.

.

domingo, 29 de marzo de 2015

EL CANTO DEL CISNE

De nuevo noticias del loco, ¡¡ y grandes noticias !!, vuelve a lo que llaman sus orígenes, pero en mi modestia me permito llevarles la contraria a todos los que digan eso, el loco NUNCA tuvo un disco 100% rockabilly, ni falta que le hacía, ya desde el comienzo le colgaron la etiqueta de que era demasiado punk para los róckers o demasiado rócker para los punk.

El caso es que como la mejor banda de rock nacional (impresionante e insuperable en directo) nunca volverá, se ha rodeado de uno de los mejores grupos nacionales de rockabilly, con uno de los sonidos más contundentes, los Nu Niles, y nos ha regalado Código Rócker (con una de las mejores portadas en años de un disco español... y que me recuerda a la portada de rockers.es).




Para su primer single ha tirado de una joya que compuso con su amigo Carlos Segarra (éste si es EL ROCKER) y que era uno de los temazos del disco debut de Los Rebeldes, el mítico Cervezas, chicas y rockabilly (de 1981).

Pues ahí tenéis el temazo (y la canción original de mis Rebeldes).




Para ser el último post es curioso que no salgan ni mis primas ni Elvis, pero es lo que ha hecho original el blog, que no sabías lo que te ibas a encontrar cuando entrabas.

Me imagino que nos reencontraremos en algún lugar y en algún momento.

Saludos cordiales






sábado, 21 de marzo de 2015

ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS DE AYER Y HOY

Todavía ando más mosqueado que un pavo en nochebuena con la nueva demostración de pusilánimes que campan a sus anchas en la educación apañola y cómo, por no ofender a maricones, boyeras y payasos varios, se han cargado la celebración del día del padre y de la madre en el colegio de mi hija, pero ojo al dato, para compensar celebran el día de la familia, pues eso, con dos cojones, hace falta una desvergüenza tremenda justificar la eliminación de esas dos fiestas argumentado mierdas varias de huerfanitos o hijos de maricones para hacer una oda o apología de la familia desesctructurada.

Pero lo mejor está por venir, si esto se hace en Madrid con gobierno del pp y con el pp en el gobierno de la nación me imagino la que nos espera con los sociatas o coleteros gobernando; a tomar por culo las fiestas navideñas o de semana santa, pero claro, lo que no faltará serán los días sin trabajar, eso sí, eliminaremos las odiosas referencias cristianas, ahora celebraremos los solsticios de verano e invierno y la semana santa la podemos cambiar por el equinoccio de la primavera...¡anda coño! igualito que los nazis, está claro que entre demócratas anda el juego.

Pero vayamos al meollo de la cuestión, y es que han venido mis primas Sepulvedana (mi tío, cuando salía de permiso de la mili, utilizaba estos autobuses para ir a ver a mi tía) y Teócrata (sí, es su nombre de pila), imagínate cómo están en su casa con la posibilidad de que llegue el coletas. El caso es que hace unos meses se licenciaron en sociología y realizando un estudio de campo para las próximas elecciones dieron con el prototipo de votante zurdoso (y que engloba sociatas, comunistas, pablemos varios y gentuza alternativa... sin olvidarnos de los intelectuales cejeros, corriente de pensamiento a la altura de la escuela de Atenas).

Os dejo el testimonio (aterrador y escalofriante) puesto que Sepulvedana y Teócrata, cruzando datos, han llegado a la conclusión que en una república ibérica (de régimen presidencialista of course... es la que mejor se adapta al narcisismo y mesianismo del coletas) el retrato robot del primer ministro (títere) sería algo así:





Y para compensar el disgusto, un poco de musiquita:

viernes, 20 de marzo de 2015

STULTORUM INFINITUS EST NUMERUS

Pues sí, y en el colegio de mi hija dan buen fe de ello.

Por segundo año consecutivo se han pasado por el forro de las pelotas el día del padre y lo han obviado como el que esconde una gran vergüenza, ni se han molestado en explicarse y/o justificarse, pa qué. Vuelven a ganar los tontos y es que ya sabemos lo que dijo Anatole France "... un necio es mucho más funesto que un malvado, porque el malvado descansa alfgunas veces, el necio jamás..."

¿La culpa es de la recomendación desde la Comunidad de Madrid? ¿del consejo escolar? ¿del director?, tengo mis dudas con respecto a este último, salvo que esté dispuesto a colocarse él solito en la picota en esta estúpida corrección política que nos asola.

¿La excusa para no celebrar ni el día del padre ni de la madre?, pues hijo, lo que ha habido siempre: huerfanitos e hijos de divorcidados (como en mi época vamos, generación del 71) y lo que hay de nuevo: familias monoparentales, dos padres maricones, dos madres feminazis, familias con progenitor A y progenitor B más tontos que pifio, etc...

Como indica el título que acuñó Tommy (es que somos muy íntimos de la familia de Santo Tomás de Aquino) los tontos son legión, si encima ves que todas las cualidades de la mayoría de tontos tipificados por el santo se juntan en nuestros gobernarnte es para salir corriendo, y es que no tienen desperdicio pues aúnan las cualidades del insipiente (falto de sabiduría o ciencia) del estólido (falto de razón y discurso) del fatuo (el tonto que se cree listo) del necio (el tonto que no sabe que lo es) y del insensato (un fatuo con poder).

No hay forma de desalojar al tonto de su tontería, así que me temo que o me busco un colegio donde no se anden con gilipolleces o nos tocará comulgar con ruedas de molino.

El tonto ha llegado para quedarse y en España campa a sus anchas.

martes, 17 de marzo de 2015

EXIJO RESPONSABILIDADES

Es más, alguien debería estar a esta alturas en la cárcel.

Desgraciadamente vivimos en un país en el que el grado de desvergüenza es tal que me temo que esto haya podido pasar desapercibido o que se asuma con total naturalidad a pesar de su conocimiento.

Pero no, esto cruza una raya roja a todas luces inadmisible.

Visto en su conjunto puede parecer una superproducción de la Troma, inspirada (plagio burdo y zafio quedaría mejor, pero me voy a permitir ser políticamente correcto hasta que los jueces dictaminen sentencia... y que suerte van a tener por tener abolida la pena de muerte enestepaís), inspirada, como decía, en: 300, Gladiator, El señor de los anillos y, para dar el toque dramático a la historia, FRIJOLITO, aunque a alguien le pueda venir a la cabeza ipsofácticamente Lady Halcon (diosssss, que gran película).

¿Ella?... pa mojar pan, eso sí, cuando sale con el cielo apocalíptico de fondo y ese vestido rojo tiene pinta de arrimarte una hostia como un pan de pueblo y vestir una familia de luto.

¿eso?... PA MATARLO, y una vez muerto, rematarlo, y una vez rematado, asesinarlo (iba a ponerle a ver una entrevista con el coletas de Pablemos pero no quiero ensañarme).


¿PERO QUÉ FORMA DE CORRER ES ÉSA? ¿NOS HEMOS VUELTO LOCOS? 


Vean y juzguen Vds. mismos (aunque puede tener su lógica, si por Uropa están más tontos que aquí y si en lugar de llevar una coreografía decente soltamos a ese corriendo de esa manera como pollo sin cabeza por el escenario ganamos de calle)


jueves, 12 de marzo de 2015

UNA DE BALONCESTO

No creo que descubra nada si digo lo mucho que me gusta el baloncesto, el mejor deporte de equipo que existe, a años luz en espectacularidad y entretenimiento de mierdas como el júrgol (pero ya saben lo que se dice de la mierda y las moscas....).

Y si hay algo que me gusta tanto como el baloncesto es el cine, el buen cine y si encima ese buen cine nos cuenta alguna historia deportiva más aún. Aquí me vale igual una de baloncesto (preferiblemente) que de beisbol o fútbol americano (y eso que no los entiendo demasiado). Si alguien se deja asesorar les recomendaría:

Si te gusta el béisbol: El mejor y Campo se sueños, si eres más de fútbol americano: The express, Un domingo cualquiera, Titanes, hicieron historia, Equipo Marsahall o Lobos universitarios y un par de piezas gourmet fuera de los deportes más o menos convencionales (cinematográficamente hablando), esa joyita del entretenimiento que es la que se marcó John Huston con Evasión o victoria, vale que es de júrgol, pero es una Gran Evasión para enmarcar, y cómo olvidar el peliculón y papelón de Paul Newman en El castañazo.

Y qué decir de las pelis sobre baloncesto (las mejores, se nota una evidente objetividad):

Hoosiers, más que ídolos, el hecho de que la mencione la primera no es casual, es LA MEJOR, al menos desde mi subjetivísimo punto de vista, es que cuando sale Gene Hackman en pantalla es como un agujero negro, lo absorbe todo, aunque Denis Hooper no se queda atrás; Ganar de cualquier manera, otro que tal baila, Nick Nolte, poco más que decir; Space Jam ¿en serio os tengo que contar por qué está aquí?... estética videoclipera, musicón, créditos antológicos, Looney Toones en estado de gracia y MICHAEL JORDAN, y para terminar un par de pelis para ese sábado después de comer en la que te apatece una buena peli con la que pasar un rato entretenido: Camino a la gloriaCoach carter.

Y una vez hecho este extenso paréntesis (nada extraño tratándose de cine) vamos poner esta magnífica historia que publica Libertad Digital...



En 1944, en Estados Unidos, los negros aún tenían la obligación de sentarse en la parte de atrás de un autobús. Por eso, a uno de ellos le pegaron tres tiros. Se había pasado demasiado tiempo en la parte delantera, y el conductor le disparó. Un jurado formado completamente por hombres blancos declaró al conductor no culpable.
En 1944, en Estados Unidos los negros no podían votar. Iban a diferentes escuelas, diferentes puestos de trabajo, y no podían acudir a según qué lugares públicos, ni a las tiendas del centro, ni a comer en muchos restaurantes…
En 1944, en Estados Unidos las ligas de baloncesto separaban sus competiciones en negros por un lado, y blancos por otro. No es que no pudieran jugar juntos; es que no podían siquiera enfrentarse.
En 1944, concretamente el 12 de marzo de 1944, un grupo de estudiantes de medicina de la Universidad de Duke, con un potente equipo de baloncesto que arrasaba en su liga universitaria decidió romper todas las reglas. Se enfrentó a un equipo de la Universidad para Negros de Carolina del Norte. Nos gustaría decir que ese partido lo cambió todo. Pero no fue así. Porque el partido tuvo que ser secreto. En 1944, en Estados Unidos,ese partido era ilegal.

Una idea de un buen tipo

Todo fue iniciativa de Jack Burgess, un estudiante de Montana, donde no existían las leyes raciales, y que no alcanzaba a comprender por qué sucedía eso en su mismo Estados Unidos. A través del contacto generado en algunos encuentros clandestinos a los que negros y blancos acudían para rezar, propuso disputar un partido amistoso entre el equipo de la Universidad para Negros de Carolina del Norte (actualmente, Universidad Central de Carolina del Norte) y el equipo de la escuela de medicina de Duke. El pretexto, cuál era el mejor equipo de Durham. La realidad,romper todas las barreras incomprensibles pero existentes.
Para los Eagles era una oportunidad magnífica de demostrar cuán buenos eran. En su competición, sólo contra negros, habían ganado 28 partidos y perdido uno. "Podemos ganar a cualquiera", pensaban los jugadores. Pero no había manera de probarlo. Ninguna competición de prestigio permitía la participación de equipos de jugadores negros.
Así que las dos partes estuvieron de acuerdo. Lo complicado, claro, era poder disputar el partido. Se decidió que se hiciera el domingo 12 de marzo, a las 12 de la mañana. Era la hora en la que la mayor parte de la población de Durham, incluidos los agentes de policía, estarían en la iglesia. Se haría en la cancha de los Eagles, pero sin avisar a ninguna de las dos universidades.
Había otro escollo que salvar: si el partido era ilegal, los chicos de Dukedebían desplazarse hasta el lugar sin ser vistos, sin levantar sospechas. Lo hicieron en dos coches alquilados, asegurándose de que nadie les seguía, y cambiando la ruta habitual, la lógica, por si acaso. En cuanto bajaron del coche, recorrieron los pocos metros que había hasta el pabellón con las chaquetas tapando sus cabezas.
Una vez todos dentro, se cerraron con llave las puertas, se corrieron las cortinas, y no se permitió el acceso a espectadores. A nadie. Sólo estaban los jugadores, los entrenadores, un árbitro, y un periodista del The Carolina Times, quien prometió no escribir nada al respecto.

El resultado, lo de menos

"Nunca antes había jugado contra un blanco. Estaba un poco nervioso", afirmaba Aubrey Stanley, uno de los jugadores de los Eagles. "No sabíamos lo que podía pasar si había una falta dura, un enfrentamiento…miraba a Big Dog y a Boogie –jugadores del mismo equipo- a ver qué hacían. Ellos eran del norte".
Pero nada de eso pasó. Todo lo contrario. Los primeros minutos fueron de lógicos nervios por parte de ambos conjuntos, pero en cuanto éstos se terminaron, comenzó el espectáculo. Los jugadores se liberaron, y empezaron a anotar. Y fue entonces cuando se demostró la superioridad del equipo de Carolina del Norte.
Con un juego completamente diferente al habitual en el baloncesto americano hasta la fecha, denominado fast-break strategy, consistente en que todos los jugadores podían correr con o sin balón, tanto para atacar como para defender, el entrenador McLendon consiguió plasmar la superioridad física y táctica en el marcador: al final, Universidad para Negros de Carolina del Norte 88 - 44 Escuela de Medicina de Duke.
"Podemos ganar a cualquiera", les confirmaría McLendon a sus chicos. Un McLendon que a sus 28 años ya comenzaba a hacerse un nombre por su innovadora estrategia, y que posteriormente se convertiría en leyenda: fue, entre otras, el primer entrenador negro que ganaba tres títulos nacionales consecutivos (Tennessee State, 1957-59), el primer entrenador negro en una universidad de mayoría blanca, Cleveland State; el primer entrenador negro en la ABA; el primer entrenador negro en un equipo técnico de unos Juegos Olímpicos; el primer entrenador negro que entraría en el Hall of Fame del baloncesto americano…

Todas las barreras, destrozadas

Pero al terminar el partido, y comprobarse la superioridad del equipo de negros, se decidió ir aún más lejos. Romper aún más las barreras racistas.Violar aún más las absurdas leyes de Jim Crow. Y se entremezclaron los equipos. Los jugadores intercambiaron sus camisetas –y sus pieles- y se enfrentaron unos a otros.
"Sólo éramos hijos de Dios, disfrutando con el baloncesto", afirmaría años más tarde uno de los participantes de aquel partido, George Parks. Cuando todos decidieron que ya estaban cansados, los jugadores de la Universidad para Negros invitaron a los jugadores de Duke a tomar unas cervezas. En los vestuarios, claro; no podían estar juntos en un bar. Unas horas después, los estudiantes de medicina regresaron a Duke.
Nadie contó nada. Obvio, todos los participantes arriesgaban sus carreras, su libertad. Y nadie descubrió el secreto: ni la policía, ni la prensa. Aunque el partido podría considerarse oficial, con su árbitro, su marcador y su reloj oficial, se mantuvo escondido durante cinco décadas.
Escondido hasta que al historiador y profesor de universidad Scott Ellsworth le dio por entrevistar a McLendon para un reportaje sobre el 50 aniversario de la liga de universidades para negros. Repasando sus hitos, dejó caer que había sido el primero en disputar un partido entre estudiantes universitarios negros y blancos, en el Sur, y en 1944. Ellsworth lo vio claro; comenzó a tirar de la manta, y dio lugar a un magnífico artículo en el New York Times, relatando la historia.
Una historia sobre unos muchachos que jugaron un partido rompedor, ilegal, irreverente, que pudo tener consecuencias, para los participantes y para la posteridad, pero que no las tuvo porque hasta casi 50 años más tarde no pudo contarse. O tal vez sí las tuvo, por mucho que fuera un partido secreto…