.

.

jueves, 26 de enero de 2012

ES LA HORA ES LA HORA...

es la hora de bailar, tal y como cantaba Xuxa, pero en este caso toca bailar con la más fea, una que hace que la ya olvidada vicevogue se muestre ante nuestros ojos cual diosa exuberante en carnes y curvas y de promiscuidad y lascivia pecaminosamente desbocada.

La fea, nuestra fea, es lo que queda destepaís, anteriormente conocido como Apaña y que sólo recuerda que es una cosa más que reinos de taifas cuando la pelotita entra, sólo en ese caso se puede decir en voz alta (e inclusive haciendo el ridículo más espantoso cantándolo) aquello de "... yo soy apañol, apañol, apañol...".

(Pues casi que llegado a este punto estoy por dejarlo y centrarme en Xuxa, que tenía su morbillo, pero como la historia no la han escrito los cobardes voy a intentar no desvariar mucho, que ya es difícil).

¿En qué ha sido lo primero en lo que he pensado esta mañana nada más levantarme? pues en el principio de subsidiariedad* recogido en el Art.5 del TUE (firmado hace ya la friolera de 20 añazos en Mastrique). ¿Que suena raro?, más raras son las noticias con que nos desayunamos en el telediario y cuando sales a la calle a nadie parece importarle. Pero volvamos a ese principio... que no voy a explicar porque presupongo que lo sabéis y se me ha gastado la tinta del ordenador y no puedo escribir más.


Es cierto que, como comentó Maragall, crecido él, hace algunos años, el estado es cada vez más residual, y si es algo de por sí grave alcanza cotas insostenibles cuando nacionalismos periféricos atentan constantemente contra la unidad nacional y hace casi imposible articular las medidas necesarias para una pronta recuperación económica de España en este momento de crisis no sólo económica (de ésta se sale más o menos tarde) sino moral e institucional. 

Señores, España hace aguas por los 4 costados, la fiesta no puede seguir, se deben recuperar competencias, centralizar la administración del estado y acabar con ese gigante despilfarrador de recursos en que se han convertido las CCAA.

Que se ha hecho mal es evidente, y que lo que en un principio podría tener cierta lógica desde el punto de vista de la gestión y la aplicación de políticas de forma más cercana al ciudadano ha llegado a su fin, sin olvidar un detalle crucial, que todo esto es consecuencia de una cobardía asombrosa de los constituyentes por “calmar” a los nacionalistas. Pero señores, del mismo modo que un perro muerde, un nacionalista “periférico” es un peligro para la unidad nacional, y a estos ni agua.

Podemos compararnos con los dos extremos de estructura territorial que tenemos en la propia Europa, por un lado con países fuertemente centralizados, Portugal y Francia, pues bien, la administración central dispone del 82 y el 88% de los recursos económicos respectivamente, y dudo mucho que sus democracias sean o más débiles o más insolidarias que la nuestra, en el caso francés casi diría que al contrario, esto no sólo evita las distorsiones interterritoriales sino que fomenta el sentimiento nacional, tan necesario para emprender acciones conjuntas y solidarias, aunque siempre nos podemos encontrar con excepciones a la regla, y que en el caso francés nos remite a los moromierda de segunda y tercera generación, pero de dónde no hay no se puede sacar, como todo el mundo sabe.

En situaciones de crisis parece lógico pensar que para afrontarla de este nivel, un estado que sólo gestione el 20% de los recursos está vendido de antemano, aunque hemos de reconocer que ahora tienen una oportunidad de oro para emprender las reformas necesarias, la gente está especialmente sensibilizada por los casos de corrupción y, sobre todo, la mala gestión que ha dilapidado ingentes cantidades de dinero, NUESTRO (no como decía aquella de que el dinero público no era de nadie), y es que no hay nada como que te toquen el bolsillo, aunque también hay casos excepcionales en que esa situación puede abocar a la comisión de delitos o directamente a conllevar comportamientos rayantes en la gilipollez suprema como la de declararse insumiso fiscal ante España y solicitar al presidente de tu comunidad autónoma un número de cuenta donde realizar tus pagos a esa tu comunidad

Inspección fiscal, clausura del negocio, algunos meses en la cárcel y tontería curada (esto es lo que debería ser, veremos lo que será...)

Pero lo más llamativo de este suicidio asistido y voluntario lo tenemos si nos comparamos con Estados realmente federales, Bélgica o Austria, quienes disponen de, respectivamente, el 65 y el 70% de los recursos económicos. Es evidente que algo falla.

Me parece lógica la aplicación de ese principio, pero al contrario de lo que postulaba Maragall no a través de un estado residual (ya que es cierto que perdemos soberanía por arriba a favor de la UE y por abajo a favor de los entes locales y autonómicos) podríamos aprovechar para eliminar de un plumazo las CCAA y establecer un órgano que coordinase la aplicación de ese principio de forma homogénea en todo el territorio nacional, sin exenciones fiscales, cupos o equilibrios de déficit fiscales ni, sobre todo, creando artificialmente fronteras económicas o idiomáticas entre CCAA. Puede darse el absurdo de ser más fácil exportar melones a Alemania que a Murcia

Recursos (bien utilizados) hay de sobra, preparación parece ser que también, otra cosa es que haya voluntad... veremos. 



8 comentarios:

  1. Sabía que eres un tipo muy inteligente que lo disimula hablando de "ruídos", pero hoy no lo has logrado y has dejado el sello, la impronta de la lucidez.

    En tanto no se eliminen, y no es nada dificil, todas las autonomía, se pongan como se pongan los peneuveros y los de Ciu, este apís seguirá a la cola de Europa. Ese invento de las autonomías no se le ocurrió en otros país democrático ni al habitual observador de estrellas que hay en todas partes.

    Además demostrado está de sobra que el centralismo francés es el único modelo que nos sirve. Los federalismos están bien para paises disciplinados y nuevos, sin historia, o para artesanos de fabricar chocolate y relojes porque de esa forman disimulan su naturaleza auténtica que es la de usureros banqueros.

    ResponderEliminar
  2. Es que de un tiempo a esta parte me noto excesivamente relajado Tella, y eso no es bueno, hay que estar alerta y con la pluma afilada.

    Y sobre todo me enciende la oportunidad que tenemos de regenerar esta ruina con la legitimidad de una mayoría absoluta suficiente y la "excusa" de la crisis, el problema es que el pp es parte del problema desde el momento en que la razón de ser de los partidos políticos es tocar pelo, y tienen demasiadas autonomías como para perder ese bocado tan apetecible. Es como el enfermo al que hay que amputarle una pierna si no quiere morir pero se resiste a dejar de bailar.

    Tus palabras no por generosas dejan de ser ciertas, y es que tomeme un vaso de agua complvtense esta mañana y vínome la inspiración.

    Y nadie podrá decir que no lo venimos repitiendo desde que estamos en esto de los blogs, Francia nos muestra el camino, por cierto, lo has clavado con los belgas y los suizos.

    Pero ya sabes, luego vendrán los progres a decir que el centralismo es fascismo, pues nada, ahí está los países nórdicos, que descentralizados (siempre desde una perspectiva federalista) no podemos decir que estén mucho y donde más claramente puede verse un ejemplo de aplicación coherente del principio de subsidiariedad.

    ResponderEliminar
  3. Pero para todo esto que comentáis a alguien debería interesarle el sentido común o en su defecto la propia experiencia o en su defecto los ejemplos europeos o en su defecto saber matemáticas o en su defecto dejarle los asuntos a los que saben algo de algo...

    Tenéis que tener en cuenta otros factores como la cría del cangrejo rojo o el por qué amanece (que no es poco).

    ResponderEliminar
  4. Me agradaría saber si hay manera de encontrar esa maravillosa agua de Complvtum en alguno de los numerosos super de la capital. Demostrados sus eficaces efectos en la su entrada de hoy, me gustaría avivar mis neuronas lo antes posible. Gracias anticipadas.

    ResponderEliminar
  5. El problema Ocón es que muchas de las cosas que comentas las tiene "alguno" en el pp, y a pesar de la mayoría absoluta y las ganas de la calle no lo harán por el que dirán 4 miserables sociatas o el periodismo izquierdoso.

    Cosas veredes que decía aquél.

    ResponderEliminar
  6. No se preocupe Bwana, tras su comentario me encargaré personalmente de que le llegue en envase especial y por correo urgente una botella de ese agua.

    Acompañada por garrapiñadas, rosquillas o costrada, lo que prefiera vuesa merced.

    ResponderEliminar
  7. Mu bien dicho todo sin necesidad de palabrejas raras, retórica pomposa ni enrevesamientos como acostumbran a hacer los escritores de tratados varios y no pocos prospectos para desanimar al personal (me temo que no soy la única que no se lee los manuales y que por eso tantas cosas funcionan "de oído")

    Por cierto majo, como soy casi tan cotilla como Baltasarito no sé qué significa eso del 13 y el 12 que os traéis vos y el Tella sobre algo que dije en su sitio, si tienes la bondad de iluminarme.

    ResponderEliminar
  8. Si hay algo que empalaga Maribel son los que se recrean en su suerte con florituras varias, con lo fácil que es llamar culo al culo.

    Por eso tus post (y los mios algo menos) triunfan, por la claridad y el choteo fino, sin necesidad de dobles mortales con tirabuzón que aburre.

    En cuanto a lo otro, jajajajajajajaja, sabía que lo preguntarías y sabía que Tella lo borraría, por eso hice una captura de pantalla en el ordenador, y es que se ve que blogger te jugó una mala pasada... mira tu mail

    ResponderEliminar