.

.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

CARTA A BIBIANA

De Damián Ruiz, publicada en El Manifiesto el 13 de noviembre de 2009

“Querida Bibiana: Aunque al principio dudé si era mejor dirigirme a usted o a su jefe, nuestro insigne presidente del gobierno que tantas cosas ha hecho por el país, pensé que al ser yo una persona humilde no era adecuado corresponderme con un hombre de tanta categoría, y por eso la escribo a usted, que no siendo menos, la veo yo más cercana. Añadir además que en mis años mozos también bailé flamenco como creo que le pasó a usted, si mis informes no me fallan.

El motivo de mi carta es para mostrarle mi agradecimiento por todo lo que han hecho por las mujeres, entre las cuales me encuentro. Sé que entre los compromisos que adquirieron con el pueblo está el de hacer que las mujeres seamos cada vez más iguales, y como yo creo estar a punto de conseguirlo le paso a exponer mi situación que, de no haber sido por todas las personas progresistas y feministas que ha habido en estos últimos años, no me tendrían a mi tan feliz y tan a la par con los hombres.

Para empezar les diré, modestamente, que me levanto cada día a las seis de la mañana para entrar en la fábrica. La fábrica está a treinta kilómetros de mi casa, y voy en un autocar de la empresa. Los niños se quedan en casa durmiendo, los niños son la Jessica y el Iker. La niña tiene diecisiete años y el niño dieciséis, se llevan a matar pero ya se sabe que están en una edad difícil, a veces se pelean por tonterías como el rimel, y eso que cada uno tiene su bote con el nombre puesto, pero bueno no son malos chicos. A veces cuando llego del trabajo todavía están durmiendo y es que no tienen mucha voluntad para los estudios.
En el trabajo estoy en una cadena de corte de pollo, lo cual, cuando no hablo, me da para pensar en muchas cosas diferentes como la capa de ozono o si el cambio de sexo debe entrar o no por la seguridad social.
Mi marido me dejó cuando los niños todavía eran pequeños: se fue con otra diez años más joven y con menos cintura. Ya sabrá usted que volverse a poner bien después de dos partos es difícil, y sobre todo si se es de buen comer como yo. La cuestión es que el hombre ha cumplido y me pasa cuatrocientos euros de pensión cada mes, y además se los lleva un fin de semana cada quince días. Yo sé que se quedan en casa de la abuela porque cuando vienen han visto al menos diez películas, de esas que el padre se baja de internet. Así los tiene distraídos.
La Jessica tuvo que abortar porque se quedó embarazada y como cambia tanto de novio no sabía de cuál era, y lo de la píldora del día después no la tomaba porque ella decía que no se levantaba para hacer cola en un centro del ayuntamiento, que es donde las daban. Ahora le digo yo que ya la venden en las farmacias y que antes de volver a abortar que se las tome, pero me dice que ya verá. Bueno, pero por suerte, y gracias a ustedes, ahora hay recursos para que no tenga un crío hasta que no quiera, aunque a mí no me importaría porque como dice el anuncio, donde caben dos caben tres.
Lo que más preocupada me tiene es el niño, que fuma muchos porros, tiene la habitación que no se puede entrar, yo estoy aburrida de decírselo, pero no hay manera. No hay quien lo saque de la habitación con los porros y el ordenador. Me fui un día a hablar con la asistenta social y me dijo que me darían hora con un psicólogo, y el psicólogo me dijo que tenía tdh, que según pone en el papel es trastorno por déficit de atención, que según me han dicho lo tienen todos los adolescentes. Y que paciencia y comprensión.
Cuando llego a casa a las seis y media me bajo a comprar, hago la cena y preparo todo para el día siguiente, plancho la ropa, a veces pongo una lavadora, friego el suelo, y a las diez de la noche ya no puedo más, porque voy muy cansada y el otro día me dijo el médico que a lo mejor tenía fibromialgia, y es que me duelen mucho los huesos y los músculos, me acuesto.
Yo sé que ustedes, las personas feministas y progresistas se reúnen en cócteles en los que se conocen y hablan de cómo liberarnos a las mujeres y hacer que vivamos mucho mejor que antes. Al menos en mi caso yo creo que ya lo han conseguido, no tengo a nadie que me diga lo que tengo que hacer y soy muy independiente. Por eso les seguiré votando siempre que pueda y las fuerzas me acompañen.
Un beso para usted y un recuerdo para todas las buenas personas que han conseguido que lleguemos hasta aquí.
Firma: Una mujer liberada y agradecida”.

7 comentarios:

  1. Es la viva representación de la sociedad media-baja aducida y con las neoronas bien aletargadas, con una juventud muy progre, muy avanzada, nada que ver con las de nuestra época, que han llegado a tal extremo de civilizados que ya no trabajan ni sirven para nada ajeno a drogarse y buscar placer sexual a todas horas.

    Al paso de una generaciones más, el futuro del país y de las gentes obligadas a trabajar será jauja. El ZP les dará gratis todo : desde drogas a chabolos gratis para vivir como díos sin levantarse del jergón de paja.

    Felicitaciones, ISRA.

    Nos has pintado de una manera inmejorable lo que este país es en un 50% de sus habitantes.

    ResponderEliminar
  2. Estas son las mujeres que levantan al país, la que la Bibi IGUAL DA, que sean mejores o peores. Y para arreglar el tema ahora van un grupo de mujeres europeas y liberadas, firman un manifiesto ¿para que? ¿para exigir que los comisarios europeos sean los mejores en su puesto, indistintamente de su sexo? ¡Ja!, para que la mitad de los comisarios sean comisarias.

    La Bibi tuvo un buen padrino, por eso no se levanta a las seis de la mañana, como muchas españolas, la Bibi es una niña progre que fuma porros y que siempre quiso follar como una coneja, y abortar como una libertaria. Y este es el ejemplo para nuestros jovenes

    ResponderEliminar
  3. Tu lo has dicho Tella, las generaciones que vienen por detrás no saben lo que es el esfuerzo y están acostumbrados a que se lo den todo hecho, nos van a llevar a la ruina (si no lo hacen estos antes).

    Javier, firmo hasta la última coma y me quedo con la descripción que haces (magnifica) de la descerebrada:

    "siempre quiso follar como una coneja, y abortar como una libertaria"

    ResponderEliminar
  4. No se si hay cierto tono sarcástico en la carta,pero si no es asi y esta convencida de lo que escribe...pues eso que asi va el país.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, es bastante sarcástico y es un reflejo "doloroso" de en lo que nos estamso convirtiendo.

    Y ellas aún peor.

    ResponderEliminar
  6. Una historia tan cruda como la vida misma.
    Lo que me parece paradógico es que esa señora siga votando al PSO.

    ResponderEliminar
  7. Este caso intenta reflejar el absurdo de que algo tan dañino con la clase media siga con votos de millones de incondicionales.

    Tienen tan asimilado lo de la derecha franquista que votan lo que según ellos es un mal menor cuando realmente son veneno para ellos.

    Es que es tan ilógico Bwana que no hay por dónde cogerlo ni dar una explicación medianamente razonable.

    ResponderEliminar