.

.

miércoles, 3 de abril de 2013

LO TIENEN A GÜEBO

Tantos años vociferando, tanto años pontificando y por fin, cuando menos se lo esperaban, tienen una oportunidad de oro para defender sus ideales (esos que tan bien defienden en hoteles de 5 estrellas en el malvado occidente).

Resulta que el mundo mundial maloso está amenazando a la democracia norcoreana y el representante apañol del gordo cabrón ha salido a reclutar unas brigaditas internacionales, como las que vinieron a violar y asesinar salvajemente en nuestra guerra civil (la de 1936, que hemos tenido varias), para ayudar a Corea del Norte en caso de guerra.

No he dado con la lista de los 430 subnormales que ya se han apuntado, pero me imagino que cuando consiga verla estarán de los primeros en la lista: Guillermo Toledo, los Bardem, Alberto San Juan, Sabina, Concha Velasco, Sean Penn, Matt Damon, Moore y otros muchos intelectuales de ambos lados del atlántico (que bonita frase).

En cuanto consiga la lista la publico y veremos por fin a estos comportarse conforme a sus ideales... ¿o no?, además, seguro que la culpa de esta escalada la tiene Aznar.

10 comentarios:

  1. Sin ninguna duda el causante del encabronamiento del Konchin-chin-Un es el ANSAR con sus siempre beligerantes declaraciones contra rojos.

    Cuando dispongas de esa LISTA no dejes de darnosla a conocer pero te garantizo que los que citas se han apuntado a "seguimiento por TV de los hechos bélicos. Por otra parte como lo que está haciendo el KONCHIN-CHIN-UN es puro teatro, le va al pelo el asesoramiento de todos esos para hacer ruído.

    ResponderEliminar
  2. Es que no falla Tella, aunque no tengan qué comer a los norcoreanos les dicen que se van a meter en una guerra para destruir a yanquilandoa y es equivalente ese subidón a dos docenas de potajes, 37 cocidos y un solomillo con foie para esa gente.

    ¿Tú crees que esa gente con ideas tan claras e inamovibles no irán allí a luchar por SU democracia?... se les ve muy convecidos cuando salen ladrando por la tele.

    ResponderEliminar
  3. Cagonlapús!
    Que no te has enterado que los voluntarios han hecho una ONG para pedir ayuda para el pueblo norcoreano?
    Dónde coños crees que van a ir?
    A Génova 13 a pedir pasta!
    (Lo alo es qe Mariano se la dará, para no ser un facha como el Aznar ése del que hablas)

    ResponderEliminar
  4. Ya estamos pidiendo y a la hora de repartir un puñao pa mi y unos centamistos para los norcoreanos... si es que no aprendemos Aspi. Confirmas una idea que me ronda hace muuuuucho tiempo, los progres viven mucho mejor con los peperos que con los suyos, y mira que viven bien con los suyos.

    ResponderEliminar
  5. Ya lo puse yo ayer en el jetalibro, pero lamentablemente lo vi después de haber acabado el último post en una temporadilla, voy a tomarme un respirito de tanta cretinez ambiental que cansa mucho...si hay colecta y pasan la gorra o recogen firmas me avisas que con tal de perder de vista y oído a algunos estoy ansiosa por contribuir.

    ResponderEliminar
  6. Pues nada hija, que como te digo en tu casa, te entiendo perfectamente, tómate unas vacaciones (se acerca el horror del verano y las chanclas) y si me ves por el pueblo me invitas a merendar croisantitos y muffins en la pastelería de la C/Libreros...

    ResponderEliminar
  7. Que descerebrados, pero estan aburridos desde que se fue el cejas.

    ResponderEliminar
  8. A ver, si es que les tenéis tanta mala uva que no.... Ellos son "Los Abajo Firmantes", pero viajar solo viajan por la bobile si no hay peligro. Si hay peligro en efecto Genova, 13 es el sitio mas beligerantemente seguro porque los peperos son gilis y no escupen siquiera desde las ventanas.
    Uuuuhhh.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  9. Pues sí Mamuma, con el cejas sólo se movían para ir a por el cheque.

    ResponderEliminar
  10. A partir de ahora Zorrete deberán modificar las coordenadas del triángulo de las Bermudas y colocarlo donde dices, Génova 13, no sólo porque es origen de TOTO EL MAL sino porque por lo visto está deshabitado el edifico ya que no se ve a nadie por allí... salvo los vociferantes.

    ResponderEliminar