.

.

martes, 12 de febrero de 2013

HISTORIAS DEL ABUELO CEBOLLETA



No es la primera que aterriza por aquí, pero sí la primera con imagen oficial para la sección... vamos al lío.

Hoy, para variar, ando bastante liado en el curro, y es que me falta tiempo para controlar todos los frentes abiertos, por un lado chateando por el gmail con la parienta, por otro descargándome discos a cascoporro y, con el tiempo que me dejan disponible estas tareas, ando descargando alguna peliculilla por aquí y alguna serie por allá (es que anoche pusieron muy tarde American Horror Story y la tengo que descargar para verla esta noche).

De entre lo que me estoy descargando está la discografía completa de los Stray Casts, y el caso es que la tengo original en mis estanterías, pero es por joder y descargar gratis para que se revuelvan en sus asientos todos los de la SGAE, el caso es que al descomprimir los archivos he visto que estaba él, Blast Off, y ahí ha sido cuando me ha dado el ataque de nostalgia.

Todos hemos tenido trabajitos de verano que duraban 15 días a lo sumo, mi primer curro duró exactamente 5 días. Era verano, cómo no, y mi madre se ve que estaba hasta los cojones de que me tocase los ídem y no se le ocurre otra cosa que llevar el coche a lavar y cuando vuelve me dice que me ha encontrado trabajo allí ¿qué hacemos? fingir emoción (y una mierda como un piano). El primer día, lógicamente, fue catastrófico, al empujar un coche para que enganchase la rueda el rodillo del carril que lo guía incrustamos el coche y casi nos cargamos la puta maquinita de tropecientos millones de pesetas. Teniendo en cuenta que era verano y hacía un calor de cojones el estar refrescado todo el día no estaba mal, pero el trabajo y yo siempre hemos sido bastante incompatibles así que ni corto ni perezoso el 5ª día les digo que por recomendación médica (tengo escoliosis) el médico me ha dicho que este trabajo es muy perjudicial y que tengo que dejarlo.

Así tenemos un primer trabajo finiquitado. El segundo, que no prosperó, habría sido en la extinta Cointra, (ahora Alcalá Industrial), según me contaban los calores que allí hacían y lo que se trabajaba me resbalaba un sudor frío escalofriante, gracias a dios las vacantes se ocuparon antes de presentar mi solicitud.

En fin, que trabajos de fin de semana poniendo copas no debe considerarse trabajo, sobre todo cuando te comes la mitad de los aperitivos del antro, te tomas copas por la patilla y te echas unas risas con el jueves (que lo comprábamos todas las semanas) ah, y las patatitas fritas de El Extremeño, ricas ricas (y la dependienta más... aunque no creo que fuese a ella a quien dedicasen Loquillo y Trogloditas la canción Enamorado de la dependienta de la tienda de patatas fritas).

Y ahora es cuando llegamos la conexión del post con el disco; mi primer trabajo serio fue en Fiesta, una fábrica de dulces de mi pueblo, los que hacen los famosísimos chupa-chups Kojak, pues bien, tras 4 semanas comiendo dulces de todo tipo y haciendo como que trabajaba llegó la primera paga como dios manda, cotizada en la seguridad Social (estaba estudiando COU por lo que para un estudiante esa paga era un tesoro) ¿y en qué gasto mis primeros dineros ganados con el sudor de mi frente y de forma legal?, pues en este disco.


Que lo disfruten como yo lo disfruté.







6 comentarios:

  1. Ahora comprendo que estés cachas y eburneo con tantos esfuerzos físicos de jovenzuelo.

    Pero te ha dejado una secuela de aspecto cansado y debe de ser por los 5 días que pasastes desenredando la máquina de lavado de coches. No es nada saludable el esfuerzo físico y ahora que ya está viejales es aún más peligroso ese que realizas cada mañana en el gimnasio.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien planificada la carrera laboral: primero refrescando el cuerpo por el exterior en una máquina lava-coches y, después, refrescando el interior sirviendo copas. No se puede pedir nada mejor.
    ADD: Perdone si no he picado con el disco; la carátula me ha parecido sospechosa.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja

    Por cierto majete, si tú eres el abuelo cebolleta a ver qué seremos los demás ¿eh? cuidadíiin

    Menos mal que ahora te encuentras plenamente realizado con tus pluriempleos jeje

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que eso de levantarse a las 5 y media y meterse una hora en ayunas de gimnasio es adrenalítico Tella, de verdad, empiezas el día con muchísima energía, la misma que pierdo tocándome los güebos en el curro, jajaja.

    Estoy convencido que por cada día que hago eso resto dos de vida, pero al menos dejaremos un bonito cadáver.

    ResponderEliminar
  5. Siempre he sido un enemigo de los calores Bwana, y me ha pillado a la primera, sólo recuerdo un lugar donde hiciese calor y estuviese a las mil maravillas... la pista de algún antro techno.

    addenda - Vd. se lo pierde, es música güena güena

    ResponderEliminar
  6. No es por edad Maribel, creo que soy abuelo cebolleta desde los 12 años.

    Son jodidos esos picos de trabajo, el día que no descargo 3 o 4 Gb de datos en el curro me voy frustrado a casa...

    ResponderEliminar