha tenido cabida la manifestación del mal absoluto)
  4. Tener la calle porticada más larga de Europa
  5. Tener la plaza más bonita de Europa
  6. Tener el hospital en funcionamiento más antiguo de Europa
  7. Tener el corral de comedias más antiguo de Europa
  8. Tener una de las dos únicas Catedrales-Magistrales de Europa…

Pero vayamos por partes (como bien decía Leatherface) .


De azur, un castillo de oro, torreado, donjonado, almenado, mazonado de sable y aclarado de azur, sostenido por ondas de plata y azur. Orla de dos ramas cruzadas. Una de laurel, de sinople, frutada de gules, a la diestra. Otra de roble, de sinople, frutada en su color, a la siniestra. Al timbre, Corona de Infantes de Castilla.

Significado

El castillo sobre ondas hace alusión a su calidad medieval de plaza fuerte bañada por el río Henares. Por tradición atestiguada en diversos documentos se utiliza la corona de Infantes de Castilla en lugar de la Real cerrada.

Y hablando de infantes de Castilla aquí nacieron el hijo de Felipe el Hermoso y Juana la loca, Fernando I de Habsburgo (1503) y su tía Catalina de Aragón y Castilla (1485).

El primero fue coronado emperador de Alemania en 1558, dato curioso, pues un tipo que nació en Alcalá y fue educado "a la española" por su abuelo Fernando el Católico fue emperador alemán mientras que su hermano Carlos I, nacido en Gante y educado en el mundo borgoñón fue coronado rey de España.

En cuanto a su tía, la Infanta de Aragon y Castilla, hija de los RRCC, fue reina consorte de Inglaterra al casarse con Enrique VIII y ser coronada en 1509.

Pero bueno, tras esta primera parada sigamos, o empecemos, según se mire, con otros hitos.


De todos los hitos que comenté al principio, el tema referente a la Universidad es lo que peor llevo, estudiando en la Complutense coincidió el 700 aniversario de la universidad Computense, (la de Alcalá, la verdadera, no la madrileña que nos robaron) y los de Madrid se la apropiaron como si fuese suya.

La fundó el 13 de abril de 1499 el Cardenal Cisneros, si bien la primera promoción de estudiantes no comenzó sus estudios hasta 1508. Vale, ahora echáis mano de la calculadora y decís, pues a mi no me cuadran las cuentas, ya ya, tranquilidad y buenos alimentos, la universidad ya existía siendo "refundada" por Cisneros. Su origen está en una fecha tan cercana en el tiempo como el 20 de mayo de 1293, cuando el rey Sancho IV de Castilla le otorgó licencia al obispo toledano García Gudiel para crear el Stadium General (así se llamaban en esa época los estudios universitarios) de Alcalá de Henares. Dichos estudios pervivieron en el tiempo hasta enlazar con la refundación cisneriana, siendo integradas las últimas cátedras subsistentes en la nueva universidad. El encargado de emitir las bulas fundacionales del Colegio Mayor de San Ildefonso fue el papa Alejandro VI, quien permite al cardenal fundar la institución, dotarla de todos los bienes materiales y económicos que fueran necesarios y le confiere oficialidad a los títulos expedidos por ésta.

A los que no sean de la LOGSE quizás les suenen algunos nombres de estudiantes que pasaron por las aulas de una de las más prestigiosas universidades del renacimiento:

San Ignacio de Loyola, Lope de Vega, Juan de Mariana, Tirso de Molina, Francisco de Quevedo, Gaspar Melchor de Jovellanos … entre otros.

Arquitectónicamente es una de las joyas del renacimiento europeo, si bien su conjunto, tal y como lo conocemos ahora, pasó por varias etapas.

Se realizaron en primer lugar las obras del Colegio propiamente dicho, obra del arquitecto Pedro de Gumiel y que tardó 10 años en realizarse ya que la primera piedra la puso Cisneros el 14 de marzo de 1498. Su iglesia, que servía de capilla al colegio, se finalizó en 1510.

El famoso Paraninfo, donde se entrega el premio Cervantes, se comenzó a construir en 1516 . Su fachada es posterior y fue obra de Rodrigo Gil de Ontañon, iniciándose la obra en 1537 y finalizándose en 1553. Se construyó un primer patio de ladrillo que sería sustituido por el hoy famoso Patio de Santo Tomás de Villanueva, obra iniciada en 1617 al demolerse el inicial de ladrillo. Iniciada por Juan Gómez de Mora en 1617 lo finalizó Jose Sopeña en 1662. Del siguiente patio, el Patio de los Filósofos, poco o nada queda del original (citado por Quevedo en El buscón) ya que sus materiales fueron utilizados en la industria alcalaina en el siglo XIX tras el cierre de la universidad. El último patio, el Patio Trilingüe, se levantó entre 1564/70 obra de Pedro de la Cotera, llamado así por acoger a estudiantes de griego, latín y hebreo.

Todo muy bonito hasta que llega la reina regente (María Cristina de Borbón dos Sicilias) y por Real Orden de 29 de octubre de 1836 la suprime y traslada a Madrid. Frente a este atropello, ya se sabe aquello de que a grandes males grandes remedios, ese mismo año, y para evitar el expolio de los edificios de la universidad, se creó la primera sociedad particular y privada de España para salvar y conservar filantrópicamente un patrimonio artístico. Aportaron dinero para comprar esos edificios y salvar ese grandísimo patrimonio, que a día de hoy alberga el rectorado de la universidad y algunas facultades. Esa sociedad fue, y es, la Sociedad de Condueños de los edificios que fueron Universidad.

Adenda universitaria, se dice, se comenta se cree (entre otras varias teorías) que el término gorrón tiene su origen en nuestra universidad (gorrón 1.adj. que tiene por hábito comer, vivir, regalarse o divertirse a costa ajena. U.t.c.s.). En esa época a la universidad iban principalmente estudiantes de familias adinearadas aunque algún que otro matao (dicese del que tiene pocos recursos) había, los primeros se dedicaban más al bebercio y al fornicio, por lo que descuidaban las tareas académicas con demasiada frecuencia, para compensarlo y estar al día daban algunas monedas u otro tipo de favores a los más aplicados estudiantes de escasos recursos a cambio de la realización de las engorrosas tareas. Estos vividores se caracterizaban en su vestir por portar unos enormes gorros…


Íntimamente unida su historia a la de la universidad en época de Cisneros, nos encontramos con la Magristral Catedral de los santos Justo y Pastor, ésta y la de San Pedro en Lovaina son las únicas que ostentan este título otorgado en época de Cisneros y que significa que los canónigos de la iglesia debían ser magister (profesores) de la universidad. Pero podemos pararnos a conocer un poco su historia.

Todo se remonta al año 293, San Vidal (padre de Justo y Pastor, los patrones de Alcalá y que dan nombre a la iglesia) es martirizado en Italia por no renunciar a su fe en cristo . Sus hijos, que vivian en Complutum, fueron igualmente martirizados por orden de Diocleciano por no querer tampoco renunciar a su fe. Primero fueron azotados en el paredón del milagro y posteriromente condenados a muerte, siendo decapitados en el año 304 cuando sólo contaban con 7 y 9 años respectivamente. Avanzamos hasta el 414, el Obispo de la diócesis de Toletum y primer obispo de la diócesis complutense, San Asturio Serrano, tiene una visión y decide venirse a Complutum para construir una capilla donde albergar las reliquias de los mártires, quienes, según esa visión, se encontraban en el Campo Laudable (actual plaza de los Santos Niños) .

El culto hacia estos niños creció de tal manera que se extendió por toda España, llegando hasta Francia, convirtiendo Asturio a Complutum en importante lugar de peregrinaje. Estas tenemos cuando vienen los moros y la joden, si bien San Urbicio protegió los restos durante la ocupación. Tras la reconquista es reconstruida en 1122. Posteriormente el Arzobispo Carrillo amplía el templo y pasa a ser Colegiata. Finalmente es en la época de Cisneros cuando recibe el titulo de Magistral, durando sus obras de ampliación de 1495 a 1517. La torre se construiría entre los años 1528/82 adquiriendo el aspecto que luce en la actualidad, si bien más tarde se incorporarían al conjunto el claustro procesional y la capilla de San Pedro en el siglo XVII.

Avanzamos en el tiempo y hacemos parada en la guerra civil, como todos os podéis imaginar, estando ubicada en bando rojo corría peligro, y efectivamente, fue expoliada e incendiada por lo que perdió casi todos sus tesoros, y no debe sorprender mucho este hecho si tenemos en cuenta que aquí instaló su base de operaciones el ejercito rojo con sus agentes de la NKVD. Otro hecho destacable de nuestra pequeña historia donado por los comunistas es que, casi seguro, agentes soviéticos torturasen, desollasen vivo y enterrasen en algua cuneta a Andrés Nin. Un poquito antes de su destrucción, en 1904, fue declarada monumento nacional.

Pero no sólo de universidades o catedrales vive el hombre, Alcalá esconde otros tesoros más humildes pero con casi tanta historia.


Se me ocurre que en el paseo que nos llevaría de la Plaza Cervantes (Universidad) a la Plaza de los Santos niños (Catedral) nos encontraremos, casi a medio camino, con el hospital en activo más antiguo de Europa, el Hospital de Antezana u Hospital de Nuestra Señora de la Misericordia fundado en 1483 por el matrimonio de D.Luis de Antezana y María Isabel de Guzmán. Desde esa fecha no ha dejado de funcionar por lo que ostenta el título de hospital más antiguo de Europa en funcionamiento. Dedicado a la atención gratuita de enfermos y gobernada mediante una junta de caballeros, siempre ha atendido un número pequeño de enfermos de ahí que sea conocido popularmente como Hospitalillo. A lo largo de sus siglos de historia trabajaron en él, por ejemplo, el padre del autor del Quijote, el cirujano D. Rodrigo de Cervantes o San Ignacio de Loyola quien colaboró durante su estancia como estudiante en la universidad entre 1526/7. La cocina que utilizó se conserva en una de las habitaciones si bien su celda se sustituyó a petición y encargo de la Compañía de Jesús en 1658, en ella cuelgan de las paredes retratos de San Estanislao de Kostka, San Luis de Gonzaga, San Francisco Javier y San Francisco de Borja . La iglesia del hospital está consagrada a Nuestra Señora de la Misericordia, siendo la imagen que la representa la pieza de mayor valor artístico. Fue obra del taller de Martínez Montañés, característica del barroco de la escuela sevillana del S XVII y que curiosamente esculpió en 1610 la cabeza y manos de la Imagen de San Ignacio de Loyola con motivo de la beatificación del fundador de la Compañia de Jesús y que se conserva en la iglesia de la Anunciacion de Sevilla.

Paralelamente al cuidado de los ancianos había (me imagino que seguirán) numerosas actividades culturales para la gente joven, recuerdo haber pasado alguna tarde por allí hace muchos años a tontear con las mozas del pueblo (igualito que en confirmación, aunque sorprendentemente el cura me dijese que no me veía preaprado para confirmarme). Recuerdo que había entre esas actividades una compañia de teatro amateur que se llamaba TELEMACO (TEatro LEgión de MAría COmpañía, uno de los acrónimos más curiosos y que más me han llamado la atención).


Otro edificio característico con algo de historia y que a punto estuvo de desaparecer es el Corral de Comedias, sito en la Maravillosa y Espactacular Plaza de Cervantes, y para variar, es (y está en mi ciudad) el teatro más antiguo de Europa. Los expertos destacan, y que lo diferencia sobre el esto de teatros, lo facilmente diferenciable dentro del conjunto de las distintas etapas que ha vivido el teatro. No olvidemos que en un principio fue un teatro a cielo descubierto, inaugurado en 1601.

Como dije, en su momento se decidió demolerlo, pero en una de las visitas los técnicos del Ayuntamiento de Alcalá de Henares se quedaron con el culo torcido cuando descubrieron que un cine del centro de la localidad complutense escondía las tramoyas originales de un teatro del siglo XVII. Habían descubierto el corral de comedias más antiguo de Europa. Tras las necesarias investigaciones, el archivo consistorial confirmaba la existencia en ese mismo lugar, y desde 1601, del Corral de Comedias de la Sacramental de Santa María la Mayor. Ahora, 400 años después y tras cinco de restauración el antiguo teatro volvió a abrir sus puertas.

En 1601 Francisco Sánchez, carpintero de profesión, recibió el encargo, por parte del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, de construir un Corral de Comedias en el espacio de la entonces Plaza del Mercado.

Desde su apertura al público en 1602 siguió un proceso idéntico al de otros teatros europeos de la época, que fueron adecuándose a los tiempos con reformas estructurales acordes al estilo de los espectáculos a exhibir y a los usos sociales del público.

Este teatro (1601), empezó siendo un patio de vecindad al aire libre. El público asistía a la representación de pie o sentado sobre el suelo empedrado que todavía puede verse bajo la tarima actual, tenía su desván para sus tramoyas y su famoso pozo, ya que todo aquél que tras las diferentes obras se sentaba encima del mismo salía con el culo batante fresquito. Fue utilizado a modo de corral de comedias hasta el año 1769, ese mismo año fue techado y pasó a ser un coliseo, al estilo de los de la época de Carlos III, añadiéndosele un palco o balcón de las apariencias. Su forma actual la adquiere en 1831 cuando se reforma para convertirse en un teatro romántico. La cazuela de la 1ª planta, reservada a las mujeres (los hombres ocupaban el foso), se convierte en palco de honor y las galerías de entramado de la 2ª en palcos. El teatro, que podía acoger hasta 700 personas, tiene hoy capacidad para 150 espectadores.

Su penúltimo uso, hasta hace relativamente poco tiempo (1972), fue como sala de cine, tras esta última reforma y pasado un tiempo es abandonado y olvidado. Lo curioso es que a pesar de tanta transformación el edificio conserva alguna parte de sus cuatro diferentes épocas y usos.

La Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento complutense encomendaron la recuperación de este corral de comedias al arquitecto José Miguel Pérez González, “Peridis”. Los descubridores de la intrahistoria del Cine Cervantes, que así se llamó por su ubicación en la plaza del mismo nombre, fueron los encargados de diseñar una exposición en los bajos del teatro sobre las sucesivas transformaciones sufridas por el local. Los espectadores, al contrario que 400 años atrás, podrían sentarse en un patio de butacas que no existía en su primera etapa. En aquella época tan sólo unos pocos afortunados lograban sentarse en las gradas laterales y en la galería alta, una parte que no ha podido ser rescatada debido a su transformación. La mayoría asistía a las representaciones de pie.

Recuerdo pasar, cuando era pequeño de paseo por la plaza, al lado de este edificio abandonado, tapado con maderas sin conocer su increible historia y que gracias a unos locos se ha podido recuperar en todo su esplendor, así que no está de más reconocer a esta gente su increible trabajo, quienes, tras 20 años de trabajo, vieron su sueño cumplido, gracias a Miguel Ángel Coso Marín, Mercedes Higuera Sánchez Pardo y Juan Sanz Ballesteros.


Y ahora uno de mis lugares favoritos. Surge en el siglo XII como uno de los principales ejes de la villa medieval, que se desarrolla de forma radial alrededor de la iglesia de los Santos Niños. La Calle Mayor unía la antigua plaza de la Picota (hoy de los Santos Niños) y la antigua puerta de Guadalajara.

Constituyó la zona comercial del barrio judío, y ha mantenido esa función comercial hasta la actualidad. Su aspecto, sin embargo, ha sido modificado a lo largo de los siglos.

Los originario pies derechos o postes de madera de los soportales fueron sustituidos, durante los siglos XVI y XVI, por columnas de piedra circulares, siguiendo órdenes de los arzobispos Carrillo, Cisneros y Tavera. En el siglo XIX, estas columnas fueron, a su vez, cambiadas por pilares. A pesar de ello, aún quedan ejemplos de las antiguas columnas de piedra; en éstas pueden apreciarse algunos restos de pintura de época barroca que corresponden a la celebración de las fiestas más señaladas, como por ejemplo la del Corpus.

Las casas de la calle Mayor estaban formadas por una planta alta (dedicada a vivienda) y una planta baja (dedicada al comercio). La planta alta tenía una galería cubierta o corredor que comunicaba a los habitantes de las distintas viviendas sin que tuviesen que bajar a la calle. Este corredor fue cegado a partir de la expulsión de los judíos de España en 1492, pero existen varios ejemplos en la ciudad que nos permiten hacernos una idea de cuál era su aspecto: el patio del Hospitalillo o el de la antigua Hospedería de la Universidad.

A partir del Plan de Urbanismo de 1848 la Calle Mayor gana uniformidad en altura y alineación y pierde esa irregularidad urbana presente en otras ciudades medievales y que todavía mantiene en varios grupos de casas. También se conservan algunos corrales o adarves, como el Corral de la Compaña y el de la Sinagoga (donde estuvo la parte trasera de la Sinagoga Mayor y la Escuela Talmúdica). La sinagoga menor estaba situada en la calle Santiago (paralela a la Calle Mayor).

Como comenté al principio la planta baja era utilizada como comercio y la superior de vivienda; cuando venía alguna visita o llamaba algún desconocido era un engorro bajar hasta la puerta de la calle para ver quien era, este inconveniente se solucionó con la fabricación de unas mirillas muy especiales, y que consistían en la perforación del suelo de la planta superior dejando un hueco al descubierto en el techo del soportal y desde el que podía verse al visitante. Me la he recorrido entera de arriba a abajo y creo que sólo queda una de estas mirillas en el número 23 de la calle (aunque no estoy seguro, así que el primero que venga y lo compruebe que me corrija).

Hoy es un verdadero placer pasear por ella, empieza en la Plaza de Cervantes y finaliza en la Plaza de los Santos Niños, durante el paseo puedes contemplar, tanto en esa misma calle como en las adyacentes, la Casa museo Cervantes, el Hospitalillo, la antigua judería... y si al llegar al final, optas por girar a la derecha te encontrarás con el Palacio Arzobispal y el Convento de las Bernardas.

Si de por sí ya es interesante y bonita esta calle desde hace alguno años tiene un nuevo aliciente, el mercado medieval que instalan durante la semana cervantina (más o menos entre el 9 y 12 de octubre), un mercado que para hacerle justicia habría que calificar como espectacular pues ocupa toda la plaza de San Siego (frente a la Universidad), toda la Plaza Cervantes (con 2 o 3 círculos concéntricos de puestos) y la totalidad de la Calle Mayor hasta los Santos Niños.


Y llegamos al centro de la ciudad, la plaza más bonita de España (se da el caso que alcanza su mayor esplendor cuando pasea por entre sus flores Galia). Data de antes del siglo XIII, y aunque en un principio era una plaza situada extramuros del recinto amurallado, posteriormente quedó incorporada dentro de la ciudad, convirtiéndose a partir del siglo XVI en el centro urbano, social y económico, carácter que mantiene en la actualidad. Se llamó plaza del Mercado por ser el lugar donde se celebró, a partir de la Edad Media, el mercado semanal y la importante feria anual, concedida por el rey de Castilla en 1184. Así mismo, sirvió como escenario privilegiado para todo tipo de festejos públicos, incluidas las corridas de toros, hasta el siglo XIX. En el siglo XVII fueron soportalados sólo los dos laterales sobre los que tenía jurisdicción el Concejo. En el siglo XIX sufrió diversas transformaciones que le concedieron su aspecto actual. Fue en ese momento cuando mudó su nombre por el actual de plaza de Cervantes.

Como se suele decir, una imagen vale más que mil palabras así que...



Y en la propia plaza tenemos la Estatua de Cervantes (conocida popularmente como el monigote), inaugurada en 1879; la estatua de bronce es obra del escultor italiano Pedro Nicoli. Muy cerca está el Quiosco de la música, culpable de este post, ya que buscando fotos de esta maravilla me piqué y le di vueltas a este post, fue diseñado por el arquitecto Martín Pastells y realizado por la fundición Lebrero de Madrid en 1898. Destacan también, alrededor de la misma, 3 edificios emblemáticos, el Ayuntamiento, antiguo Colegio/Convento de San Carlos Borromeo (o de Agonizantes), donde me casé por cierto, una ceremonia con el "protocolo" justo y muy muy memorable, te quitas los excesos de la iglesia y la cutrez de los juzgados, si a todo eso le añades un escenario magnífico, una novia espectacular y una invitada especial maravillosa... no se puede pedir más, y es que en estos tiempos tan modernos que corren mi hija podrá contar que estuvo en la boda de sus padres. También tenemos el Circulo de Contribuyentes y la Capilla del Oidor, pero de esos doy luego una pinceladas.


Podemos decir que hemos concluido el recorrido por el centro de la ciudad pero no significa que ya no vayamos a ver nada que no merezca la pena, vamos a dar unos pequeños detalles de otras joyas que tenemos por estos lugares...


El Hotel Laredo

Desde pequeñito ha sido uno de los edificios que más llamó mi atención por su aspecto, completamente diferente a lo que estaba acostumbrado y que tenía que pararme a mirar cada vez que íbamos a la estación a coger el tren. Lo primero que habría que decir es que a pesar de conocerse como el Hotel Laredo es un Palacete, su alusión a hotel se debe a su caracter de villa o quinta no a que sea o haya sido un lugar de hospedaje. Fue construido entre 1880-4, gracias al empeño e imaginación, por Manuel Jose Laredo y Ordoño, pintor, restaurador, dibujante, decorador y alcalde a de Alcalá (1881-93).

Exteriormente destacan el gran torreón central y el minarete de la esquina con el reloj. En el interior, el Salón de Reyes es la estancia más importante. Fue construido con los nervios góticos del castillo de Santorcaz (edificación del siglo XIV del arzobispo Tenorio, y cárcel de Cisneros). Las paredes están decoradas con figuras de reyes de Castilla, desde Alfonso XI hasta Carlos I. El techo de la bóveda representa el firmamento tal y como se concebía en la Edad Media.

Los trabajos inspirados en la Alhambra, los azulejos, las inscripciones árabes, las almenas, las gárgolas, los dragones alados, los artesonados, los miradores, las celosías, las vidrieras, el túnel subterráneo, el estanque, el cenador de hierro y demás elementos configuran un laberinto de estilos, pasillos, escaleras y estancias que nos transporta a otro mundo.

En la actualidad es la sede del Centro Internacional de Estudios Históricos Cisneros… y si pasas por la mañana temprano camino a la estación te encontraras en sus jardines con los gatitos callejeros más bonitos del mundo (o al menos los había hace 5 años, cuando pasaba casi a diario por allí).


Murallas de Alcalá

El recinto amurallado de Alcalá de Henares tuvo su origen en el siglo XIII. Las necesidades defensivas propias de la inseguridad política y militar del momento hacen que el Arzobispo de Toledo, Rodrigo Ximénez de Rada (1209-1247), decida amurallar la villa medieval y construir unas casas arzobispales en el lugar que hoy ocupa el Palacio Arzobispal.

La muralla del siglo XIII contó con las siguientes puertas:

En el lienzo norte, la Puerta de Burgos (hoy en el interior de la huerta del monasterio de San Bernardo) y el Postigo de la Morería (hacia la actual plaza de la Cruz Verde)

En el lienzo oeste, la Puerta de Madrid y la Puerta de Santa Ana, esta última hacia la intercesión entre las calles Cardenal Tavera y Postigo

En el lienzo sur, la Puerta del Vado, situada hacia la actual plaza del Empecinado

En el lienzo este, la Puerta de Fernán Falcón o de Tenerías (al final de la calle de Santa Úrsula), la Puerta de Guadalajara (situada al final de la calle Mayor), y es posible que existiera en la calle de Santiago un Postigo llamado de los Judíos.

Durante el arzobispado de Pedro Tenorio (1377-1399) se repara y amplía la fortaleza arzobispal, y se reedifican amplias zonas de la muralla que la rodea. Es entonces cuando el conjunto amurallado que defiende al palacio llega a contar con 22 torres, de las que aún se conservan 16. Como huella de las reformas llevadas a cabo por el arzobispo Tenorio, su escudo se puede observar en dos torreones situados en la actual calle Cardenal Sandoval y Rojas, y en un tercero que lleva su nombre, situado en el recinto del palacio y junto a la plaza de las Bernardas.

Hacia 1454, el arzobispo Alonso Carrillo de Acuña (1446-1482) inicia la construcción de la segunda muralla, encerrando dentro de la ampliación al nuevo caserío que se había ido formando extramuros, además de la plaza del Mercado y el monasterio franciscano que acababa de fundar (conocido con el tiempo como de San Diego). Se mantiene parte del lienzo oeste (se desplaza la Puerta de Santa Ana hacia la plaza que hoy lleva su nombre) y el norte se amplía con la Puerta Nueva, situada en la actual plaza de Atilano Casado.

La ampliación, que supone un aumento de 294.240 metros cuadrados, abre dos nuevas puertas en el lienzo este: la Puerta de Guadalajara (actual plaza Puerta de Mártires) y la Puerta de Aguadores (en la plaza del mismo nombre). El lienzo sur también amplía su perímetro, trasladando la Puerta del Vado (actual plaza Puerta del Vado) y construyendo la nueva de San Julián (al final de la calle de San Julián), y se supone que una más, que pudo situarse entre la de San Julián y Aguadores, hacia la esquina entre las calles del Carmen Descalzo y Santo Tomás de Aquino.

Durante el arzobispado de Bernardo de Sandoval y Rojas (1599-1618), la construcción del Monasterio Cisterciense de San Bernardo hace que la medieval Puerta de Burgos quede dentro de la huerta de dicha fundación, sustituyéndose por el Arco de San Bernardo, que aún hoy se mantiene.

Del recinto amurallado de Alcalá de Henares se conserva, en la actualidad, el lienzo que rodea al Palacio Arzobispal, la Puerta de Madrid y el Arco de San Bernardo.

A las vistas de la muralla (preciosas) hay que añadir un museo de escultura moderna al aire libre desde hace casi 20 años (inaugurado en 1993) y que le da un contraste increíble.


Casa Museo Cervantes

Documentada por Luis Astrana Marín en 1948, sufrió una importante reforma en 1956. Esta casa, cuya entrada original es el número 4 de la calle de La Imagen, fue el lugar donde nació, en 1547, y donde pasó parte de su infancia Miguel de Cervantes, hijo del también alcalaíno Rodrigo de Cervantes y de Leonor de Cortinas.

El Ayuntamiento de la ciudad conserva la partida de bautismo del célebre escritor, fechada el 9 de octubre de 1547. El Archivo de Protocolos de Madrid posee otro documento, fechado el 18 de diciembre de 1580, donde el propio Miguel se declara nacido en Alcalá: "Ilustre Señor: Miguel de cerbantes natural de alcala de henares residente en esta corte digo que a mi derecho conbiene probar y aberiguar con información de testigos de cómo yo e estado cabtibo en la ciudad de argel ...".

Magnífico ejemplar de vivienda castellana del siglo XVI. En ella nació y vivió sus primeros años el autor de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. La casa se extiende a través de un patio de dos pisos porticados. La planta baja se destina a la vida cotidiana de la familia: salas de labor, de aparato, cocina, comedor, el curioso estrado de las damas y el despacho del cirujano (oficio que ejercía el padre de Cervantes); en esta sala se han descubierto unas interesantes pinturas murales del siglo XV.

La planta superior está destinada a salones y dormitorios, y contiene además, salas de ediciones cervantinas. Todo el museo se ambienta con una estupenda colección de muebles, cerámicas, grabados y cuadros originales de la época. Junto a este museo, en la calle de la Imagen, tenemos la casa natal de otro alcalaíno (nefasto, por cierto): Manuel Azaña, presidente de la II República Española.


Palacio Arzobispal

Tras la reconquista de Alcalá en el año 1118, la historia de la vieja Complutum va a estar ligada a la mitra toledana. Desde el 10 de febrero de 1129, año en el que el rey Alfonso VII hace la donación a los arzobispos de Toledo, la ciudad pasará a convertirse en señorío de estos poderosos prelados. Los arzobispos construirán la mayor parte de edificios nobles de la ciudad complutense, mimándola hasta convertirla en una de las más bellas de Castilla.

El lugar en que nos encontramos es un perfecto ejemplo de ello. El Palacio Arzobispal y el Monasterio de San Bernardo son construcciones arzobispales sufragadas por grandes prelados, hombres importantes para la historia de España, como Jiménez de Rada, Pedro Tenorio, Gil Álvarez de Albornoz, Carrillo de Acuña, Fonseca, Tavera o Sandoval y Rojas. El más destacado señor de Alcalá, el Cardenal Cisneros, completará la obra de sus predecesores fundando en 1499 la Universidad. La academia complutense atraerá a la ciudad a las principales órdenes religiosas, que fundarán aquí sus colegios para la formación de nuevas generaciones de clérigos. Jesuitas, franciscanos, trinitarios, carmelitas o dominicos dejarán en la ciudad sus edificios, compitiendo todos ellos en grandeza y hermosura.

De este modo, se completará en la localidad una extraña aglomeración de grandes construcciones de carácter eclesiástico, que darán a Alcalá su bello perfil de torres y espadañas, testigos del poder que alcanzó la iglesia durante los siglos pasados en esta monumental ciudad.


Monasterio Cisterciense de San Bernardo (Las Bernardas)

El cardenal don Bernardo de Sandoval y Rojas, pariente cercano del valido del rey Felipe III, fundó este monasterio en el año 1617 para 24 monjas cistercienses. Se encargó la construcción a Juan Gómez de Mora, que nos dejó una extraña y original iglesia, considerada como una de las más bellas del primer barroco madrileño. Sorprende la luz, el sonido, las dimensiones de su rara cúpula, el retablo baldaquino, las pinturas de Angelo Nardi o el extraordinario Museo de Arte Religioso; todo es fascinante en este bello conjunto que no se puede dejar de visitar.






Capilla del Oidor

Hasta 1936, en este lugar se alzó una de las parroquias de la villa medieval. Actualmente sólo se conserva la capilla del Cristo de la Luz, barroca del siglo XVII, y la capilla del Oidor, fundada a comienzos del siglo XV por el oidor del rey, don Pedro Díaz de Toledo, y en la que destaca un arco con yeserías góticas y la reconstruida pila donde Cervantes fue bautizado el 9 de octubre de 1547. En un lateral de las ruinas se alza un monumento al biógrafo de Cervantes Luis Astrana Marín.

En el extremo sur de la Plaza de Cervantes se alzaba la parroquia de Santa Maria la Mayor. Incendiada durante la Guerra Civil, hoy en día sólo se conserva de ella la torre-campanario, parte de los ábsides y varias capillas anexas, entre ellas la de Oidor.

Decorada con yeserías de estilo mudéjar, contiene la pila donde el 9 de octubre de 1547 fue bautizado Miguel de Cervantes. Hoy en día todo el conjunto se usa como sala de exposiciones


Círculo de Contribuyentes

Obra de Pastells, fue construido en 1893. Destaca su fachada de ladrillo y el salón noble, decorado con pinturas alegóricas del alcalaíno Felix Yuste en 1901.
Desde entonces fue centro de reunion de la burguesia local y funcionando como casino. Actualmente en sus instalaciones encontramos el Restaurante Casino y tiene su sede de la Sociedad de Condueños.







Puerta de Madrid

La actual construcción sustituyó a la puerta medieval en el siglo XVIII. Se edificó en 1788 a expensas del arzobispo de Toledo, Cardenal Lorenzana (1772-1800), bajo trazas del arquitecto Antonio Juana Jordán. Responde a un modelo neoclásico muy difundido por entonces, y se desarrolla en tres cuerpos. Los laterales, rematados por bolas, forman vanos adintelados, mientras que el central contiene un gran arco de medio punto enmarcado por pilastras y rematado por frontón triangular. En las lápidas que se colocan sobre el arco, se hace referencia al arquitecto y a la fecha de construcción, al Cardenal Lorenzana y al rey Carlos III. Se la considera la última obra arquitectónica del esplendor de Alcalá. Y del mismo modo que la Puerta de Alcalá (de Madrid) recibe ese nombre porque estaba en la carretera que llevaba hasta mi pueblo, la Puerta de Madrid (de Alcalá) lo recibe por el mismo motivo, estaba en la carretera que llevaba a Madrid (ni puta idea de si es verdad pero ha quedado bien).


Hostería del Estudiante

Este parador/restaurante está situado en el antiguo Colegio Menor de San Jerónimo, fundado por el Cardenal Cisneros en 1510 y con maravillosas vistas al Patio Trilingüe de la Universidad de Alcalá de Henares. Forma parte del conjunto monumental de la ciudad complutense considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998. 

En torno al claustro del Colegio de Santo Tomás se ubican el restaurante, cafetería, comedor de desayunos, salón de clientes, y bar de noche. En la Hostería se puede disfrutar de una variada oferta gastronómica en la que no faltan las alusiones a la cocina cervantina ni por supuesto las famosas costradas de Alcalá. 


Y, aunque parezca mentira, HEMOS TERMINADO, os pido disculpas por excederme y por si he sido pesado, pero cuando hablo de mi pueblo me vengo arriba.

Hemos paseado, hemos comido (gastronomía quijotesca: migas manchegas con chorizo, sopas de ajo...) y bebido, sólo me queda porponeros un café y una tertulia, y ese café lo podemos acompañar con algunas de las joyas de la repostería complutense: rosquillas (de hojaldre bañadas en yema), garrapiñadas (almendras elaboradas por monjas de clausura) o una tarta costrada (tarta de hojaldre con crema pastelera, merengue y almendras), inventada por los confiteros Salinas (antiguos pasteleros reales) y cuya pastelería encontramos, desde su fundación en 1846, en plena Plaza Cervantes.




... espero que lo hayáis disfrutado tanto como yo lo hago cada fin de semana que me acerco por allí a pasear con mi princesa, mientras la enseño un "poquito" de historia...