.

.

lunes, 28 de noviembre de 2011

¿CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE MEJOR?


(Después de la tempestad llega la calma y tras un par de semanas de trabajo a destajo me encuentro hoy con que llevo la mayor parte del día ocioso haciendo este post, uno para desengrasar, a lo mejor otro día le damos algún palo a alguien). 


He de reconocer que viejuno viejuno no soy, pero tengo los años suficientes como para haber disfrutado en casa con los irrepetibles discos de vinilo, y de pasarme horas enteras rebuscando entre aquellos LP's a 33 rpm o los singles a 45 rpm. Por cierto, por mucha limpieza en el sonido de los cedeses, emepetreses, etc.., NUNCA, repito, NUNCA, podrán mejorar el sonido de un vinilo en un plato.

Esa sensación era indescriptible, la de abrir el estuche y ver esas portadas, imaginar cómo sonaría lo que hacía esa gente con esos pelos y esas pintas, pero si para mí es difícil de describir para los jóvenes de hoy en día sería incomprensible, el soporte físico de la música casi ha desaparecido y con la cultura que tienen ya no es que consideren los vinilos o cassettes del pasado, simplemente desconocen que una vez existieron.

Y si recuerdo algo de esas sesiones son las etiquetas interiores, sobre todo por que, salvo contadas excepciones, era la misma, la pegatina azul de los discos Belter, aunque también proliferaban las de Hispavox, aunque éstas duraron algo más, ya que las he visto lucir espléndidamente en los discos de Loquillo y Trogloditas.

Esas etiquetas de Belter, superada esa primer etapa en la que tenías que escuchar los discos de tus padres, no volví a verlas, en parte porque cuando empecé a comprar mis propios vinilos la mayoría eran de importación (rock and roll, rockabilly, country...) y sobre todo, porque para esa época ya había desaparecido. Hasta hace un par de años en que cayó en mis manos un doble recopilatorio, una edición estupenda con un libreto a todo color con pinceladas de su historia.




No obstante, hasta que cayó en mis manos este otro no me decidí a dedicarle un post a esta discográfica.



Como haga lo que haga la polémica me persigue (mentira, es para acrecentar la leyenda de éste vuestro humilde blog) no desaprovecharé la oportunidad de meterme en un charco y decir algo políticamente incorrecto… viendo las imágenes de la época, escuhando esa música, escuchando las historias que de vez en cuando podían conterme mi padre o mi madre, no me da la sensación de que estuviesen oprimidos por una dictadura desalmada que esquilmase a su población con millones de condenados a trabajos forzosos, les impidiese salir de su país o volver a él.

Es verdad que no podían meter una papeleta en la urna cada 4 años pero tenían su tabajo, su casa y un futuro relativamente tranquilo para cuidar a sus hijos, y si esto lo tenemos hoy y además podemos meter la papeleta hemos mejorado ¿no?.

Y ahora salimos del charco políticamente incorrecto y contamos algo de esta gente…

Como muchas otras cosas buenas este proyecto empresarial nació en Barcelona en 1954 para aprovechar el tirón de un incipiente mercado musical español, ni que decir tiene que ese auge de la música en todo el mundo no tiene nada que agradecer a ese año ni a Elvis, cuando grabó por esas fechas That’s all right.

Lo primero estaba hecho, la decisión de crear esa empresa, pero faltaba el nombre, pues ni cortos ni perezosos sus fundadores cogen los nombres de las parientas y se inventan un acrónimo con Isabel y Teresa, BELTER.

Aunque tenían en su catálogo a las floclóricas y folclóricos más importantes del país (Manolo Escobar, Lola Flores, Juanito Valderrama, Juanita Reina…) lo cierto es que su facturación nunca fue espectacular, aunque si se puede hablar de una éopoca dorada, y esa sería la década de los 70 (de esas fechas recuerdo eran casi todos los discos que había por casa, al fin y al cabo soy de la cosecha del 71).

De todos modos al tratarse de un mercado restringido (no exportaban casi) con bajo poder adquisitivo sus ventas, en el momento en que descendieron y entraron las multinacionales, les fueron mandando poco a poco al borde del precipicio, del que saltaron en 1984, y eso que contaron con dos bombazos al final de sus días, PARCHÍS y el temazo veraniego por excelencia, LOS PAJARITOS de Mª Jesús y su acordeón.

Lo dicho, una parte inseparable de la historia de los españolitos de a pie de finales de los 60 y principo de los 80, y es que probablemente no hubiese una sola casa en que no hubiese un disco BELTER.

De todo el disco me he quedado con 4 perlas que por diferentes motivos me han llamado la atención...
Del primero sólo recomendaría que vieseis la pedazo de película en la que sale este tema, sólo la presencia de Manolo Gómez-Bur ya compensa el tiempo invertido. La de Encarnita Polo obedece simplemente a lo exótico de la propuesta, la de Los pepinillos a lo absurdo de la letra y a la vida tan interesante de su voluptuosa intérprete y la de Los 3 sudamericanos... pues porque son un clásico y no hay que dar más explicaciones.

La recopilación y textos que acompañan cada tema son obra y gracia de Vicente Fabuel, quien se ha encargado de la recopilación.


Jugando con uno de los términos de moda (hippy), el nombre de un grupo de éxito (Javaloyas) y el vocablo gilipollas como intención última de parodiarlo todo, ese sorprendente exploit made in BELTER continúa hoy asombrando como el primer día. Extraído del descacharrante film "Un día al año ser hippy no hace daño" (Javier Aguirre, 1969), fueron los mismos actores protagonistas (Concha Velasco, Tony Leblanc, Manolo Gómez-Bur y Alfredo Landa) quienes abordaron vocalmente este surrealista intento de subvertir el cine pop y por ende la música psicodélica que le era común, por cierto, aprovecho la ocasión para repetir una vez más que Gómez-Bur ha sido y será el mejor Don Mendo. Producido y compuesto por Adolfo Waitzman (sobre un texto de la coreógrafa Sandra Lebrocq) y con el acompañamiento musical a cargo del grupo Los Briskis, el insólito corte extraído, "Love, Love, Love", exlpica meridiana y gozosamente todo este psicotrónico galimatías estilístico. Indescriptible.



Tras un lustro de trayectoria ye-yé, la bella cantante sevillana Encarnita Polo se encontró un buen día a bordo de un momento musical altamente influyente de la década prodigiosa: el nacimiento del flamenco-pop de manos del productor Adolfo Waitzman, que para eso eran pareja sentimental. "Hava Nagila", extraído de su Lp "Flamenco Pop", explica con sonados argumentos el atrevimiento de un equipo en ebullición, unos pletóricos arreglos y el descaro mayúsculo de Encarnita. Un must.


"La ye-yé que cruzó el telón de acero". Un eslogan que probablemente nunca haya sido usado y es que el bellezón yugoslavo Tania Velia desembarcó en España tras acudir como Miss Yugoslavia a un certamen de belleza y ya no volvería a su país de origen. Cuestiones ideológicas aparte, de donde realmente venía la chica era de las páginas interiores del Playboy (diciembre de 1962) en calidad de Playmate, por lo que no parece muy extraño que algún caballero español la convenciese para quedarse aquí. Es posible que todos estos antecedentes no parezcan muy artísticos, pero escuchad su divertida versión en castellano de "Les Cornichons", de Nino Ferre, editada bajo el título de "Los Pepinillos".



Resulta placentero rescatar la exquisita versión de Georgie Fame que Los 3 sudamericanos recrearon en su eterno clásico "Yeh Yeh". El vilipendiado trío de Alma, Johnny y Darío, en realidad un artesanal combo adulto sin mayores pretensiones artísticas, dio en la diana más de una vez como saben los habituales rastreadores de pepitas de oro mancilladas por el devenir de las ideas correctas. No entraré acerca de sus posibles virtudes; francamente, no creo que nadie me lo echase en cara, pero quizás la clave esté en que estos uruguayos afincados en Madrid grabaron con Discos Belter, y eso equivale a decir que aquella bendita factoría renacentista podía convertir en oro (habitualmente, además, de forma anónima en cuanto a sus responsables) cualquier cosa que tocaban. En esta ocasión se logró plenamente.


Y creo que nada más amiguitos, que se hizo mucha música "ensestepaís", ni mejor ni peor(?) que la de ahora, aunque sinceramente, la de ahora podría pasar perfectamente desapercibida en un campo de mierdas.

Saludos cordiales.

addenda - tengo pendiente la invitación que Lorenzo me hizo desde su otro blog

12 comentarios:

  1. Qué tío. Boquiabierto me has dejado con tu culturón y sensibilidad artística. No sé si no te pierde un poco el "decorado" pero eres una eciclopedia blogueante.

    Claro que para hablar de estas cosas hay que ser un vejete en buen estado como eres tú. Hoy no saben ni lo que es "vinilo". A mi pesar, te confesaré que yo conocí la época de los gramófonos de manivela, cuando aún no existían los luego famosos "tocadiscos" de guateques.
    Recuerdo un disco de aquellos, que era del tamaño de una chapela de batasuno a lo "Tasio", más o menos como una rueda de bici, que se titulaba "Allá en el rancho grande".

    La historia que cuentas de BELTER es muy interesante y educativa. El primer "single" de tocadiscos que yo tuve, cuando aún no había cumplido los 70 años ( ahora voy a cumplir los 103 en unos días)era de los PLATERS, uno negros con voces de bajo que eran una maravilla y que lo adquirí en Hendaye porque aquí no había.

    Creo que mereces una semana de descanso profundo tras este post. Un descanso muy merecido.

    Mis plas, plas, plas por tu post de hoy.

    ResponderEliminar
  2. ¿Discos de vinilo?

    Pues si que eres tu antiguo y viejuno; donde estuviera esa magia de grabar en una cinta otra que había sido manoseada por una y mil manos no había nada de nada.

    Mi cultura no es tanta y solo abarca a recordad aquellos interviu escondidos debajo de la cama, con los que yo "admiraba" (mal pensado) a bellos cuerpos femeninos en mi ya cada día más lejana adolescencia. Pensar en lo que sale hoy publicado en esa revista santo y seña para nuestra generación como que da asco.

    Pasando a la parte artística, diré eso de las folclóricas, como que no, pase una infancia entre Manolo Escobar y las Rocíos (Durcal y Jurado) y no me atreví a bucear en ese basto mundo de una parte de la música tradicional made in spain. A lo sumo un borriquito como tu, o una lagrima que caía en la arena; pero de ahí "patrás" como que me busque la vida como pude para mal vivir con unos vaqueros ajustados y demasiado apretados como para recordar.

    Soy viejuno lo reconozco, pero hay cosas que me superan y reconozco que me costaba menos entender a Zapatero hablando de política que descubrir algunos de los artistas por ti nombrados.

    ResponderEliminar
  3. Entiéndeme Tella, me aburría en el trabajo y me lié con el fotochop, de ahí que me pierda en en el decorado, jejejeje.

    Entiendo que te gustase ese grupo de negros, lo tengo en mi "discoteca" particular desde pequeñito.

    Y por cierto, tomaré nota de tu recomendación de un mes de descanso.

    ResponderEliminar
  4. jajajaja, Javier, vuelves por la puerta grande, y casi más que el interviú el que daba morbo era el Lib.

    Lo de la cassette es de nota, grabándolas una y otra vez hasta que perdían toda su calidad, ¡y cuando se te enganchaba y la tenías que recolocar con el bic!... no hace mucho vi una camiseta en una tienda de Madrid con un dibujo legendario, tenía dibujada una cinta de cassette y un texto tan sencillo como "die MP3, die".

    Y la ignorancia sumada a la juventud me hizo probar esos discos, hasta uno de villancicos sudacas, recuerdo hasta el estribillo de uno

    "serena está la malla azul del cielo..."

    Haremos un club de viejunos.

    ResponderEliminar
  5. Tú que eres amante de los clásicos espero disfrutes algún temita Mamuma.

    ResponderEliminar
  6. Buena entrada. Que gusto ver y hablar de vinilos y musica sesentera.

    Aquí uno tambien creció con un plato Garrad y un amplificador Pioneer. Los CD'S de hoy en día no tendran tremolo ni ruido de fondo pero son metalicos y sin alma.
    Yo, que soy melómano y audiófilo se de lo que hablo.(modestia aparte)

    Voy a ver si encuentro esos cd's de Belter en la mulita.

    He iba a decirle algo de lo mio, pero ya he visto el addenda...;-)

    ResponderEliminar
  7. Efectivamente Lorenzo, sin alma, se le pasaba la bayeta y ya está, como nuevo y a seguir disfrutando de los surcos.

    Antes la usaba más a menudo, ahora sobre todo para cosas poco corrientes, y es que la mula siempre será la mula.

    Y sí, se que tengo ese post pendiente.

    ResponderEliminar
  8. Aaaag ¿te percatas de que ya hablas como un abuelete? que si aquello era mejor y lo de ahora una caca gorda...oh cielos, qué horror, qué espanto Leoncio.

    Horrores y maravillas han existido y existirán antes y ahora y después.

    Lo cierto es que echo en falta aquello del Rewind y el Play, y no me gustan las fotos digitales, donde estén las de papel, pero ahora también tenemos esto.

    Qué tardes de tocata en mi habitación con Supertramp, Rocky Sharpe y tantísimos otros.

    Te vas a enterar por hacerme sentir vieja.

    ResponderEliminar
  9. jajajajaja, y lo peor de todo, abuello cebolleta.

    Yo, al contrario, lo veo como algo positivo pues disfrutamos de la de ahora y pudimos disfrutar de lo bueno de verdad, jeje.

    Oh, que gran elección una sesión de Rocgy Sharpe & The Replays... rama lama ding dong, rama lama ding ding dong, rama lama lama lama lama ding dong

    ResponderEliminar
  10. di que si que yo tambien soy del 1971 y mantengo y añoro los vinilos y ols cassettes cuanto mas antiguos mas bonitos son sobretodo los vinilos BELTER y hay otra discografica tambien pionera de la epoca tanto para vinilos como para cassettes que fué DISCOPHON para cantantes irrepetibles como MACHIN, ANTONIO MOLINA EMILIO EL MORO te agrdezco y te apoyo que hagas este homenaje JORGE desde ARANJUEZ posdata tampoco olvidarse de la marca OLYMPO en lacual tambien se editó EL CONCIERTO DE ARANJUEZ EN EL 73 CON LA GUTARRA DE MUNUEL CUBEDO

    ResponderEliminar
  11. quiero añadir que OLYMPO debió de pertenecer a BELTER que eran las tipicas cassettes de sello naranja que muchas de ellas se les desprendia con facilidad se editó LOS PRIMEROS EXITOS DE VICTOR MANUEL por ejemplo que empezó en BELTER hasta 1970 , EL BAILE DE LOS PAJARITOS ETC.

    ResponderEliminar