.

.

lunes, 26 de diciembre de 2011

REGALO DE DESPEDIDA

Para ZP, y es que le mandaré un ejemplar de El tren de la muerte para que refresque su memoria histórica.

La historia es muy sencilla, contada por uno de los pocos supervivientes al historiador Santiago Mata y que podríamos calificar como el mayor fusilamiento público de la Guerra Civil.

Lo primero que podríamos reseñar es lo rápido que aprenden y cómo perfeccionan sus métodos de depuración los sociatas y comunistas, porque sí, no debemos olvidar que el PSOE fue un partido que, con los mismos ideales que el actual y mismas siglas, masacró a numerosos civiles durante la guerra civil, ya fuese a pequeña escala, y siempre ayudados por el NKVD soviético, en las chekas, o a gran escala (Paracuellos). Repito, esto lo hicieron militantes del PSOE y comunistas (que para el caso eran casi lo mismo) a los que ZP quiere honrar, y bueno, no me parece mal, si se está ensalzando la labor de asesinos y violadores integrantes de las Brigadas Internacionales*, por qué no hacerlo con nuestros nacionales, al fin y al cabo los otros eran guiris.

*(para ti Anónimo, ya sé que soy un manipulador y un tergiversador, pues es de sobra conocido que los miembros de las BBII no mataron a nadie, no violaron a nadie y sólo intentaban convencer a los degenerados de cuan equivocados estaban a base de cocidos, tartitas de Santiago, muchos abrazos y docenas de besitos)

Que la 2ª República era todo menos un estado de derecho lo sabe hasta el más tonto (ZP no, él no es tonto, es tonto y gilipollas) y lo corrobora la reacción de los distintos gobiernos, estos sí democráticos, al conocerse la noticia. Con la abundante documentación diplomática existente se sabe que los embajadores extranjeros comunicaron al gobierno republicano que admitirían en sus embajadas a ciudadanos españoles. Igualmente, los gobiernos extranjeros, excepto los de Turquía, Argentina y México, autorizaron a sus delegaciones a abandonar el país, aunque no lo hicieron por ayudar a sus nacionales que pudiesen estar en peligro, y andando cerca comunistas y sociatas no era difícil. Con esta medida dejaron bien claro al gobierno que España no era un democracia que pudiese reclamar solidaridad a las democracias occidentales.

Todo ocurrió los días 11 y 12 de agosto de 1936. Como comenté anteriormente esta gente aprende rápido y sobre todo de sus errores. Estaba previsto que llegasen a la estación madrileña de Atocha varios trenes procedentes de las provincias de Córdoba y Jaén cargados con peligrosos delincuentes, ¿sus delitos?, atroces, tener filicación política de derechas o declararse católicos, hasta tal punto era peligrosa esa chusma que entre sus integrantes se encontraba el Obispo de Jaén junto a su hermana (y luego hay quien se sorprende que la iglesia mantuviese un contacto tan estrecho con quienes les libró de una muerte casi segura).

Un primer tren, el del 11 de agosto fue el que sirvió de conejillo de indias, al fin y al cabo de las más de 300 personas que viajaban en él sólo fueron fusiladas 11. Como puede verse unas estadísticas lamentables, sólo causaron baja el 3,67% de los viajeros. Dispuestos a mejorar las estadísticas y establecer algún macabro récord que dejase bien a las claras cuales eran los ideales democráticos por los que luchaban, algunos diputados socialistas de Jaén advirtieron a los milicianos de los envíos de estos trenes, para no perder el tiempo buscando aleatoriamente e incrementar la eficiencia en las masacres posteriores. Dicho y hecho, el tren que llegaría a Atocha el 12 de agosto con 240 "delincuentes" fue interceptado en Vallecas (muchos de ellos debían ser trasladados a la prisión de Alcalá de Henares, principal centro de operaciones de los soviéticos), en este caso, y sólo 24 horas después del primer intento, la operación fue un éxito, fusilaron a 191, el 79,58%, con un incremento en la efectividad de más del 2000%. Esta gran hazaña debemos anotarla en el haber de sociatas, comunistas y anarquistas

Podían estar orgullosos (y es que en el libro se aporta evidencia obtenida al respecto sobre su más que probable conocimiento de los hechos) el Presidente del Gobierno (José Giral), el Ministro de Gobernación (Sebastián Pozas) y sin ningún género de dudas el director general de Seguridad (Manuel Muñoz). Lo de este último sí me gustaría remarcarlo, parece ser que eso de la matanza de civiles iban en el sueldo de todos aquellos que pertencecían a esta dirección y es que no debemos olvidar que ahí mismo estuvo colocado uno de los jóvenes socialistas más prometedores, por radical, al fin y al cabo lo que era y es el PSOE, Santiago Carrillo, famoso por aquél extraño suceso en que miles de ciudadanos tropezaron accidentalmente y se cayeron a zanjas con tan mala fortuna que se dispararon a sí mismos numerosas balas que a día de hoy nadie sabe de dónde salieron.

El superviviente de esta matanza, localizado por el historiador, es Leocadio Moreno, quien en esas fechas tenía 19 años, actualmente tiene 94 y confiesa haber contado esta historia sólo 3 ó 4 veces, nunca a sus padres. Lo de este hombre daría para una película... que no se estrenaría lógicamente, como sucede con la última producción cinematográfica de la hija de José Frade que no obtiene la autorización porque habla de la guerra civil. Todos sabemos que si el cine español peca de algo no es de originalidad, muy al contrario, casi podríamos decir que es monotemático y todos los años da por culito con películas sobre la guerra, pues bien, el problema de esta película radica en que cuenta la historia con desde el punto de vista de un soldado del bando nacional y se inventan numerosos delitos atribuibles a los buenos, como hemos visto hoy, sociatas y comunistas.

El caso es que logró escapar de los fusilamientos del tren mostrando un carnet de estudiante diciendo que pertenecía a los socialistas universitarios, aunque pasados unos días fue encarcelado en la cárcel modelo, de donde volvió a librarse de ser fusilado al hacerse pasar por un preso común. Y para colmo logró sobrevivir a la guerra luchando en el bando republicano (donde le pilló el conflicto) a pesar de ser de derechas.

Como dice el autor no es revanchismo ni revisionismo, simplemente es historia, objetiva, eso sí.

Por cierto, todas las víctimas, perfectamente identificadas, feron incialmente enterradas en el cementerio de Vallecas, trasladándolas ya en la década de los 40 a la cripta de la catedral de Jaén

8 comentarios:

  1. No cabe duda, eres un "guerracivilistas" sacando los asuntillos de sociatas del 36 en vez de las terroríficas matanzas de Franquito hasta cuando estaba dormido.

    Muy interesante historia la de ese estudiante de Jaén obligado a cumuflarse. También lo es, y no se divulga nunca, la del chaval muerto de hambre (17 años) que Carrillo lo tomó como "botones" personal" para llevarle la metralleta, y que en 1945 escribió con detalle cómo torturaba personalmente en las checas el "Doctor Honoris Causa", y como disparaba a mansalva en Paracuellos, así como cuando cortaba dedos de cadaveres para quitarles los anillos de oro.

    La Memoria Histórica esa mejor la esconden. En La France se han dado casos recientes de "resistentes" que ahora se han cargado a colaboracionistas que masacraron en pueblos pequeños de la Dordoña a las poblaciones. Tanto los vengadores como los "matados" tenian ya 90 años.

    ResponderEliminar
  2. Me parece bien el regalo, lo que ya no sé es si sabrá leer.

    ResponderEliminar
  3. Excelente post para indocumentados habituales y fanáticos de la memoria histérica (mira cómo pasaron de la fosa de la BRIPAC porque no les convenía, estoy deseando que aparezcan los huesecitos de Andreu Nin si es que dejaron algo sus Kamarradas tovarich) Por cierto, tú que lo tienes más fresco ¿a quién fue que le cortaron el dedo para que Carrillo se quedara con el anillo...?

    ResponderEliminar
  4. Doña Maribeluca
    Al DUQUE DE VERAGUA, descendiente directo de Cristobal Colón. Y lo hizo el propio Carrillo.

    ResponderEliminar
  5. Con un poco de suerte (al menos hasta que para nuestra desgracia vuelvan los sociatas) cerraremos lo que acabó hace 72 años.

    Tella, como podrás comprobar le estoy haciendo menos caso a esto de los blog que un ciego a una novela, y es que esta semanita de vacaciones la estamos aprovechando al máximo aquí quien suscribe y la princesa de Complvtum.

    ResponderEliminar
  6. Ni hacer la o con un canuto sabe hacer el indocumentado ese Mamuma.

    ResponderEliminar
  7. Si es que nuestro pueblo a pesar de tener ciudadanos ilustres (como vos y moi) tuvo también gentuza como Azaña y la base de operaciones del NKVD, y como bien dices que se lo cuenten a los familiares de Nin.

    En cuanto a tu pregunta... lo que no sepa Tella no existe.

    ResponderEliminar