.

.

martes, 23 de marzo de 2010

BOW STREET RUNNERS




Fue la primera organización de detectives refrendada por el gobierno, fundada por el famoso escritor Henry Fielding en 1749, justo el mismo año en que publicó su obra Tom Jones. El origen del nombre es tan sencillo como que el 9 de diciembre de 1749 Fielding trasladó su residencia a Bow Street, a la casa que anteriormente había sido propiedad de Sir Thomas de Veil. Una vez allí instalado comenzaron sus "actividades". Hasta ese momento le avalaban una importante y exitosa trayectoria como abogado y juez de paz (nombrado en Westminster el 25 de octubre de 1748).

(Bow Street Court)


Estos Bow Street Runners fueron el gérmen de la futura Policía metropolitana, Scotland Yard. Pero para entender ese primer paso pongámonos en antecedentes...

Al principio se esperaba que los ciudadanos hiciesen cumplir la ley por su propia mano, al menos en las ciudades, la situación del campo era un poco diferente ya que los campesinos solían contratar vigilancia privada que protegiese sus vidas y propiedades.

La sola idea de una fuerza policial controlada por el estado resultaba aborrecible para la mayoría de los ciudadanos que veían en ello una limitación de sus libertades y un primer paso para el yugo de la tiranía.

Sin embargo, a medida que la población urbana crecía, se incrementaba la criminalidad por lo que se hizo evidente que la ciudadanía necesitaba alguna ayuda profesional para mantener el orden. El sistema de prevención del delito y la aplicación de la ley apenas había cambiado desde la época medieval. Los jueces de paz eran nombrados por la Corona (desde 1361) y eran asistidos en sus labores por agentes de policía que sólo trabajaban a tiempo parcial y, quienes debido a que la paga no era muy generosa, se fueron volviendo cada vez menos fiables. Fueron los Charleys, bautizados así en honor al monarca que los presentó en sociedad, Charles II.

El problema era que los Charleys eran inútiles, el propio alcalde de Londres, Matthew Wood dijo que pasaban más tiempo en los burdeles y en los pubs que patrullando las calles, no siendo infrecuentes casos de sobornos por parte de los delincuentes.

Ante este panorama Fielding, convertido ya en juez de paz, elaboró un informe que publicaría en 1751 y que resumía la situación con cuatro puntos principales:
  1. la población de Londres crecía constantemente y buscaba una vida tranquila
  2. la corrucpción estaba tan extendida que llegaba hasta el propio gobierno
  3. la delincuencia se había convertido en una salida atractiva frente a las duras condiciones de trabajo
  4. la policía era totalmente ineficaz, llegó a cifrar en 6 de 80 los únicos policías válidos

En base a estos datos empezó organizando, bajo su propia autoridad, un pequeño grupo de vigilancia, dirigiendo las actividades de aquellos hombres desde su residencia de Bow Street.

Su labor no sólo se circunscribió a la lucha contra el crimen, también destinó parte de su esfuerzo a la prevención y la divulgación, editando el Covent Garden Journal para ofrecer información de primera mano a los ciudadanos sobre delitos y delincuentes.

Finalmente, el primer ministro le destinó algunos fondos estatales para que pudiese pagar un sueldo a los miembros del grupo que ya por aquél entonces eran conocidos como los Bow Street Runners. Entre sus funciones se incluían las del servicio de autos y su actuación como detectives. Rápidamente se ganaron una gran reputación por su eficiencia y eran cada vez más temidos y respetados por los delincuentes.

Destacar igualmente que fueron, por llamarlo de algún modo, los que otorgaron fuerza a los tribunales ya que ellos se encargaban de que las sentencias fuesen "ejecutadas".


Su labor sería continuada por su hermano ciego John a partir de 1754. El 29 de septiembre de 1829 este grupúsculo inicial pasaría a ser lo que hoy conocemos como Policía Metropolitana.

adenda - entre algunos hitos aportados por estos hombres a lo largo de su historia podemos destacar a Henry Goddard, quien en el "Caso Randall" fue el primero en utilizar el procedimiento de identificación balística, quedando inscrito para siempre en los anales de la historia forense como el hombre que demostró que el mayordomo fue el culpable, me explico. Se trató de un caso "sencillo", se produjo un robo en la mansión de la Sra Maxwell en Southampton, el principal testigo era el mayordomo Joseph Randall que presenció el robo, explicando cómo habían entrado en la casa por una ventana y cómo, en medio de un forcejeo, llegó incluso a realizar algunos disparos. La teoría del robo "desde fuera" fue perdiendo peso frente a la del robo "desde dentro" hasta que el análisis balístico confirmó como autor del robo al mayordomo.

16 comentarios:

  1. Presento mi dimisión irrevocable.
    Nunca más intentaré solucionar vuestros enigmas.
    Estas adivinanzas que propones son torturas psicológicas.

    ResponderEliminar
  2. ASPITANTE

    Te lo dije el primer día. ISRA es un perverso torturador, y te empeñaste en seguir sus pasos.

    ResponderEliminar
  3. Aspirante, reconozco que esta vez tenía truco... pero es divertido.

    Como se que sois valiente repetiréis, seguro.

    ResponderEliminar
  4. Tella, tus palabras me inspiran... ya estoy dando maquiavélicas vueltas a la cabeza.

    ResponderEliminar
  5. Oye que lo de Tella era en plan sarcástico, que si le empiezas a dar vueltas a ideas maquiavelicas este al menos ya se pone a temblar jajajaja Una historia curiosa la de los Bow Street estos, no me extrañan que ahora todos los mayordomos les odien. Lo de la culpa fue del Cha cha cha, ¿no sería por alguna investigación de ellos?

    Después de la tortura (bueno tampoco para tanto) me voy a ver las páginas del PSOE para relajarme un poco que Roures y el ex numerario del Opus necesitan alguna visita de vez en cuando y así me rió un poco.

    ResponderEliminar
  6. Javier, investigaré lo del Cha, cha cha.

    En cuanto a tus gustos masoquitas, que comparto, me encantan las páginas de El Plural, nunca me lo pierdo cuando quiero echarme unas risas... seguro que se ponen de speed hasta las cejas antes de escribir.

    ResponderEliminar
  7. Mahārānī, lo reconozco, este tenía trampa

    ResponderEliminar
  8. Si lo decía yo..., a éste no hay quién le pille los cabos!!.

    Tú sigue. que yo..., me lo paso bomba!!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. De eso se trata Lola, de pasarlo bien.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Tengo que confesarlo; he leído los comentarios que me preceden y no he logrado enterarme de su relación con los "Bow Street Runners". Debe de ser la primavera, que me altera.

    ResponderEliminar
  11. jajaja, no se preocupe Bwana, estamos todos un poco "pallá" con este tiempo

    ResponderEliminar
  12. Isa, no me he enterado de nada,per reconozco con humildad, que esta temporada estoy bastante expesito.

    ResponderEliminar
  13. No eres el único Mamuma, es el tiempo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Que la gente tenía en estima su libertad...cómo han cambiado los borregos que ya no puedo ni pegarle un machetazo a un tio que me ataque con una navaja...

    Cuando me vaya a Texas veréis.

    Por lo demás, muy buena historia, hay alguna novela???

    ResponderEliminar
  15. Hostia, ¿y que se te ha perdido por Texas? ¿la sierra eléctrica? jajaja.

    Aquí te cargas a un hijoputa que vaya a martarte y tienes un problema.

    Estos ingleses son la hostia, sin poli, aún hoy sin DNI (esto de estar fichados desde la cuna por que sí pues... com como que no), en fin, tanto que aprender.

    Pues del libro donde saqué la información venía bibliografía pero nada "novelado", lo miro mejor y si hay novedades te cuento.

    ResponderEliminar