.

.

miércoles, 4 de mayo de 2011

ANDE FUERES HAZ LO QUE VIERES...

onde fueres haz lo que vieres, verdad como un templo pero con más peligro que un mono con un alfiler, me explico (más o menos). Este fin de semana pasada decidimos subir a territorio sioux, bueno, una decisión así no se toma de la noche al día, lo pensamos por navidades, debíamos anticiparnos y poder recibir formación adecuada para tan arriesgado viaje.

Nos dieron fecha en el cuartel de los GEO (en Guadalajara) para recibir entrenamiento apropiado para enfrentarnos a las hordas piojosas de los aberchales que podían oler nuestra procedencia (es curioso, por el aspecto, el acento o vete tú a saber porqué cuando intuían nuestra procedencia se les ponía cara de cabrón o zorra corrupia, bueno miento, se les ponía cara de más cabrón o más zorra corrupia). Al principio fue agotador, pero tras recibir acreditación y salvoconductos para poder “subir” nos alegramos mucho, y por qué no decirlo, nos echamos unas risas al ver a Galia zurrando con unos nunchakus los muñecos que hacían las veces de aberchales.

Pues eso, que nos vamos, aunque por suerte no debimos emplear nuestras recién adquiridas técnicas de combate cuerpo a cuerpo, lo que a punto estuvo de acabar en tragedia surgió de noche, pasadas las doce en el sofá del apartamento (y no, no fue por eso). Encontrábanse las miembras de la familia durmiendo plácidamente cuando aquí, quien suscribe, no se le ocurre otra cosa que zapear, y me encuentro con EL CANAL, uno local de Zarauz en el que había un concurso en la plaza del pueblo de sirtaki... coño espera (segundos de tensa espera mientras busco en google cómo se llama eso), vale ya, el aurresku, pues eso, un concurso de eso, con dos cojones. Me imagino que algún lumbreras pensó que si se hacen concursos de lanzamiento de huesos de aceitunas, los vascos tienen güebos para hacer algo más pintoresco. Y dicho y hecho.

Lo primero que llama la atención es la vestimenta de las..., VALE, ME RINDO, no quería poner mujeres porque no lo parecen y como no se me ha venido a la cabeza símil o metáfora apropiada las llamaremos simplemente eso.

Seguramente algún historiador batasuno (poco condicionado por la generosa contribución pública) habrá rebuscado en restos arqueológicos o incunables en los que viniese alguna referencia a la vestimenta, y por supuesto que no la encontró y se la inventó. De cintura para arriba, lo que viene a ser la camisa es una mezcla entre la Srta Rottenmeyer o un oficinista de banca de principios de siglo XX, si bien 250 tallas más pequeña, eso o es que hacen falta tetas que mano no cubre (osea ubre) para poder dedicarse a tan bello y estilizado baile.

De cintura para abajo van igual que las mañicas en el pilar (pero como todos sabemos las vascas ya lo llevaban en época de los romanos, las mañas las copiaron).

Se me olvidaba comentar que el conjunto va rematado (no sé si es un término apropiado para referirse a las actividades varias de los aberchales) con un pañuelo encajado a roscachapa en lo que viene a ser la cabeza, con una salvedad, tan, tan, tan apretado que se les queda una cara de ME CAGO EN LOS PUTOS MAKETOS que acojona al más pintao.

La ejecución (joder, creo que este término tampoco parece el más indicado) a pesar de lo que en un principio pueda presuponerse, es muy variada, pues hay numerosas formas (creo que ellos lo llamarían, mal llamado lógicamente, coreografías) de hacer el ridículo delante del pueblo, unas iban “palante” otras “patrás”, las más osadas iban “palante, patrás y pal lao”, para que os hagáis una idea (y que denota las raíces ancestrales del baile) es una mezcla entre las “bicicletas” de Cristiano Ronaldo y la “patada en la cara” de su compatriota Pepe.

Durante el transcurso de las diferentes ejecuciones, y curiosamente justo en el instante de la patada al maketo, se producían algunos desmayos entre los espectadores de las primeras filas, al principio pensé que entraban en éxtasis al ver cómo las jóvenas se esforzaban en mantener un baile milenario, anterior al propio baile, pero no, elaboré una teoría bastante acertada creo yo, y es que con ese calorcito que hacía y tanta enagua... pa mí que les chunguelaba el parrús y el impacto oloroso los dejaba KO.

Intentaba fijarme en los gráciles movimientos de sus pies, sobre todo cuando se suspendían en el aire y los cruzaban hábilmente del mismo modo que un colibrí aletea sus alas y mantenían, impertérritas, la cara que pondría el mismísimo Arzalluz más mosqueao que nunca intentando echar un mojón del 8. Tras aterrizar suavemente (todo lo suavemente que aterriza una moza de 350 kg) lanzaban, de forma sorprendente, ágil y efectiva una patada al aire que podría acabar con la mandíbula de un orangután en décimas de segundo.

Durante los bailes se escucha una molesta música de fondo (del trío calaveras, una flauta, un tambor y me imagino que otro tocando algo igual de molesto, aunque según wikipedia es un hombre orquesta, alias el chistulari el que toca todos esos molestos instrumentos) que curiosamente pasa desapercibida. No obstante no querría menospreciar a los músicos, viéndoles y escuchándoles se comprende que los años de conservatorio son requisito prescindible, basta tener cara de chungo y RH pluscuamnegativo.

En fin, que ese colorido baile, esas bellas mujeres y esa agradable música provocaron en mí una euforia que hizo que me viniese arriba e intentase ejecutar un aurresku en el salón del apartamento, el caso es que me vino grande el proyecto y tras enredarme los pies con los giros quise dar la patada sin solución de continuidad por lo que acabé en la casa de Socorro (una nativa muy maja que me vendó el llavero y evitó que mis chicas se enterasen del lamentable espectáculo).

Y poco más, que salvo este pequeño incidente pude disfrutar de un pueblecito muy agradable, Zarauz y pasarme por San Sebastian a tomarme unos pinchos. Bellas ciudades sí, pero como ocurre con todas las ciudades del mundo, no son Complutvm.

Uy sí, casi lo olvido (MENTIRA COCHINA, es que quería dejar lo mejor para el final), tuvimos de anfitrión y cicerone por la Costa Urola al insgine, al inigualable, al gran Tella, muchísimas gracias por todo Tella, ha sido un enorme placer (aunque si me permites la inmodestia, no tan grande como el tuyo, jajajajajajajaja, virgen santa cómo se puso de pinchos la princesa).

Próxima parada...

addenda - recopilé algunas fotografías que ilustrasen el post, pero antes consulté con mi abogado y me disuadió de hacerlo pues podría considerarse que vulneraba numerosas convenciones internacionales sobre malos tratos infligidos gratuitamente a población indefensa.

22 comentarios:

  1. Genial, como siempre. Lo has bordado, Gran Isra.
    Lo que no me habías comentado era el fostión que te diste por imitar a los vascones del primer milenio de antes de C.

    La infanta Galia se lo pasó de cine y hasta aprendió "poses" de toma de fotografías que dejarían boquiabiertas hasta a Ana Obregón o a Shai Bianconi.

    Te ha faltado comentar la belleza exterior de las Herriko Tabernas, también denomindadas "Arrano Kafetegia".

    ResponderEliminar
  2. JAJAJAJA...me estoy meando de la risa yo solo con tu relato. Recuerdo yo cuando tenía 18 años y volvía con unos amigos y una novia de más de un mes de interrail por Europa y al atravesar la frontera franchuten tuvimos que bajar el Irún para el protocolario cambio de tren, camino de Burgos...el caso es que fuimos a comprar algo de comer a un super y al salir dos viujunos con chapela bien calada, muy aberchales ellos, nos miraron con desprecio y exalaron con los ojos inundados en odio "estas gente de Madrid..."...

    Pues menudo viajecito que te pegastes más buenos con pinchos y la prsencia del inigualable Tella.

    ResponderEliminar
  3. ¿Pero os habreis puesto morados de tapas?

    ResponderEliminar
  4. le chunguelaba el parrús..., extraordinaria pincelada, soberbio cronicón expresionista.
    Saludos, isra

    ResponderEliminar
  5. Pues ya ves Tella, soy un osado intentando imitar danzas milenarias.

    Yo creo que la transformación la produjeron los pinchos, ricos, ricos... sobre todo de anchoa y los de changurro (que nunca me acuerdo de que son).

    Esas kafetegias son lo más parecido a unos establos

    ResponderEliminar
  6. Pues sí Carolvs, finde perfecto (hasta contemplar la fauna aberchale tiene su punto).

    Lo que siempre me resultará curioso es cómo saben que somos madriles...

    ResponderEliminar
  7. Sobre todo la peque Mamuma, te descuidabas para controlar el bolso que no se lo llevasen los borroka para financiarse y cuando mirabas el plato estaba vacío...

    ResponderEliminar
  8. Jose Antonio, sublimar la belleza del lenguaje es uno de mis objetivos en el blog y vive dios que creo haberlo logrado en esa pincelada que citas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. O sea, que la playa de ayer es de Zarauz, qué envidia. Tengo entendido que es un pueblo precioso, hasta en Bilbao nos aconsejaron conocerlo pero nos faltó tiempo.

    Tu descripción del aurresku no tiene precio, pero lo mejor ha sido imaginarte dando saltos y patadas al aire. Pero vamos, que tampoco el chotis es una maravilla, poco movimiento tiene un baile que sólo necesita una loseta para desarrollarse en todo su "esplendor". Si es que donde se ponga un traje de volantes "ajustao" a las caderas...

    Así que os habéis conocido el Tella y tú, oh, cómo me hubiera gustado compartir una cervecita con vosotros. Todo se andará. El próximo viaje lo haces a Córdoba para que Galia disfrute de un salmorejo y de un buen flamenquín.

    Por cierto, ¿te cantó el Tella Santa Marta, Santa Marta tiene tren...?

    Un besazo, guapetón.

    ResponderEliminar
  10. Por supuesto que lo cantó, y yo le acompañé a la guitarra. Pues sí, nosotros un café y tú una cervecita en la terraza del restaurante en Guetaria viendo el puerto con la brisita...

    Lo de Córdoba, si algún día nos diese debería ser en otoño, que en verano va a ser como que no.

    Y en semana santa tuve el enorme placer de compartir mesa en la cafeteria del parador de Complutvm con el gran Bwana, ya ves que buenas compañías me busco últimamente para tomar un café.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. Genial la descripción de ese... ejem... baile, Isra. Desconocía que lo ejecutaran también las mujeres y me parece más apropiado, la verdad.

    Espero que en próximos capítulos comente algo sobre los peinados. Hace poco estuve en Bilbao y por lo que vi también deben ejecutar el corte de pelo bailando un aurresku.

    ResponderEliminar
  12. Supongo que nos conocen por nuestro gracejo natural, nuestra ennoblecida forma de caminar, nuestro delicado acento y nuestro "yo soy de aquí, de MadriZ"

    ResponderEliminar
  13. Mahārānī, cuanta razón tiene Vd. los peinados aberchales deberían ser objeto de estudio y análisis ya, por no hablar de su vestimenta, mezcla estrambótica entre un payaso de circo y un pordiosero.

    Especialmente interesante es observar los distintos modelos de los asiduos a las herrikotabernas, y ellas... que femeninas.

    y efectivamente, el chistulari con una mano toca la flauta y con la otra ejecuta el corte de pelo...

    ResponderEliminar
  14. Ejque ya sabes que la envidia es mu mala Carolvs

    ResponderEliminar
  15. Jua juaaaaa...maravilloso, casi igual la boda Choni (queremos más de estas ¿eh?)

    Eso me recuerda una cosa que contaba mi abuelita...subíase la señora maestra a un caballo que le sujetaba un pupilo y al izar la pata ahuecarónse las enaguas dejando entrever que no llevaba bragas..."¿has visto qué agilidad?"
    -" en mi pueblo se llama de otra manera señá maestra..."

    ResponderEliminar
  16. Cuando se me pase el ataque de risa trataré de hacer algún comentario inteligente a tan fabuloso viaje. De momento, me es imposible hacerlo desde el suelo.

    ResponderEliminar
  17. Agradecido por sus palabras Maribel, a ver si podemos escaparnos a algún otro lugar destepaís para contarlo y si no nos lo inventamos.

    Lo mismo pensé yo, extraño nombre para referirse a eso

    ResponderEliminar
  18. Es Vd. extremadamente generoso para con mi humilde persona Bwana, si bien no seré yo quien le pida que no continúe por ese camino.

    Esperando su pronta recuperación, reciba un coridal saludo.

    ResponderEliminar
  19. Recuperado ya de mi desmayo carcajil, tengo que reprocharle que no me haya avisado Vd. de su visita a los sioux; podría haberle servido de escudo protector gracias a mis raíces vascuences y conocimiento de la zona. Si se le ocurre un próximo viaje "ande" los apaches, le ruego no omita el comunicármelo ya que mi experiencia en la clásica sardana podrían serle de gran utilida; domino perfectamente la contabilidad que hay que llevar para bailarla. En compensación a tan complicada tarea, le invitaría a unas monjetas amb butifarra.

    ResponderEliminar
  20. Agradezco enormemente su ofrecimiento Bwana, debía mantener el secreto para evitar poner sobre aviso a mis amigos los aberchales... y para no perder el efecto sorpresa del post de hoy.

    En caso de viaje a Catalonia le pediré consejo sobre cómo salir sin pegarme con nadie de territorio tan hostil para con los madrileños.

    Y con ese plato que me recomienda Vd. bien podría perfeccionar el "horno holandés".

    ResponderEliminar
  21. Empanada mental la mía, que me había saltado este post!
    Si te hubieras marcado un chotis no hubieras terminado por los suelos!
    Merecido costalazo!
    Por cierto, veo que dices que Rajoy es ASPIRANTE a algo en el blog de Tella.
    Debo recordarte que el único y genuino Aspirante es un servidor.
    Rajoy es un vulgar candidato a lo que sea.

    ResponderEliminar
  22. Lleva Vd. toda la razón del mundo, es más, según lo escribía sabía que se me llamaría la atención al respecto.

    Mis más sinceras disculpes, no volverá a ocurrir que compare a eso con nadie que visite mi blog.

    ResponderEliminar