.

.

lunes, 4 de julio de 2011

AL FIN

Después de algunas semanas de intenso trabajo escasamente remunerado para lo que debería cobrar alguien como yo, vuelvo a reencontrarme con el blog y todos vosotrosustedes.

Aunque parece que es largo no lo es tanto, de todos modos haremos la lectura más amena con esto...


Y no se me ocurre otro forma mejor que esta rentrée hacerla con un tema refrescante, edificante, extravagante y sudorante... EL PORNO, pero no nos engañemos, no la mierda de porno que pueda hacerse ahora, no señores, el porno como Dios manda, "comme il faut" y como mandan los cánones de la santa madre iglesia, el de las pelambreras (en fin, esto es como todo, en su justa medida, al fin y al cabo los pelos del coño son como los guisantes, por mucho que te molestes en apartarlos siempre te comes alguno) y es que como dijo el sabio, donde hay pelo hay alegría.

Me se vino a la cabeza el otro día el primer porno que vi junto a mis amigos en la ya lejana, añorada y recordada época de instituto, época en que creo era una tradición no escrita eso de ver porno con los colegas, tal vez perdida con este invento demoníaco de los interneses en que to los gilipollacos adolescentes se vuelven medio subnormales y autistas con tanto mensajito en lugar de decirse las cosas a la cara, una juventud cuya vida sexual se limita a darle a un botón y un buen suministro de papel higiénico... por lo de limpiar la pantalla.... de vaho, malpensados, lo otro lo echan en los calcetines y los dejan una semana al sol (esto y el magro con requesón, mis aportes para la humanidad).

El caso es que no sé cómo, tras unos giros del destino favorables a la causa, recibo la buena nueva de que voy a quedarme solo el finde (aún, a día de hoy, no me lo explico, mi padre era una persona que no salía de casa ni con agua caliente). Asin que de lo cualo nos vamos a pillar una porno al videoclub del barrio, camuflada lógicamente entre un par de títulos de terror. Ni puta idea del título, pero grande y mítica como pocas.

A la mañana siguiente, pocos minutos antes de que llegasen los cabras de mis amigos me dije, en fin tío, ponla un poquito a ver de que va eso, y no defraudó, tardó cero coma la colega en despertarse, arrimar una hostia del siete al reloj de la mesilla de noche y, para calmar su ira tras un despertar algo complicado, abrir el cajón de la mesilla de noche y sacar un consolador de proporciones épicas que fue engullido por su conejito (realmente el calificativo no hace honor a aquello, que podría haber devorado a cualquiera que pasase por delante) en milésimas de segundo.

Para que nos entendamos y contextualicemos el peliculón se trataba de una porno alemana de finales de los 70, no es que sea un viejuno, la vimos a mediados de los 80, lo que ocurre es que las "novedades" del videoclub llegaban con un poco de retraso y no existía la inmediatez que proporciona hoy el interné. Y hablando de esto, un poco triste que hoy, a un solo golpe de click se descargue uno la discografía entera de cualquier artista, pero no me malinterpretéis, está muy bien, y si de paso jodes a la Sinde y sus amigos mejor que mejor. Lo que se ha perdido, al menos para mí, es la sensación de estar esperando un par de años el nuevo trabajo de tu grupo favorito, ir a tu tienda de discos, llevártelo a casa, sacarlo de su funda de plástico y pincharlo por primera vez... ese sonido de lo surcos..., en fin, que me sale la vena de abuelo cebolleta, volvamos a los chuminos, PERDÓN, me he venido arriba y he utilizado un término poco apropiado, siendo una peli alemana de hembras pilosas debería haber dicho y digo, chochos.

Sí que recuerdo que se hizo evidente, y adquirió todo su esplendor, la frase donde hay pelo hay alegría, que desvergüenza peluna, seguro que a las dos horas de rodaje el olor a chotuno sería insufrible, pero seguro que compensaba lo bien que se lo tenían que pasar durante el rodaje, y eso se nota en sus caras.

Me imagino que los dobladores tuvieron una buena mañana pues nos agraciaron con frases apoteósicas que nunca hemos olvidado y que, cuando nos reencontramos en alguna ocasión, todavía las recordamos.

Escena que transcurre en una tienda de campaña (sic), trabajándose el amigo a la desvergonzada y amigable teutona, en el fragor de la batalla, se arrima una hostia de dos pares de cojones con el lateral de la tienda, impasible el ademán continua con su esforzado mete-saca metiendo una morcilla (otra morcilla), VA A HABER HOSTIAS POR VENIR A ESTE HOTEL, aquél desvergonzado que imaginó esa frase en ese contexto sólo puede recibir los aplausos de la platea. Pero no acaba ahí todo, tras su esforzado performance decide que le ha llegado el turno a ella de sudar, se le sube encima y ante magnífica visión dice HALA JACA PACA.

Este tío, en cuestión de 10 minutos, se ha convertido en mi héroe, en un referente para la juventud mundial y en un líder intergaláctico indiscutible.

Pero las aportaciones cinematográficas del nuevo hérore no acaban ahí, antes de cepillarse a la segunda incauta que pasaba por allí (y que tenía una facilidad asombrosa para hacer desaparecer morcillas, nabos y calabacines... intentaba utilizar sustitutivos a rabo pero no lo he conseguido) la dice en un tono jocoso y distendido VERÁS LO QUE ESCONDE EL CONDE.

El conde no sé, pero el cabrón del director escondía la que sería la mayor aportación germana al mundo del porno, y ha sido mucha, POLITO, el cabronazo de Polito, un grande entre los grandes, entre comillas, posiblemente el miembro* de John Holmes fuese más grande que este enano cabrón, porque sí, Polito era un enano negro que se paseaba en bolas, pero calzado magníficamente con unas esplendorosas botas rojas de cowboy.

Pues eso, que no me acuerdo del título de la peli, ni falta que hace, pero entre las frases y el enano me hicieron ver el porno siempre desde una óptica divertida y desprejuiciada, una de las mejores excusas que había para juntarte con tus amigos y reírte como nunca... habrá quien piense que eso es mejor hacerlo con el júrgol, en fin, que hay gente pa tó y prefieren parte de la anatomía masculina a toda la anatomía femenina, aunque me imagino que otros considerarán las comparaciones odiosas...

addenda - casi lo olvido, aunque ya nadie se acuerde os planteaba una cuestión hace unos días, quienes eran ese proyecto de modern talking intelectualoide y julai... pues he aquí la respuesta


Los míticos Air Supply, así que ya sabéis, al wikipedia a leer y el que tenga güebos XXL que se lo baje y lo escuche.




Malpensados, no son las pelotas que hay que echar para escucharlos, es que son dos enlaces de descarga.

8 comentarios:

  1. Osú chiquillo, qué manera de retornar, esto es una entrada por la puerta grande, jajajajaja...

    Menos mal que hoy disfrutamos de un fresquito reparador, porque entre los olores, sudores y palabros que destila el post me hubiera muerto del soponcio si rondáramos los 40º.
    Y menos mal que ya he preparado el salmorejo para el almuerzo, pues me han quedado muy pocas ganitas de batir pan y tomates.

    El video muy oportuno después de lo que pasó ayer con Nadal.

    Por cierto, veo que tienes muchos sinónimos para los genitales femeninos y sólo eufemismos para el masculino. Propongo que los demás comentaristas te ayuden a elaborar una lista para próximas entradas.

    Un beso, resalao.

    ResponderEliminar
  2. El recurso a eufemismos se debe a un posible rechazo por parte de la audiencia femenina, no obstante creo que bien podrían, igualmente, considerarse sinónimos.

    Aunque me parece una propuesta interesante, lo mismo los distintos localismos "destepaís" nos depare alguna sorpresa en cuanto a denominaciones de las partes bajas, nobles, intermedias, pudendas o intermedias.

    Un besazo Elena.

    ResponderEliminar
  3. Eres soberbio. Ese partido de tennis que has radiado parece hasta real con leerlo, pero no he terminado de entender en cuantos sets ha dejado el ganador al perdedor.

    Serías un magnífico locutor para Wimbledon.

    ResponderEliminar
  4. Ay Tella, a día de hoy estoy capcacitado para hacer mucho mejor lo que hacen muchos por ahí.

    La modestia me rebosa por todos los poros.

    ResponderEliminar
  5. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Y MÁS JAJAJAJAJAJAJA...El porno teutón peludo de los 70 es al porno lo que el Hollywood de los 50 y los 60 para el cine normal, es decir, su época dorada...la época de doradas melenas germanas y negros pelos púbicos...si es que ya no se hace porno-arte como el de antes (por ejemplo, la mítica Garganta Profunda)...ahora todo es chuminos y calabacines depilados, plástico y mucho gimnacio...en camio lo de antes era más realista, más facil de imaginar...

    ....ay! eran los tiempos del Felpudo de la Cantudo, del chumino recocío y otras esquisiteces...

    ...lo del negro Polito todo una innovación JAJAJAJAJAJAJAJA

    ResponderEliminar
  6. Carolvs, has hecho el resumen perfecto de lo que significó el porno alemán para LA HISTOIRA DE LA HUMANIDAD.

    Poco más que añadir, pues el resumen del porno actual es igualmente brillante, más preocupados en marcar abdominal y los últimos implantes de silicona que en el fornicio.

    ResponderEliminar
  7. Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaagggggggggg
    qué cochinooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar