.

.

domingo, 4 de mayo de 2014

A JODERSE Y A PEERSE

Es lo que decía el sabio para aquellos que querían y no podían, y es lo que ocurre con todos aquellos que no son complutenses, que son lo que pueden y les dejan.

Toda esta inmodestia se debe a que hoy, día de la madre, nos hemos vuelto a quedar sin regalito made in cole por la panda gilipollas que nos gobiernan, y como ahora hay muchas familias (yo no las llamaría así) alternativas: 2 maricones, 2 bolleras, progenitores A y B,... pues que vamos a joder al 99% de los alumnos por no frustrar a ese 1% que ha tenido la desgracia de caer en hogares propios de experimentos sociales contra natura.

El caso es que hemos decidido bajar a dar un paseo por el pueblo, y nos hemos encontrado esto:



Tras un breve paseo hemos ido a respostar (desde que me había levantado no había ingerido nada y mi cuerpo estaba convulsionando por la falta de azúcar), y nada mejor que hacerlo en Granier, en la C/Libreros (de momento voy allí porque es franquicia catalana, si se descubriese que en lugar de catalana fuese catalufa no volvería), el desayuno ha consistido en un frugal tentempié compuesto por (el mio): 2 croisantitos, 2 muffins de yogur, un par de donuts, una tostada con tomate y sal y un par de churritos, ah, y para bajarlo 2 exquisitos cafeses (esa tía tan fea y el gañán está claro que no son de mi pueblo, que han venido a hacer turismo).



Al final mis chicas han optado por levantarse de la mesa y salir por patas (previo pago lógicamente) oliéndose que podía dejar al establecimiento sin víveres para el resto de visitantes, y me han llevado de nuevo a la Plaza para bajar un poquito el desayuno (grave error, andar me da hambre). Paseando por la plaza más bonita destepaís nos hemos encontrado con las nunca suficientemente valoradas casetas de libros, donde he adquirido estos magníficos ejemplares para mi colección de la segunda guerra mundial (y que algunos suelen confundir con idolatría por los nazis y el gusto por el exterminio de las minorías, aunque no debería extrañar nada, son los mismos que confunden la militaria de la segunda guerra mundial o de la guerra civil española con el gusto por el Zyklon B).



Pues eso, que hoy estaba especialmente interesante mi pueblo, no me extiendo más, no me llega suficiente sangre al cerebro pues está toda en el estógamo, tenemos que hacer la digestión de 25 hot wings y 17 piezas crujientes del KFC, lo bueno es que me imagino que para dentro de un par de horas habré hecho hueco para los muffins de chocolate que nos hemos agenciado para la merienda y que servirán para calentar motores y cenarme una Route 66 en el Tommy Mel's.

Me parece que hoy cuando acabe el día, habré batido la ingesta calórica del presentador de Crónicas Carnívoras en cualquiera de sus programas... con dos cojones y un palito.

Saludos cordiales.


10 comentarios:

  1. No tienes remedio y lo vengo diciendo desde que Adolf estuvo en la Gard de Hendaye leyendo letreritos que no entendía mientras esperaba al desvencijado tren-locomotora chu-chú en el que iba Franquito, más acojonao que Curro ante un toro pero haciéndose el gallego.
    Lo del desayuno me lo creo por completo y lo de los libros que ibas a comprar era esperable los que has adquirido porque las "estampas" llevan todas uniforme y alemán.

    Lo del Tommy Mel´s te va a sentar fatal porque esas hamburguesas son puro plástico rociado de tomate.espeso..

    Por otra parte en esa pastelería GRANIER hay una dependienta que es medio "bizcondesa" y que para disimularlo así como sus amplios traseros no para de hablar. Si lo sabré yo que me tuvo una hora para envolver unos pastelitos de almendra picada que los había inventado un señor que antes era el dueño pero de la tienda de enfrente y que luego cerró y por eso ella no cierra.

    Cuánto mejor lo hubieras pasado si hubieras venido a la Herriko Taberna que yo conozco y que son tan simpáticos y afines con los del uniforme ese que llevaban los que iban con los milicos germanos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que le aproveche, amigo! Es natural que la contemplación de esos bellos jardines le abran el apetito. Supongo que mañana rebajará Vd. esas calorías extra con una larga visita al gimnasio.

    ResponderEliminar
  3. Ya te digo Tella, te juro por mi vida que me han sacado de allí porque si no todavía estaba con mi trigésimo desayuno, y lo de los libros es mi perdición, especialmente los de gran formato, aunque ya sabes que no desprecio lo que tenga que ver con la segunda guerra mundial. La pena es que no me he podido pasar por la feria del libro antiguo de Madrid de estos días (acaba el 18, a ver si encuentro hueco), pero ya he reservado fecha para la feria del libro que empieza el 30 de mayo. Lo de los borroca me lo creo, a nazis no les gana nadie (y ya me jode no haber podido subir a territorio comanche, pero ya sabes que lo que no puede ser no puede ser y además es imposible)

    ResponderEliminar
  4. ¡Cómo me conoce amigo Bwana!, ya he hecho los cálculos y a una media de 10 km/h en un par de meses he bajado el desayuno, lo de la cena ya lo dejo para el año que viene.

    ResponderEliminar
  5. Tomas desayunos estilo hobit o qué?
    Por otro lado, cómo puedes tener apetito con estas calores? No me lo explico. Mira que me pego caminatas (la parienta está de dieta y ejercicio, así que un paseíto son dos horas de marcha como poco), y me bebo el Atazar, pero hambre no hago, afortunadamente porque lo único que gasto son las suelas de los zapatos, las calorías se resisten a consumirse.

    ResponderEliminar
  6. El truco está en desayunar con la fresquita Aspi, así entra mejor, yo el hambre es un defecto que viene de fábrica, lo primero que hago cuando abro los ojos por la mañana es pensar en desayunar como un campeón. Y como sabes nuestro cerebro es gilipollas (el de los tíos) y siempre guarda una reserva energética en forma de lorza porque piensa que en algún momento de nuestra vida podemos perdernos por el desierto y necesitar esa reserva.

    ResponderEliminar
  7. Ya me olía yo lo del regalito, qué idiocia...a ´mi menda la llevaron de comilona por ahí.

    ¿Ya te has mirado lo del azúcar, chiquillo? te gusta más que a Celia Cruz.

    ResponderEliminar
  8. Hijoputez lo llamo yo Maribel, y ahora para compensar van a hacer la gilipollez del día de la familia ¡no te jode!, en fin, espero que al menos se dejasen la pasta en esa invitación. Y no te preocupes, lo del azúcar ya lo bajo yo con un bocata de nocilla.

    ResponderEliminar
  9. Un desyauno necesario para el alrgo paseo.

    ResponderEliminar
  10. Y eso que no fue muy largo Mamuma, si es largo todavía estoy allí.

    ResponderEliminar