.

.

lunes, 30 de enero de 2012

UNA DE BOMBAS ATÓMICAS


Toda historia comienza en una fecha y un lugar concretos, la nuestra la situaremos en el lejano 1908, en una remota región siberiana, Tunguska.

Ese año fue especialmente intenso en toda la tierra respecto a fenómenos extraños como el que nos ocupa, en este caso concreto la versión oficial afirma que un gran meteorito extraterrestre había impactado en esa zona y había provocado un paisaje singular (muy similar al creado años después en Japón tras las explosiones de Hiroshima y Nagasaki). Realmente todo es fruto de una maniobra increíble de la inteligencia soviética en la época de Stalin, que creó una historia falsa 30 años antes, una especie de versión cañí de regreso al futuro.

30 de junio de 1908, un gran meteorito surca los cielos de Siberia central descendiendo a gran velocidad e impactando violentamente contra la tierra provocando una explosión que fue visible muchos kilómetros a la redonda. Ese impacto provocó extraños sucesos luminosos en todos los cielos del mundo e inclusive fue registrado por los sismógrafos de Londres.

Como dijimos antes, fue una fecha en la que coincidieron varios fenómenos naturales catastróficos pues en fechas próximas se produjeron, entre otros, la explosión del volcán Peleano, en Colima (México) y a cuya explosión asocian el fenómeno que comentábamos de la luminosidad o un gran terremoto en Messina.

No obstante hay que hacer una pequeña matización respecto al tema de la coincidencia de fechas y es que se han comprobado errores de cálculo, al fin y al cabo el mundo “occidental” se regía por el calendario gregoriano mientras que los rusos usaron el juliano hasta 1918 (ese año, el día siguiente al 31 de enero, fue el 14 de febrero).


Cómo fabricar una historia oficial

El 23 de febrero de 1945 los alemanes lanzan su bomba atómica sobre Tunguska y Stalin, en lugar de comentar a sus aliados la que se les venía encima (y que era lo que pensaban los nazis que haría), da la callada por respuesta y sencillamente porque no le apetece que los americanos descubran la vulnerabilidad de su imperio. Dicho y hecho, reconstruyamos la historia.

Salvo pequeños apuntes en periódicos de la época (1904 a 1910) sobre caída de algunos meteoritos por aquella zona siberiana no hay NINGUNA documentación publicada, ni en Rusia ni en el mundo, sobre el fenómeno de Tunguska antes de 1946, en ningún idioma, ni tan siquiera el ruso. Los estudios datados en 1903 por la Royal Meteorological Society, llevados a cabo por F.J.W. Whipple, sólo hacían referencia a grandes meteoritos caídos en la zona de Siberia a principios de siglo XX, sin ninguna relación con Tunguska.

1927, Stalin asume todo el poder en la URSS, tras la guerra y con el sistema “democrático” recién instaurado NADIE puede moverse libremente por el territorio, y curiosamente es el año en que aparece la figura de Leonid Kulik, quien salvando todas las limitaciones emprende un descabellado viaje, una expedición en busca del meteorito de Tunguska. A pesar de que aun a día de hoy sólo es posible acceder al lugar en helicóptero él consigue llegar montado en su trineo y encontrarse con el espectáculo de un remoto valle arrasado por el efecto de una gigantesca explosión. 

El tema no se vuelve a retomar hasta el ya comentado año de 1946, año en que aparece el primer libro que relata la aventura de este “desconocido”, y que fue obra del científico ruso Alexander Kazantsev, este autor concluye que la la causa del fenómeno de Tunguska fue una explosión atómica de una nave extraterrestre, con dos cojones.

¿Qué chirría en la historia? En primer lugar la cuestión de las fechas que ya hemos comentado, las fotografía existentes de Tunguska muestran un espectáculo idéntico al de Hiroshima, devastación sin precedentes, según las autoridades soviéticas estas fotos son de 1927 año en que Kulik realizó ese viaje fantástico. Hay otras de finales de los años 30 (siempre según versión soviética) con el mismo panorama, destrucción total, a pesar de haber transcurrido más de 30 años. Sin embargo, milagrosamente, a partir de 1946 se empieza a reforestar de forma casi instantánea, exactamente igual que ocurrió en Hiroshima.

Si las similitudes entre Tunguska e Hiroshima no son suficientes podemos compararlo con otro hecho natural acontecido en EEUU en 1980, la explosión volcánica del monte St. Helen en el estado de Washington con una fuerza un millón de veces mayor que la de Tunguska hizo desaparecer media montaña y derribó millones de árboles en un radio de decenas de kilómetros, pues bien, a los 15 años casi se había recuperado completamente. Al año de la explosión el aspecto era similar al ruso 30 años después, recuperación que se produce como hemos dicho a partir de 1946. Al igual que en Hiroshima, tras la radiación se produce un crecimiento vegetal acelerado en el área previamente destruida por la bomba atómica.

En segundo lugar chirría el papel del explorador, de cómo llega milagrosamente y cómo desaparece, si ya de por sí queda claro la remota posibilidad de llegar con vida al lugar, cosa que él hizo, no deja de sorprender cómo el protagonista de esta heroicidad acabó sus días. No olvidemos que la fantástica aventura comienza cuando Stalin llega al poder y acaba en 1942, cuando desaparece este hombre y ya no podrá explicar las lagunas de la historia, muriendo en extrañas circunstancias como no podría ser de otro modo, y es que Leonid A. Kulik muere de tifus, tras ser hecho prisionero por los nazis en el frente oriental e incinerando en un campo de concentración alemán.

Demasiado interés en hacer desaparecer el cuerpo y que no deje rastro, pero volvamos a las pequeñas lagunas, los rusos nunca enviaron al frente a nadie que supiera algo más que leer o escribir, desde el primer día de la guerra hombres y mujeres con formación superior quedaron exentos del combate y eran usados en las industrias soviéticas de retaguardia, por eso encaja mal eso de un científico de 60 años en el frente.

A pesar de todos estos datos, debemos quedarnos sobre todo con el que, probablemente, sea el más importante de toda esta historia, NO HAY CRÁTER. Si supuestamente impactó un meteorito, la velocidad alcanzada por éste al chocar contra la tierra debería haber formado un cráter de dimensiones extraordinarias que ni tan siquiera el paso del tiempo con una climatología adversa habría borrado. Pero no es sólo la cuestión del impacto, repetimos, es el paisaje encontrado.


GROUND POINT ZERO

Es justamente ahí, a setecientos metros de altura cuando estalla Fat Men el 6 de agosto de 1945, con una luminosidad de mil soles arrasa y volatiliza todo lo que encuentra en un radio de 1500 m, extendiendo hasta los 8 km su onda de choque y destruyendo todo lo que en ese diámetro encontró, curiosamente, los árboles que se encontraban justo bajo el epicentro de la explosión permanecieron en pie (al llegarles verticalmente la onda de choque), exactamente igual que los árboles de Tunguska décadas después.

Un dato similar que favorecería la teoría de la bomba atómica nazi se encuentra en la cota de explosión, Hiroshima explotó a 565 m y la de Tunguska a unos 600 (por la topología de la zona y el mapa del efecto muestran que la explosión fue parada por un monte de unos 600 metros de altura). 

El radio de destrucción fue similar, 1,5 km, aunque su onda de choque se extiende más de 12 km (mayor potencia que la bomba lanzada en Hiroshima). Tras la explosión, el incendio posterior multiplicó por 30 el área destruida por lo que con los datos en la mano numerosos expertos consideraron que lo que explotó en Tunguska fuese similar a una bomba de hidrógeno (miles de veces más fuerte que la de Hiroshima) lo cual es no sólo exagerado sino imposible, una explosión de tal magnitud habría volatilizado los árboles del epicentro y no habría quedado rastro alguno de ellos, cosa que no sucedió, fue una explosión de unos 20 kilotones, igual que en Hiroshima. Los datos que manejan los investigadores durante los últimos 50 años apuntan a que lo que sucedió en Tunguska fue una explosión atómica, pero no, lógicamente, en 1908, sino en 1945, la bomba atómica nazi.

Aunque ampliaremos los datos, la prueba se realizó en principio en un lugar tan inhóspito y alejado de cualquier ciudad importante por la sencilla razón de que los nazis sólo pretendían demostrar a los aliados de lo que eran capaces, los rusos, al ver la potencia destructora correrían a contárselo a sus socios y estos se sentarían a la mesa de negociación con Alemania, aceptando todas las condiciones que ésta impondría. Hitler era un obseso de la geopolítica y utilizaría la bomba como un “arma diplomática” (y aquí tenemos el embrión de la futura guerra de persuasión nuclear de los bloques)

El lugar escogido ofrecía sólo ventajas, en caso de no explosionar no sería un problema para los alemanes ya que el artefacto quedaría perdido en la inmensidad del bosque siberiano sin casi posibilidad de ser recuperado y/o reutilizado por los soviéticos, evitaría igualmente incrementar el odio y represalias de las tropas rusas. Demostraría que la distancia no era un problema, pues era equidistante a Nueva York o Washington por ejemplo, quería hacer daño a los soviéticos pero era consciente de que por su extensión, lejanía de sus ciudades o dispersión de sus centros de producción industrial el efecto destructor se habría minimizado.

En cuanto al tema de la posesión o no de la bomba atómica por parte de los nazis hay varias teorías, entre ellas la que niega esa posibilidad, al fin y al cabo todos los proyectos atómicos nazis, por decisión del Führer, trabajaban en paralelo sin que ningún grupo supiese lo que hacía el otro, para fomentar la competitividad y por extensión la eficiencia, tan sólo Hitler conocía al detalle cómo iban todos los proyectos. Esta es la versión más reconocida y defendida, pero no debemos olvidar una cosa, es la versión de los vencedores. 

La otra versión, la menos conocida, es que gracias a la captura de científicos nazis tanto rusos como americanos dieron un giro de 180º en sus investigaciones sobre el tema. Ninguno de ellos había sido capaz de enriquecer Uranio 235 a pesar de la inmensidad de millones que estaban malgastando Oppenheimer y sus socios en el Proyecto Manhattan, hasta que fue capturado un U235 cargado de material radioactivo que se dirigía a Japón, país con el que compartía sus avances en este campo.

Pero como solemos decir por este lugar, esa es otra historia...

addenda - creo que vamos a poner las diferentes teorías que, acerca del suceso de Tunguska, han visto la luz a lo largo y ancho del planeta, vamos con ellas (entre paréntesis el año de las descabelladas propuestas):


HIPÓTESIS TECNOLÓGICAS 
  1. Explosión atómica de una nave espacial proveniente del planeta Marte (1946)
  2. Aterrizaje de una nave espacial provista de frenos de reacción (1950)
  3. Despegue de una nave espacial tras un breve vieja a la tierra (1951)
  4. Llegada de una nave espacial proveniente de Venus en un momento favorable (1958) 
  5. Nave espacial cubierta de una envoltura de cobre (1958)
  6. Artefacto automático de espionaje enviado desde venus (1959) 
  7. Cohete provisto de puertas y ranuras, lo que explicaría la forma del agujero perforado por estas últimas (1960)
  8. Explosión atómica, probablemente de uranio, por causas desconocidas (1960)
  9. Caída, aterrizaje o desintegración de un platillo volante (1961)
  10. Un rayo de luz muy fuerte proveniente de la estrella 61, Cisne (1964)
  11. Nave que deposita sobre la tierra al "hombre de las nieves" (1965)
  12. Nave espacial de "tiempo negativo"! (1965)
  13. Colisión de 2 ó 3 naves espaciales (1966)
  14. Nave caída por accidente mientras sobrevolaba la tierra (1967)

HIPÓTESIS DE LA ANTIMATERIA 
  1. Caída en la tierra de un trozo de antimateria, un "antimeteoro" (1947) 
  2. Aniquilación en la atmósfera de una cantidad importante de antimateria (1958)
  3. Fenómeno análogo a la destrucción del supuesto planeta Faetón (1959) 
  4. Aniquilación de un "antimeteoro", lo que explicaría la presencia de carbono radioactivo (1965)
  5. Fenómeno estático: probabilidad a 1/7 (1966)
  6. Objeto estelar de materia "supercompacta" (1966)
  7. Meteoro común acompañado de un pequeño satélite de antimateria (1968)
  8. Transformación del tiempo, del espacio, de la gravitación en energía (1968)

HIPÓTESIS RELIGIOSAS
  1. Descenso del dios Agda, que significa ángel (1908)
  2. Vuelo de un dragón de fuego llamado Gornitch (1908)
  3. Repetición de la catástrofe de Sodoma y Gomorra (1950)

HIPÓTESIS GEOFÍSICAS 
  1. Detonación de 1 o más rayos en cadena (1908)
  2. Terremoto que provocó una vibración del aire (1908)
  3. Comienzo de la guerra contra los japoneses señalado por un tiro de artillería (1908)
  4. Huracán común o tromba seguido de un ligero incendio (1928) 
  5. Explosión de una fábrica en la que se elaboraban diamantes artificiales (1958)
  6. Explosión de una nube de mosquitos de 5 km cuadrados de dimensión (1960)
  7. Radiación eléctrica de la ionosfera provocada por un meteorito (1962)
  8. Formación de gas fulminante por el paso de un meteorito ardiente al atravesar los espacios siderales (1962)
  9. Cataclismo inexplicable en las antípodas del globo terrestre (1964)
  10. Explosión de metano u otro gas durante la formación de un rayo (1967)

HIPÓTESIS METEÓRICAS 
  1. Aerolito colosal que se descargó eléctricamente (1908)
  2. Caída de un gran meteoro en la cuenca del Tunguska (1922)
  3. Remolino provocado por la descomposición en el aire de un meteorito (1925)
  4. Meteorito que volaba sobre la tangente de la tierra y que siguió su viaje hacia el cosmos (1929)
  5. Colisión entre la tierra y una nube muy densa de polvo cósmico (1932)
  6. Meteorito que provocó u cráter convertido luego en pantano (1959)
  7. Lluvia de piedras meteóricas (1959)
  8. Onda expansiva de un meteoro que desapareció antes de tocar la tierra (1959) 
  9. Explosión térmica después de la desaparición súbita de un meteoro de hielo (1960)
  10. Meteorito de composición poco habitual, por ejemplo de hielo (1958)
  11. Nube condensada de polvo cósmico (1962)
  12. Desaparición d un meteoro por fricción con el aire (1964)

HIPÓTESIS METEÓRICAS (APÓCRIFAS)
  1. Bólido luminoso que habría pasado sobre los PPBB (1908)
  2. Meteorito común de gran tamaño que habría caído en el río Ketty (1958)
  3. Meteorito que habría rebotado en la tierra en dirección al norte (1958)
  4. Meteorito de hierro quemado después de explotar en pedazos (1959)
  5. Meteorito de piedra no encontrado todavía y que se encuentra probablemente en el lecho del río Tchurguim (1959)
  6. Carga electrostática de un meteoro que provocó la destrucción de la taiga (1959)
  7. Colisión en el aire de dos meteoritos (1959)
  8. Explosión de un meteorito en muchos fragmentos que luego chocaron entre sí (1959)
  9. Pequeño meteoro caído sobre un bosque no muy poblado (1960)
  10. Meteorito de carbono que se quemó en contacto con el oxígeno (1966)
  11. Meteorito destruido por el calor provocado por la fricción del aire (1967)
  12. Meteoro proveniente del oeste y caído en la cuenca de Tunguska inferior (1968)

HIPÓTESIS COMETARIAS
  1. Caída de un cometa o de un planeta sobre Angara (1908)
  2. Colisión de la tierra con otro planeta importante (1934)
  3. El cometa Ainke, que se encontraba en 1908 cerca de la tierra (1958)
  4. Descomposición de radicales libres, explosión química (1960)
  5. Explosión térmica del núcleo de un cometa de hielo y evaporación (1960)
  6. El mismo cometa que provocó la desaparición de la Atlántida (1963)
  7. Explosión mecánica del núcleo del cometa (1964)
  8. El cometa 1874 II al entrar en la atmósfera habría provocado una onda de choque (1965)
  9. Disociación del agua de un cometa y explosión del gas fulminante (1966)

HIPÓTESIS SINTÉTICAS
  1. Un meteoro de hielo que se disoció, al quemarse habría provocado una reacción termonuclear (1961)
  2. Vuelo cósmico utilizando la antimateria y el aspecto del planeta como camuflaje (1963)
  3. Cometa de antimateria que atravesó la atmósfera (1965)











14 comentarios:

  1. PREMIO A LA INVESTIGACION BLOGUERA. Muy bueno, Isra, llevabas tiempo anunciando este tema y hasta se me había olvidado ya.

    En mi blog tengo escrito un análisis del fenómeno Tunguska y copio literalmente lo que dice la versión oficial :
    "En 1908 se produjo una tremenda explosión en los cielos de Tunguska (Siberia) que arrasó literalmente más de 2.000 kilómetros cuadrados de tundra.

    La onda expansiva fue lo suficientemente fuerte como para derribar sin contemplaciones personas, carruajes y caballos que se encontraban a más de 500 km de distancia.
    Casi un siglo después del "suceso de Tunguska", los científicos siguen sin estar completamente seguros de la causa que lo provocó.
    ".

    Gracias por la valiosa información que aportas hoy. Bingo.

    ResponderEliminar
  2. No te podría transcribir todas las teoría que acerca del tema hay Tella (últimamente tengo memoria pez), algunas muy descabelladas, pero cuando llegue a casa y ojee un librito que no hace mucho leí sobre el tema a lo mejor lo pongo como apéndice al post.

    Es lo bueno de los blogs, que te tienen entretenido mientras haces los post, y a veces, hasta aprendes cosas, casi casi como el libro gordo de Petete.

    Y como siempre, te agradezco de corazón tus más que merecidos elogios.

    ResponderEliminar
  3. Una prefería por más misteriosa la otra versión, pero me ha gustado mucho la explicación, aunque antes de entrar pensaba que la cosa iba con el enano del plutonio...ya va siendo hora de que alguien le aplique un tranquilizante, pienso.

    ResponderEliminar
  4. Uf, Maribel, pudiendo evadirme con batallitas de abuelo cebolleta que tanto me gustan de la 2ª GM como que de lo del enano paso.

    Y piensas bien, no descarto tranquilizante via supositorio, pero no rectal, de los gordos, de los que se lanzan desde portaaviones.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante, bien traído lo de que seria una demostración de Hitler pero sin querer hacer daño, esta posibilidad también la barajaron los americanos en Japón, al final se decidieron por una ciudad, pero también pensaron hacerlo así. Lo que no entiendo es porque los americanos a día de hoy aún no habrían dicho nada. Incluso los Japoneses o Alemanes (Lo del submarino es cierto). Lo del científico con 60 años en el frente solo tiene la explicación de que Stalin era un cabronaco y hacia estas cosas, incluso a su hijo lo dejo morir a manos de los nazis (pensaba de él que era marica). Pero es muy interesante esta versión y muy bien escrita. Pon mas que a mi también me gustan mucho.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  6. A ver si he entendido bien. ¿El tal meteorito de 1908 fue un cuento ruso para justificar el hueco de la bomba atómica nazi? Lo que me extraña es tanta sensibilidad de Hitler para lanzarla en despoblado. En fin, una historia muy interesante.

    ResponderEliminar
  7. Los americanos no dicen nada Zorrete porque fueron los grandes beneficiados por la captura de numerosos científicos nazis así como por la incautación de miles de proyectos y patentes nazis.

    Tal es así, que se supone que los documentos sobre este tema que deberían haber visto ya la luz (has pasado de sobra los plazos prescriptivos), el Congreso no los desclasifica, y por algo será.

    Respecto a Stalin, recuerdo perfectamente cómo en una ocasión en clase de historia política no pude por menos que reírme del escándalo de cifras que daba el profesor respecto de las depuraciones que hizo en el ejército, poco más y tienen que coger el fusil sus amas de llaves.

    ResponderEliminar
  8. Buen resumen Bwana, pensaba él que tal y como estaban los frentes una matanza debilitaría aún más, por las represalias, a su ejército.

    Siempre partiendo de la base que se lanzó esa bomba, y por lo que se ve "puso el huevo".

    No fue baladí la decisión, fue tomada tras muchas consideraciones.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Periquín, y bienvenido.

    ResponderEliminar
  10. Fantástico post caballero. Mis felicitaciones. Pero me he quedado como antes.

    Según usted los nazís tenían la bomba atómica ¿y no la usaron contra los ingleses? Me extraña.
    Además, tendría que haber quedado algun resto de edificaciones donde se montó la bomba, digo yo! Acuerdese de la que montaron los americanos en el desierto de Nevada para realizar sus pruebas.

    Otra que dice... "curiosamente, los árboles que se encontraban justo bajo el epicentro de la explosión permanecieron en pie (al llegarles verticalmente la onda de choque), exactamente igual que los árboles de Tunguska décadas después."
    Digo yo que se refiere a antes,¿no? Y es que ya tengo la cabeza hecha un lio tras leer las listas de hipótesis del final.

    Sea lo que sea ha sido una entrada muy entretenida, sus dibujitos preciosos (que envídia le tengo) aunque echo falta una imagen del famoso páramo explosionado de Tunguska.

    ResponderEliminar
  11. D. Lorenzo, incluso se pensó en Nueva York, pero se temían las represalias, simplemente querían hacer una demostración de fuerza, no una masacre (y puede parecer algo absurdo en quien emprendió la solución final).

    Y por supuesto que se encontraron edificaciones, entre otras el complejo Manfred-Weiss (en Hungría) enorme complejo industrial donde se trabajaba el metal desde su fundición hasta la fabricación del armamento. Las SS lo habían convertido en uno de sus puntales industriales y casi toda su producción era para las Waffen SS así como el desarrollo e investigación de alta tecnología en el campo militar. Todo el trabajo atómico se llevaba ahí desde el principio, trasladándose la última fase al complejo Jonastal III (la fortaleza subterránea de Turingia).

    Piense que los americanos y rusos se encargaron de llevárselo todo y no dejar ni rastro, y ahí seguimos, triunfando en el campo del armamento militar gracias a los hallazgos nazis, cuyos documentos, planos, experimentos, prototipos, etc siguen saltándose a la torera la legislación yanqui al respecto y manteniéndose top secret.

    Lo de "décadas después" es un comentario un poco sarcástico, pues se supone que la explosión tuvo lugar en 1908.

    En cuanto a la foto del paisaje no encontré ninguna con una perspectiva lo suficientemente atractiva, y eso que hay muchas, pero soy muy tiquismiquis para según que cosas.

    Me alegra que le haya resultado entretenido, en cuanto al los dibujitos... tengo más, jajaja, que ya irán saliendo.

    ResponderEliminar