.

.

lunes, 4 de marzo de 2013

PROS Y CONTRAS DE DETERMINADOS LOOK EN COMPROMISOS SOCIALES

El hecho de tener próximo un compromiso familiar ineludible (desgraciadamente) me ha hecho reflexionar sobre algo tan importante como las apariencias y me he puesto a estudiar detenidamente qué atuendo colocarme ese día para que, aun pasando desapercibido, la gente no se lleve una idea errónea de mí y, sobre todo, que no se saquen impresiones apriorísticas (flipas el palabro que acabo de colocar), impresiones que me importan, más o menos, una mierda como un piano.

El discreto acontecimiento social en el que se requiere mi presencia es una comunión, un celebro que considero yo debe celebrarse en la más absoluta intimidad, padre, madre, niño y cura y luego merendar en casa, pero no, ya se ha solicitado presupuesto a la banda municipal, se han contratado a unos pirotécnicos valencianos y se ha pasado aviso a varias revistas del corazón (otra cosa es que vengan). Luego, tras la discreta ceremonia que será retransmitida en HD con apoyo logístico de un aligotero, habrá que ir al restaurante a ponerse como el kiko, bien, llegados a este punto ¿qué hacemos?.

Vayamos por partes, el magno acontecimiento conlleva la asistencia a una ceremonia religiosa (Benedicto se la ha liado a mi cuñada con dimitir un par de meses antes de la comunión...  a ver si el nuevo quiere venir) y un sencillo ágape con 35 primeros, 12 segundos y 27 postres, todo ello regado con agua del pozo de la virgen mexicana, lo que descarto es cambiar de modelito en el receso entre ambos acontecimientos, asín que de lo cualo ¿cacemos? ¿look casual (pronúnciese CÁSUAL)? ¿etiqueta? ¿chándal por si hacemos un simpa? ¿hacemos lo que hagan los demás?... ¡y yo que sé que cojones van a hacer los demás!, además, estamos presuponiendo algo muy peliagudo, que los demás tengan buen gusto. Resumiendo, da igual, lo importante es no beber, conducir por la derecha y masticar cada bocado 125 veces (y beber con cada bocado 12 litros de agua... por aquello de no engordar, ah, y sacarina con el café).

Las normas básicas de etiqueta aconsejan, al menos un mes antes, darse una ducha con frotamiento de bajos y, el mismo día del celebro, darle la vuelta a los calzoncillos, y no vale mezclar ni hacer cochinadas, eso de echarse agua de colonia para disimular es una porquería propia de guarretes, lo nuestro es tendencia higiénica noreuropea (que este invierno ha hecho mucho frío).

Encontrándonos en la encrucijada de haber confirmado la asistencia y habiendo procedido adecuadamente a nuestra higiene personal queda lo más importante, ¿qué nos ponemos? y no vale cualquier cosa como hacen los chonis en sus bodas o los rumanos cualquier día del año, hay que buscar algo discreto pero epatante, sencillo pero glamuroso, moderno pero atemporal, y eso, rara vez, lo conseguimos unos pocos, ser elegante cuesta y aquí es donde empiezan mis quebraderos de cabeza.

He buscado miles de combinaciones posibles (todas válidas como no podría ser menos en alguien de mi savoir faire) pero al final me he quedado con las 5 que más posibilidades tienen de ser la definitiva, pasemos a exponerlas de forma sucinta pero suficiente, éstas serían, y no necesariamente por orden de preferencia: Me sanescapao las gallinas, Tarrimo dos hostiacas, Dame algo pa drogaina, No me petes lojete (que mesescapan los pedos) o Tengo más rabo que el diablo.

Pasen y lean...


Así, de entrada, esta primera opción la descartaríamos, al fin y al cabo vamos a estar cerca de una iglesia (si alguien se ha pensado que voy a entrar a ver la misa y todo eso ha enloquecido), como digo, el estar cerca de una iglesia un inconveniente (por lo del diablo, no por lo del rabo) muy grande si no fuese porque me importa una mierda como un piano, al fin y al cabo es súper molón. Como ventaja la sensación de superioridad que da la pose (favorecida por esos pantacas bicolor) y cómo, ataviados así, enamoramos a la cámara, por lo que no tendremos que avergonzarnos cuando veamos la fotos del celebro. De todos modos hay que tener en cuenta qué número calzamos, pues si os fijáis, la pernera del pantalón, a partir de la rodilla hacia abajo se estrecha considerablemente, por tanto, si te cuelga más abajo de la rodilla no hay que plantearse este modelo. Las combinaciones que permite son así mismo numerosas, si el aire acondicionado está petado te abrochas todos los botones de la camisa, que hace calor, te quitas la camisa y te dejas la chaqueta a pecho descubierto, que hace más calor todavía, te pones la camiseta de tirantes del que está detrás, y así hasta que te quedes en bolas con el colgante del de la izquierda. No obstante podríamos considerar este look un poco ilusionante/decepcionante (especialmente para solteros), sobre todo teniendo en cuenta el gusto por los cardados y los volúmenes, me temo que esto debe extenderse a las pelambreras más escondidas (joder, hay que explicarlo to, los pelos del culo y alrededores) por lo que el bulto puede ser, probablemente, mucho ruido y pocas nueces.
Valoración definitiva - apropiado para lugares frescos y golfas borrachas




Tratándose de una ceremonia en el pueblo ésta opción podría ser aconsejable, pero con muchísimo cuidado pues el sentido del humor de esta gente es un poco especial y podrían malinterpretar el homenaje y considerarlo una burla en su cara con lo que a pesar de un look rompedor saldría con bastantes menos dientes que la víspera. Favorece el toque familiar y campestre (la muchacha es de atrezzo así que aconsejaría consultar antes con la parienta) y si hace calor podemos enseñar la alfombrita del pecho y ese medallón dorado al que tenemos tanto cariño y por convencionalismos horteras debemos tener guardado en cajita hasta que llegan ocasiones especiales como la que nos ocupa. Como vemos la gente de pueblo es muy práctica pues la indumentaria serviría tanto para bailar una conga, servir unos cócteles detrás de la barra o subirse al tractor para pasar una jornada entretenida de trabajo en el campo. Si, independientemente de ser tío o tía, escoges el modelo minifaldero, se recomienda depilación brasileña, ah, y llevar bragas.
Valoración definitiva - apropiado para iniciaciones en sectas (coño, cómo se parece eso a una comunión)



Como podéis comprobar la intranquilidad se va apoderando de mí pues me veo incapaz de decidirme por el look adecuado, podría darse el caso de decantarme por ésta opción, pero esos tirantes, a priori, lo desaconsejan, recuerdo que en esa iglesia bautizamos a la princesa y hacía un frio de pelotas así que por aquello de no marcar pezones en la casa del señor tendremos que dejarlo en stand-by; ¿a favor?, el que podría ponerme como las cabras con unas lonchitas en caso de haber algún feligrés que colaborase a la causa. Igualmente, otro punto muy a favor de esta opción es la cinta palpelo, varonil hasta decir basta y, llegado el momento, te permite matar 2 pájaros de un tiro. Aunque es un fenómeno cuasi exclusivo de las bodas, en éstas, transcurridas unas horas de ágape, hacen aparición ellos, los gilipollas horteras de cojones que una vez pedos optan por atarse la corbata a la cabeza (con lo fácil que sería apretarla muchísimo en el cuello hasta el desvanecimiento del descerebrado y ahorrarnos esos espectáculos). Esta desagradable visión ya la evitas, y en segundo lugar, en caso de que participantes del celebro opten por la combinación aleatoria de complementos (lo más común por cierto), y evitar el bochorno, bastaría con desplazar un poco hacia abajo la cinta y taparnos discretamente los ojos para no torturarnos más con esos vestidos vaporosos (y estampados) excesivamente largos (hasta los tobillos) y que provocan numerosos tropiezos con los tacones (que hace años no se ponen y andan como patos) y que intentan disimular las lorzas que no se han podido quitar antes de la agradable reunión social a la que han sido invitadas.
Valoración definitiva - indicado para bodas chonis o conciertos de Julio Iglesias (las puretillas se volverán locas con un malote como tú y pillas fijo)




Si fuese un celebro gay no lo dudaría, sería el puto amo con esto, pero todavía, a esas edades, no han decidido su orientación sexual (o sí, yo ya con esos años andaba con ingenios para tocarle el culo a las compañeras de pupitre). El problema es que la fiesta empieza en la iglesia y conociendo su postura respecto de la homosexualidad y porculamientos varios casi que ni me lo planteo, además, con unos pantalones tan ajustados podría coger plaza en el coro de los niños cantores de Viena, y no me apetece, eso sí, desafiar a los vientos huracanados de la zona con esas melenas y 200 botes de laca tiene un interés añadido... veremos. Lo mejor de esta opción son las risas que nos podemos echar, imaginemos a cualquiera que se acerque al cura a comulgar con uno de estos modelitos, está claro que la hostia te la da con la mano abierta, y claro, con esas pintas no puedes consentir esa ofensa y ya está el lío...
Valoración definitiva - reuniones eclesiásticas que no peten el local (casi casi una comunión), ergo, éste tiene muchas posiblidades, pero...


Pero es que está este look, me parece que, tras sopesarlo todo, creo que me decantaré finalmente por éste, sin duda. Llevas "maletín" pa meter lo que nos podamos agenciar en el restaurante, con esos ropajes raro es el camarero que no te pregunta si quieres repetir, aparcas donde te salga de los cojones y a la hora de dar los regalos ya saben todos a quien hay que dárselos. Y sobre todo porque te haces unas risas jugando al despiste, no saben si vas a dar un concierto o a robar la recaudación del restaurante, y se van a pasar todo el rato apretando el culo que no les va a entrar una lenteja de canto. Y finalmente, el punto que decanta la decisión final es el reto de intentar pasar un control de la guardia civl de vuelta a casa, una furgoneta con matrícula vasca, llena de guarros con pasamontañas sería muchísimo menos sospechosa. El único inconveniente es que habrá que ir un mes antes en sesiones de 12 horas diarias a un solarium para tostarse la piel de manera adecuada, pero seguro que merece la pena.
Valoración definitiva - me lo pido pa la comunión.


De todos modos podría ir de moderno y epatar al público, decidme si no es cierto que partiría con la pana si me pusiese unas chanclas, un pantalón blanco adlib con un cordón de esparto en las trabillas y un polo blanco con los cuellos levantados... molón de que te cagas y sin rival en el celebro.

En fin, no sólo os pido consejo para que me indiquéis cuál creéis más apropiado para mi atlética y estilizada figura (ahora mismo marco abdominales con el abrigo puesto), me gustaría conocer vuestros gustos y saber con cuál vendríais a mi comunión...

9 comentarios:

  1. Hombre, en viendo cuan atado, previsto y planificado lo tienes todo, desde la ducha el mes anterior para limpieza de bajos y loa calzoncillos calculados para ser dados vuelta en el día de autos, también yo apoyo la elección que has decidido. Aun con los riesgos que comporta tropezarse con guardisibil yendo de esa guisa.

    Y la otra opción sustitutoria sería la de la primera imagen con el modelo del de primera fila y el primero de la izquierda.

    Lo que no has dejado claro es quién será el sustituto de Benedictinus en ese celebro. Por razón de estética yo le haría ponerse para el momento clave la peluca que usé yo en Complutum un día determinado. Le daría tono.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Tella, mis tentáculos no alcanzan a los pasillos del Vaticano, tengo que esperar a la fumata como todo hijo de vecino para iniciar negociaciones para que dé la misa del celebro el nuevo, me agrada comprobar que te gusta la moda ofrecida, si así fuese dime qué te gustaría para pasear este verano por la playa de tu pueblo y te lo mandamos por SEUR, total, entre guiris y aberchales seguro que pasas desapercibido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El abrigo de verano del negrata de la derecha en la última imagen. Para dar envidia a los de Bilbao.

      Eliminar
  3. Estoy seguro de que, con su conocido buen gusto y su elegante percha, sabrá escoger lo más adecuado para el evento.
    Ahora bien, en vista de las atracciones que lo aguardan en el posterior ágape, yo me pondría un chandal que, gracias a la elasticidad de la cintura, tiene la ventaja de permitir la expansión del estómago sin las apreturas normales de un cinturón.

    ResponderEliminar
  4. En un episodio de la mítica Friends amigo Bwana, mi amigo Joey me mostró el camino a seguir en esos ágapes, y es que mejor que el chándal es el pantalón de embarazada cuyo elástico tejido a la altura de la tripa se va adaptando como un guante a la cada vez mayor tripa.

    ResponderEliminar
  5. Qué brutico eres a veces jomío y lo que me he reído...pues depende de lo que más te apetezca, si la epatación, la comodidad, o ambas, pero si quieres ser recordado por siempre un chándal a la bolivariana combinado con unos zapatitos chúpame la punta y triunfo asegurado, seguro que luego van enseñando las fotos y el video en todas las teles y hasta ganan algún premio; los pelos no te va a dar tiempo salvo pelucón, y tampoco es cuestión de pasarse del todo porque como dices si es en el pueblo igual terminas en el pilón o te arrojan desde un campanario si creen que eres un urbanita faltón...

    ResponderEliminar
  6. Apoyo incondicionalmente el modelito elegido, previo paso por el solarium, o unos toques amplios de brocha con chapapote; el maletín relleno de fiambreras para llevar lo que no puedas comer alli, no sea que se lo tomen a mal, pensando que no te ha gustado la comida.
    Cualquier otro tambien sería adecuado, dada tu estilizada figura; pero me decanto por el modelo "tarrimo 2 hostiacas", por ser el mas apropiado pal evento o celebro.
    Si en algun momento nos invitas a tu comunión, yo por mi amplia figura, me pido el modelo tienda de campaña, talla familiar, no sea el caso.
    Salud y ponte como el quico.










    ResponderEliminar
  7. Creo que al final potaré por un clásico Maribel, el chándal brillante del carreful con calcetines blancos y zapatos de rejilla, eso sí, para no pillar otro gripazo como el que me ha tenido en cama 3 días esta semana el calcetín será gordito.

    ResponderEliminar
  8. D.Jaime, esa combinación que da, y que en casa llamamos modelo Demis Ruossos, es también muy apropiada, no sólo para ponerse hasta arriba sino para ocultar escopetas y maletines varios. Aún hay tiempo para valorar el modelo, pero la túnica sagrada es una opción más que interesante.

    ResponderEliminar