.

.

viernes, 31 de julio de 2009

EL REGRESO DE PLATÓN

Como he dicho, el mes de agosto (en el que nos relajamos un poquito) aprovecharé para poner descerebres de este mi humilde blog y del otro engendro que parí hace pocos meses, será una modesta oda a la desvergüenza y el cachondeo, así que, como bajaremos a los abismos de la cutrez, me permito poner un ARTICULAZO del GEES, por poner un punto y a parte de lujo:

Óscar Elía Mañú

(Del libro Sabiduría clásica y Libertad política, de Elio A. Gallego. Ciudadela. Madrid, 2009. Publicado en Suplemento Libros de Libertad Digital, 24 de julio de 2009)

Pocos conceptos políticos resultan hoy tan equívocos como el de democracia. Democráticos se consideran los Estados Unidos, Gran Bretaña o Suiza; pero también Venezuela, China, Cuba y muchos países islámicos. Por lo que hace a nuestra sociedad, en nombre de la democracia se llevan a cabo proyectos y acciones políticas que encuentran escaso acomodo en un régimen de libertades.
Resulta evidente el deterioro que las instituciones occidentales sufren hoy en día en nombre, precisamente, de la democracia. Nunca como hasta ahora los Estados han tenido más capacidad –técnica, burocrática, administrativa e ideológica– para imponer al hombre mayores deberes y obligaciones, y todo se hace apelando a la democracia. Resulta desagradable comprobar cómo hoy en día, con el triunfo del discurso democrático, nuestras libertades se resquebrajan.

Actualmente, toda legitimidad es democrática, incluso lo más abyecto se hace en nombre de la democracia. Lo que desmonta el mito del progreso político: la convicción o la creencia de que el mundo camina hacia un estado superior de libertades, o que la historia favorece su triunfo, resulta simplemente falsa. Nada garantiza que una dictadura pase a ser una democracia liberal, ni que un régimen parlamentario dure para siempre. No sólo es que Irán o Cuba no caminen necesariamente hacia la libertad; es que ésta tampoco está garantizada eternamente en Occidente. La erosión de las libertades en nombre de la democracia nos pone ante una ley fundamental: la degeneración de la democracia en demagogia es tan vieja como la civilización occidental.

Los pensadores griegos lo tenían claro, demasiado claro: a un régimen tiránico o aristocrático seguía un régimen democrático; pero cuando la lógica de éste se imponía, se abría paso un despotismo despreciable, peligroso, destructor: el del demagogo, el gobierno de las masas, de los peores instintos, de las más bajas pasiones. Despotismo que, al final, acaba devorando la propia convivencia social. El ideal democrático iba, para los griegos, unido al de la satisfacción de las bajas pasiones, la irracionalidad y el egoísmo cívico. Por eso desembocaba –como parece hacerlo hoy– en el triunfo de la demagogia, el peor de los despotismos. Quien más claro mostró este carácter de la política fue precisamente Platón, autor con el que comienza el estudio de Elio A. Gallego sobre la libertad política.

Pese a lo que suele pensarse, Platón no es sólo el filósofo del mundo de las ideas, sino el de la tensión entre éste y el mundo de lo real, que es algo muy diferente. Lo principal y más trascendente del platonismo es la relación que se establece entre ambos mundos. Tensión demasiadas veces obviada, pero que constituye el punto fundamental para entender la filosofía (y la filosofía política) del discípulo de Sócrates: sus lectores saben que Platón dista mucho de ser un pensador simple, plano y despótico. Comparar el platonismo con el bolchevismo leninista o el salvajismo hitleriano constituye una injusticia doble: intelectualmente, ambos tienen unas raíces antropológicas y filosófico-históricas que tienen poco que ver con las de Platón. Históricamente, es ilegítimo apuntar en el debe platónico el Gulag y el Holocausto.

Los diálogos platónicos no son una apología mostrenca de lo absoluto, y los diálogos políticos no son una excepción.
La República no constituye un programa despótico y absolutista de gobierno, sino la destilación intelectual de un régimen puro situado en el plano de las ideas; plano bien identificado y contextualizado por el propio Platón. Es aquí donde aparecen los regímenes ideales platónicos, que dependen del carácter de los hombres que los dirigen: latimocracia, cuando hablamos de hombres que buscan el honor; la oligarquía, de los que buscan la riqueza; la democracia, de los que buscan el placer individual; y la tiranía, que acaba con la degeneración de la democracia cuando deviene en demagogia y destrucción.

El idealismo de
La República genera –y generó en su autor– frustración. Es en Las Leyes y en el Político donde Platón desciende hasta el mundo real, relacionando aquel régimen ideal con los regímenes reales y concretos que los hombres construyen en sus relaciones. En realidad, y esto es lo más interesante de Platón –hasta el punto de constituir su más importante legado, como subraya con acierto el profesor Gallego–, todo régimen político es, en realidad, un régimen mixto que participa de varios ideales políticos distintos. "Es necesario –se lee en Las Leyes– que los sistemas políticos participen de estas dos [monarquía y democracia], si realmente ha de haber libertad y amistad con inteligencia". El régimen perfecto, aquí y ahora, no es el de los filósofos ni la democracia, sino un régimen en equilibrio entre ambos.

Un
régimen mixto que recoge principios políticos de sistemas diferentes, en sus conceptos puros contrarios entre sí, y en el que se da una tensión continua entre ellos, lo que da lugar a un equilibrio inestable, susceptible romperse pero que también puede sobrevivir. Esta tensión fue magníficamente ilustrada por Aristóteles, con su teoría de los distintos regímenes: monarquía, aristocracia y democracia, cada una susceptible de degenerar, por un lado, ypolitia o república por otro, el régimen mixto que resulta de la mezcla de los anteriores. Es en ese régimen mixto –no en la democracia– donde se puede encontrar la verdadera libertad del hombre.

En este pequeño libro –menos de 170 páginas– de Ciudadela encontramos dos partes bien diferenciadas. La primera, la que más interesará a filósofos y teóricos, aborda el origen, características y evolución del régimen mixto como fuente de libertades y bienestar en la antigua Grecia y, posteriormente, en Roma: gracias a él, argumenta Gallego, esta última conquistó el mundo... antes de degenerar en tiranías hereditarias. La segunda parte, histórico-política, nos muestra la evolución del concepto, desde Santo Tomás de Aquino o Maquiavelo hasta el constitucionalismo moderno, subrayando la idea fundamental: los regímenes de libertades que a lo largo de la historia han sido y aún hoy precariamente son no están fundados en el ideal democrático, sino en el del régimen mixto.

El secreto del triunfo de las libertades en Occidente, siguiendo la argumentación de Gallego, no está en los ideales políticos puros (democrático, monárquico o aristocrático), sino en el equilibrio de todos ellos. Incluso cuando uno ha dominado o domina a los otros, los demás tienen presencia, su papel. Además del éxito que alcanzó en Grecia y Roma, el régimen mixto se convirtió en reservorio de las libertades tanto en la Edad Media como en el Renacimiento, a través de lo que el autor llama "formas de monarquías góticas", "equilibrio de poderes entre el rey, los nobles y los comunes en un contexto de una importante vida cívica y de libertad política" (p. 100). Y decimos
reservorio porque este rastro es el que unirá el pensamiento griego con el constitucionalismo moderno y nuestros actuales regímenes de libertades.

Las constituciones y los regímenes políticos de Estados Unidos y Gran Bretaña son dos magníficos ejemplos de búsqueda del régimen mixto, de la tensión entre opuestos en que reside la libertad. En América no se fundó una democracia: se fundó una república, un equilibrio entre el pueblo y los representantes más cualificados, cada uno de los cuales, por su parte, no podrían garantizar la libertad y la prosperidad. "Los líderes revolucionarios sin excepción temieron el gobierno de la masa e hicieron todo lo posible por evitarlo" (p. 124). Razón por la que buscaron un sistema de equilibrios –aún hoy lo vemos, entre el presidente, el Congreso y los tribunales de justicia– que evitara la concentración de poder.

Algo parecido a lo ocurrido en Gran Bretaña, que el autor nos muestra a través de los ojos del agudo pensador que fue Burke y su defensa de un equilibrio entre monarquía, aristocracia y libertad del pueblo, al más puro estilo griego. Como Tocqueville o Platón, a pocas cosas temerá más Burke que al despotismo ciego, pasional e irreflexivo del pueblo devorando las libertades, sus propias libertades. Bien es cierto, como afirma el autor, que poco queda en la política inglesa actual del equilibrio arquitectónico que Burke defendió, pero a los españoles nos queda el consuelo de que éste, sin embargo, sigue siendo preferible al mediterráneo-continental.

¿Por qué esta obra nos sugiere "el regreso de Platón"? El secreto del régimen mixto, es decir, del constitucionalismo, está en el equilibrio entre la unidad y la multiplicidad, entre el orden y el caos. Si se prefiere, entre el pluralismo político, social, cultural y religioso y la necesidad de un sustrato igualmente político, social, cultural y religioso que esté por encima, que no se discuta, que quede a resguardo de las luchas sociales y que se encarna en la ley y la nación. Situados entre el ideal de la democracia y el de la monarquía, cuando el régimen político deriva hacia una de las dos, la libertad acaba pereciendo. Hoy es evidente la deriva.

Actualmente, y tanto en España como en el resto de Europa, el ideal democrático sigue desarrollando toda su lógica, rompiendo el inestable equilibrio. La teoría de Platón –pesadilla de Tocqueville o Montesquieu– se despliega rápidamente ante nuestros ojos. Pero lo peor no es esto, queja habitual de los conservadores ante el deterioro de los valores y principios tradicionales. Lo peor es que la venganza de Platón está por venir; para el griego, la degradación demagógica no es un proceso infinito, sino que los mismos que acaban con la libertad en nombre de la democracia terminan aclamando a quien no cree ni en la una ni en la otra: el tirano. Lo cual debería preocupar a los liberales contemporáneos, que tanto sospechan de nuestro pensador griego.

jueves, 30 de julio de 2009

UN VIDEO

Antes de entrar al post en cuestión una reflexión en voz alta, o un pensamiento, o una divagación o una ida completa de olla... vaya Vd. a saber, el caso es que me imagino que prestarán ustedes atención a las magníficas canciones que canta mi amigo todos los días, pues bien, al escuchar la de hoy me he acordado del post de ayer de Bwana, de regresiones y reencarnaciones, pues bien, si me garantizan en una regresión que voy a estar en le escenario junto a Elvis cuando sonase esta canción firmaba ya, demoledor, contundente, apoteósico... por algo es el más grande (ese negrillo que palmó hace poco no le llegaba ni a la suela de los zapatos).

Ladies and gentlemen, Elvis has left the building, thankyou and goodnight.

Y ahora sí, el post...

Unos diseñadores americanos (de Nueva York) han rizado el rizo y han reproducido "la partida del siglo" (Donald Burne frente a Bobby Fischer)* en un video en el que cada figura del tablero representa algunos de los principales acontecimientos del siglo XX .




*
1.Cf3/Cf6 2.c4/g6 3.Cc3/Ag7 4.d4/0-0 5.Af4/d5 6.Db3/dxc4 7.Dcx4/c6 8.e4/Cbd7
9.Td1/Cb6 10.Dc5?/Ag4 11.Ag5?/Ca4! 12.Da3/Cxc3 13.bxc3/Cxe4! 14.Axe7/Db6
15.Ac4/Cxc3! 16.Ac5/Tfe8+ 17.Rf1/Ae6!! 18.Axb6/Axc4+ 19.Rg1/Ce2+ 20.Rf1/Cxd4+
21.Rg1/Ce2+ 22.Rf1/Cc3+ 23.Rg1/axb6 24.Db4/Ta4 25.Dxb6/Cxd1 26.h3/Txa2
27.Rh2/Cxf2 28.Te1/Txe1 29.Dd8+/Af8 30.Cxe1/Ad5 31.Cf3/Ce4 32.Db8/b5 33.h4/h5
34.Ce5/Rg7 35.Rg1/Ac5+ 36.Rf1/Cg3+ 37.Re1/Ab4+ 38.Rd1/Ab3+ 39.Rc1/Ce2+
40.Rb1/Cc3+ 41.Rc1/Tc2++.


Ah!, no tengo ni puta idea de qué es esto, puede ser desde un mensaje secreto del III Reich hasta una receta de paella en código complutense...

Fuente: la aldea irreductible

miércoles, 29 de julio de 2009

MIÉRCOLES DE RELAX

Como no me he repuesto del agotador post de los enigmas sigo tirando de trabajos ajenos (ADEMÁS SALÍA UNA FOTO DE MI PUEBLO) , pero no preocuparse, para agosto rebuscaré en mis post antológicos de ambos blogs y pondré los más cachondos y desvergonzados que encuentre, o de lo que sea...



ANTONIO MARTÍNEZ (8 de Julio de 2009, El Manifiesto)

Uno de los colectivos que más activamente se han movilizado en los últimos tiempos contra el Plan Bolonia ha sido el de los estudiantes universitarios de Historia del Arte. En efecto, según la racionalización establecida por este Plan, habría carreras que, en aras del realismo económico y de una más eficiente asignación de los recursos, deberían desaparecer, o al menos fusionarse con otras.

El anterior principio ha sido acusado de craso economicismo y de perseguir, en la práctica, un destierro de las Humanidades. Indignados, los estudiantes de Historia del Arte denuncian esta barbarie y aducen, en defensa de su carrera, la necesidad de salvaguardar el mundo de la cultura. Ahora bien: ¿acaso tiene algún sentido, incluso desde el punto de vista de la propia cultura humanística, que exista una carrera universitaria de Historia del Arte?
En otras épocas, menos ignorantes que la nuestra, se comprendía sin dificultad que una carrera universitaria como Historia del Arte, sencillamente, no debía existir. Ciertamente, tanto en el campo de las Letras como en el de las Ciencias, la tendencia general durante las últimas décadas ha sido la de una proliferación descontrolada de las titulaciones, la de una atomización paroxística: de modo que cada campo diferenciado del saber aspiraba a constituirse en carrera independiente, con status propio, con frecuencia bajo la ambición y el impulso interesado de activas camarillas docentes. En España, el resultado ha sido el que conocemos: una multiplicación absurda de las carreras, contraproducente tanto para los alumnos como para la propia esencia de la Universidad. Un fenómeno que, por otra parte, se encuentra en sintonía con la tendencia posmoderna a la fragmentación y a todo tipo de dinámicas centrífugas.
Se trata, por otra parte, de unas dinámicas que se manifiestan también en otro tipo de efectos. Así, vemos cómo crece vertiginosamente el número de asignaturas optativas –tanto en la Universidad como incluso en la enseñanza secundaria-, dando lugar a una jungla cada vez más inextricable en la que cada alumno se diseña su propio itinerario, un menú a la carta confeccionado con frecuencia mediante el criterio del menor esfuerzo posible. Y, así, las asignaturas troncales se resienten, la cultura general se debilita, los estudios estructurales y básicos quedan cada vez más desiertos. De modo que se da pábulo al fenómeno que, entre nosotros, lleva décadas denunciando Francisco Rodríguez Adrados: hasta la década de 1970, tuvimos una gran carrera generalista de Humanidades, que era Filosofía y Letras, con las secciones de Filosofía, Historia, Filología etc.; luego, vino la Gran Explosión, que produjo un archipiélago universitario con una miríada incontable de titulaciones que rayaban en el absurdo. Y ello tanto en el campo de las Letras como en el de las Ciencias.
Consecuencias: una superespecialización en la que los alumnos saben cada vez más de cada vez menos cosas, y debido a la cual, al final, y como se dice, “el que sólo sabe de lo suyo ni siquiera sabe de lo suyo”; dicho de otro modo: la barbarie. Pues, lógicamente, aplicando esta lógica se pierde la visión general de conjunto. La cultura se convierte entonces en un reino de taifas prácticamente inconexas. El que se ha especializado en Química –corrijo: en alguna rama de la Química- no sabe mucho de Física, ni tampoco de Química general. El antropólogo –corrijo de nuevo: el especialista en alguna rama de la Antropología- poco sabe de Antropología filosófica, ni, en general, de Filosofía. El cardiólogo no sabe mucho del aparato digestivo, y al estomatólogo no le suena apenas el tema del corazón. El odontólogo no tiene demasiada idea de Nutrición y Digestión. Contra lo que se cree –y hablo aquí por experiencia directa-, la gran mayoría de los pediatras saben poca cosa sobre lactancia materna. El geólogo poco sabe de Biología, y el biólogo poco sabe de Geología. El licenciado en Filosofía normalmente no sabe casi nada de latín. E incluso tampoco sabe mucho latín el que se ha especializado en griego, y viceversa. Y en fin: ¿cuánto sabe hoy un licenciado en Filología clásica de Filosofía griega?
Ciertamente, se nos puede objetar que el crecimiento exponencial del conocimiento exige hoy en día una especialización cada vez más específica de los estudios. Sin embargo, ese mismo crecimiento exponencial puede servir de base para el argumento contrario: precisamente porque el conocimiento experimenta hoy en día una tremenda explosión dispersiva, debemos reforzar la cultura generalista de las nuevas generaciones de estudiantes, si no queremos que pierdan de vista la unidad orgánica del mundo del saber. Si no queremos, en definitiva, crear un mundo cada vez más bárbaro, en el que los expertos y los técnicos, probadamente miopes en cuanto a visión global y panorámica del universo humano, sigan tomando decisiones racionalizadoras que nos aboquen sin remedio al abismo de una sociedad estúpida y deshumanizada.
Finalmente, y según todo lo anterior, una propuesta concreta para el futuro, si es que queremos que el futuro sea lo que debería ser: reducir drásticamente el número de carreras y de asignaturas universitarias, así como de asignaturas en Secundaria y Bachillerato. Primar la cultura general y la visión global e interdisciplinaria. Establecer una gran carrera generalista de Humanidades, análoga a la antigua de Filosofía y Letras, con dos años de estudios comunes y tres de especialidad. Instaurar también tres o cuatro grandes carreras generalistas de Ciencias (Física, Medicina, Ingeniería), también con las lógicas secciones y sub-secciones en los años de especialidad. Y, en fin, promover a todos los niveles la integración de los saberes de Ciencias y de Letras en una unidad orgánica común. Por ejemplo, que todo estudiante universitario de Ciencias tenga un buen conocimiento de Historia de las Ciencias, lo cual exige, lógicamente, insertar ese campo en una Historia General de las Ideas. Y viceversa: que todo estudiante de Letras y Humanidades, dentro de su imprescindible conocimiento de Historia de las Ideas, reciba, como una parte importante de ésta, una formación rigurosa en Historia de las Ciencias.
Integrar Ciencias y Letras en un saber común, en un tronco unificante… Hermosa aspiración. Aunque -¡ay!- ponerla en práctica nos descubre dolorosamente nuestra máxima carencia: que hemos perdido el Santo Grial del conocimiento, la Piedra Filosofal del saber que permite intercomunicar las disciplinas, referirlas a un centro común que las articula y las dota de un sentido unitario. Somos hoy peritos en la periferia, en la superespecialización de la circunferencia, pero ignorantes analfabetos en cuanto al núcleo central, al eje que permite vertebrar los saberes e impedir que se conviertan en ínsulas incomunicadas. Pero, ¿es posible aún reencontrar esa misteriosa clave integradora? Los pragmáticos posmodernos opinan que no, e incluso que es mejor no buscar tal clave (“la dispersión nos libera…”). Nosotros, los que aún creemos en el espíritu, pensamos lo contrario.

martes, 28 de julio de 2009

REFLEXIONES

Los martes toca buitrear artículos varios bastante interesantes.

Como hace pocos días ha habido algunos "cejudos" que han confirmado lo que todos sabíamos, QUE EL CINE ESPAÑOL VA DE CULO, hoy nos centraremos en ese maravilloso cine, especialista en romper taquillas y llevar en masa a los cines a los españolitos de a pie.


Pablo Carabias
To el mundo al cine ¡ar!
9 de julio de 2009
Instituto Juan de Mariana

Todo sea por proteger a la cultura española. Ángeles González-Sinde, nuestra excelsa Kulturleiter, con el aplauso unánime del gremio, ha decidido que el cine español tenga una cuota de pantalla garantizada. Sin duda, era una medida muy necesaria, pues las producciones patrias, incluidas las suyas propias, pasaban fugazmente por las carteleras, debido a la insensibilidad de los exhibidores, incapaces de ver más allá de la taquilla y reconocer los valores de nuestro cine, un cine por otra parte reconocidísimo en los más variados festivales internacionales.

Si, bueno, ya se les daba un pastizal a fondo perdido para que hiciesen las películas y se ganasen más que dignamente la vida. Pero eso no era suficiente. Estamos hablando de creadores, de artistas, de personas que no miden la vida desde el punto de vista superficial del dinero... ellos necesitaban y se merecían algo más. Y esto es lo que se va a conseguir obligando a los cines a mantener sus películas en cartel a pesar de que no vendan entradas. A partir de ahora, nuestros creadores podrán ver su nombre en las carteleras, no fugazmente como hasta ahora, sino de forma continuada gracias a los desvelos de nuestra ministra.

Pero hay un problema. ¿Y si, como probablemente pase, tampoco acuden los espectadores a verlas? ¿Qué pasará con la moral de nuestros cineastas? No olvidemos que ellos son artistas, creadores, espíritus sensibles... no son como los demás ciudadanos. Por ejemplo, un vendedor de muebles no vende una mesa y simplemente deja de ingresar dinero, pero su espíritu creativo (del cual carece) no se resiente...pero el espíritu de un artista sí, con lo que ello significaría de negativo para creatividad española y el futuro éxito de nuestro cine en los festivales internacionales

Es necesario cerrar el círculo. Nuestros cineastas no pueden depender ni económica ni anímicamente de un público caprichoso e insolidario, un público que se empeña en ver lo que le da la gana sin la más minima conciencia social. Por ello, aunque las subvenciones a tutiplén fueron un primer paso y la futura ley de cuotas de pantalla es el segundo, falta la última medida, la LAOPE, la Ley de Asistencia Obligatoria a Películas Españolas

Básicamente, la LAOPE es otra ley de cuotas, pero no aplicada a los exhibidores sino a los consumidores finales, a los espectadores. Es muy fácil. Basta con poner en marcha una Cartilla de Cine Español, personal e intransferible. Así, si un joven quiere ver la última de Bruce Wills, Terminator 7 o cualquier otra película americana, deberá mostrar su cartilla con el sello de haber asistido a una película española en cartelera. Y no vale entrar y salir. Unos dispositivos de control, similares a los de control de personal de cualquier empresa verificarían que el propietario de la cartilla ha estado de principio a fin viendo la película.

Tampoco valdrá contratar a alguna otra persona, un parado o un inmigrante sin papeles por ejemplo, para que sustituya al propietario la cartilla ...Aunque dichos colectivos suelen quedarse con los trabajos más desagradables, aprovecharse de su situación y obligarles por una mísera cantidad a tragarse una película española claramente supera el límite de lo tolerable.

El cine español es una responsabilidad de todos y todos hemos de aportar nuestro granito de arena, aunque reconozco que es muy duro. Pero ya que no hay mili podría contemplarse dicha tarea como un método para forjar el carácter de los más jóvenes, demasiado acostumbrados a hacer lo que les da la gana...

Pero aún así, queda un segmento de población que no contribuirá a dicho esfuerzo. Son dos grupos, aquellos que prefieren bajarse las pelis de internet y aquellos a quienes no les interesa el cine.

Para los primeros, mano dura. Obligando a que por cada película americana descargada se tenga que descargar una española, se incrementaría drásticamente el número de descargas de estas últimas, lo cual sería un argumento para conceder a nuestro cine más y más subvenciones... aunque teniendo en cuenta que más del 90% de las descargas son de porno, Torbe, el Rey del Porno Hispano, se haría de oro.

¿Y para los segundos, para esos individuos cinéfobos que no pisan una sala de cine nunca? Pues... ¡a la mierda! ¡Se les lleva a ver cine español cuatro o cinco veces al año por la fuerza! Total, ya les obligamos a pagar la pelis con sus impuestos. Otra coacción más, ¿qué más da?


Álex de la Iglesia en números rojos
10 de julio de 2009
Periodista Digital

De la Iglesia dijo en una entrevista que “las ayudas representan muy poco en la producción de películas”. A las suyas ya les hemos dado 3,5 millones de euros de subvención. Con su cargo se pretende otorgar al cine español la popularidad que el suyo tiene sólo en apariencia, porque las películas de Álex de la Iglesia no son en absoluto rentables.

De dibujante de cómics a presidente de la Academia de Cine en menos de 17 años. A Álex de la Iglesia se le rinde pleitesía en todo el entorno cinematográfico desde que a los 27 años dirigiese Acción mutante con relativo éxito. Desde entonces, no ha parado: ocho largometrajes en 16 años, según publica Época.

Tal vez por eso la Academia de Cine le ha elegido como nuevo presidente (204 votos a favor y 43 abstenciones de 1.100 académicos). Su labor consiste en favorecer la imagen de la Academia y presidir actos y la junta directiva, poco más.

Pero esa supuesta popularidad, que no parecieron tener sus predecesoras Ángeles González-Sinde, Marisa Paredes o Aitana Sánchez Gijón, ¿es tal? La mejor manera de saber si un cineasta es popular es viendo cuán aceptado es su cine en la sociedad, y el de Álex de la Iglesia es bastante cuestionable.

Popularidad de número rojos

Como ha podido comprobar Época, el cine de Álex de la Iglesia pierde dinero. De sus ocho películas sólo tres cubrieron gastos (El día de la bestia, Muertos de risa y La Comunidad), mientras que el resto obtuvieron sonadas pérdidas (Acción mutante, Perdita Durango, 800 balas, Crimen ferpecto y Los crímenes de Oxford).

Las cifras son suficientemente elocuentes: las ocho películas de Álex de la Iglesia costaron 37 millones de euros. Tres de ellas lograron un beneficio de 10 millones, mientras que cinco títulos suman 12 millones de números rojos. Además, ha sido subvencionado con holgura. Los ocho títulos han recibido la cifra de 3.573.895,9 euros de ayudas, confirmada por Cultura.

En el ministerio están los datos que aquí se ofrecen sobre la recaudación de las películas de De la Iglesia, aunque casualmente no aparece nada de los presupuestos iniciales de cada filme.
Cifras que, por supuesto, son públicas y que han tenido que confirmar, y no todas, las productoras.

En 1992 un desconocido bilbaíno escribe, dirige y coproduce una película de algo más de dos millones de euros (entonces, 350.000 millones de pesetas), llamada Acción mutante producida
por El Deseo de Almodóvar. Cuenta la historia de una banda terrorista formada por mutilados que quiere vengarse del mundo asesinando y secuestrando a ricos y guapos.

Está llena de humor negro y escenas sangrientas que sólo vieron 368.289 personas en las salas comerciales, según datos de Cultura, lo que supone para la ópera prima del que había dejado de dibujar cómics por dedicarse a esto, una caja de 989.931 euros. Es decir, su primera
oportunidad en el cine alcanzó unas pérdidas de 1.113.616 euros. Y según ha facilitado Cultura a esta revista, Acción mutante obtuvo una ayuda de 601.102 euros.

lunes, 27 de julio de 2009

ESTO NO ME SE ENTRA EN LA CABEZA...

pues aquí están los ultimos enigmas de los lunes... hasta septiembre, o no






sábado, 25 de julio de 2009

DEBATES EN LIBERTAD

De los artículos de esta mañana me quedo con el último, y me sirve para lanzar al aire la pregunta de la semana, ya sabéis que quien quiera recoger el guante puede expresarse libremente.

Ha quedado claro que para hacer cualquier cosa siempre habrá un mediocre por medio dando por culo y/o llevándoselo crudo a cambio de favores.

Y aquí es donde surge la pregunta, este equipo de barrio (no sé de cual porque si no ya me habría mudado allí) ante el panorama actual ¿pagará la mordida al concejal de turno para ganar el campeonato municipal?


LECTURAS SABATINAS

Que nos ilustran para el posterior debate vespertino, a cargo del inigualable Pablo Molina

viernes, 24 de julio de 2009

EL LIBRO DE LOS HECHOS HISTÓRICOS (2)


Volvemos a las andadas, con esto del calor uno anda un poco limitado de la cosa cerebral (casi casi como mi amigo zp).

Y como está reciente la visita de nuestro Mª de AA.EE. a territorio español me ha surgido la duda de si sería razonable y/o recomendable declararle la guerra a la pérfida Albion.

Pues va a ser que no, porque viendo cómo el impresentable está diezmando nuestro ejército nos podría pasar esto...

La que tradicionalmente se considera como la guerra más breve de la historia ocurrió el 27 de agosto de 1896, que enfrentó a Gran Bretaña y a su, por entonces, sultanato dependiente de Zanzíbar (territorio insular africano hoy integrado en Tanzania).

La guerra fue declarada a las 9:02 de la mañana y finalizó 38 minutos después, a las 9:40.

La flota británica al mando del contraalmirante Harry Holdsworth Rawson (1843-1910), presentó un ultimátum a Said Jalid, que acababa de derrocar al sultán impuesto por los británicos, para que se rindiera y abandonara el palacio.

El único barco de guerra de Zanzíbar, el mercante transformado Glasgow, al acercarse la flota británica, fue hundido con 2 certeros cañonazos, inmediatamente, esos mismos cañones dirigieron sus bocas hacia el palacio del sultán, quien, a la vista del cariz que estaban tomando los aconteciemintos, se rindió incondicionalmente. No obstante los cañones dispararon y destruyeron el palacio.

Acabada la efímera guerra, los británicos exigieron que el nuevo gobierno de Zanzíbar pagara las municiones utilizadas en la refriega, en concepto de reparaciones de guerra.

Por su parte, Rawson fue condecorado con la Estrella Brillante de Zanzíbar, de primera clase, por el nuevo sultán Hamud ibn Muhammad.


Lo dicho, viendo la modernización de nuestro ejército que no tiene ni para balas y el amor a la patria que se estila estos días, a los británicos les sobraban 15 minutos de los 38 que necesitaron hace casi 113 años.


Fuente: El libro de los hechos históricos, Gregorio Doval

jueves, 23 de julio de 2009

EL LIBRO DE LOS HECHOS HISTÓRICOS


Inauguramos la nueva sección sin cartel fijo, pues como hubo empate entre las 4 propuestas los iré rotando.

Ya sé que han pasado muchos días desde las elecciones europeas pero no me puedo resistir viendo el "impresionante" trabajo previo realizado por el C.I.S. antes de las elecciones... y recomendarles que contraten a Jack Swimmer, pues este industrial batió todos los récords de exactitud habidos y por haber en una predicción electoral al determinar de antemano el número exacto de votos que obtendría el candidato Dwight David Eisenhower en las elecciones presidenciales estadounidenses de 1956. Swimmer entregó días antes de los comicios sus predicciones en la jefatura de policía de Los Ángeles, junto a un cheque que donaría a la institución en caso de equivocarse; en ella constataba los 33.974.241 votos que realmente obtendría Eisenhower al ser reelegido para su segundo mandato, señalando incluso, en un alarde, que 2.875.637 de ellos corresponderían a California y 1. 218.462 a Los Ángeles, como así fue en realidad.

Fuente: El libro de los hechos históricos, Gregorio Doval

miércoles, 22 de julio de 2009

A DIESTRA A SINIESTRA

Hoy traemos "cera" para todos, para la derecha y la izquierda... a la primera le da un repasito en LD Fray Josepho, a la segunda Lara Rossie en El Manifiesto

La derecha española es cagueta y pueril;
y se pone a menudo de furtivo perfil.

La derecha española mueve a lástima y llanto,
porque, si hay que plantarse, se coloca de canto.

La derecha española se escabulle del riesgo
y, escondiendo la cara, se nos pone así, al sesgo.

La derecha española va del huy al desmayo,
y rehúye problemas tras mirar de soslayo.

La derecha española es apática y floja,
y en cuestiones polémicas raramente se moja.

La derecha española nunca da demasiado,
y cuando hay un conflicto, se sitúa de lado.

La derecha española, alifafe y jaqueca,
tiene enorme maestría en hacerse la sueca.

La derecha española es de aséptica gasa,
porque nunca se nota, ni se mueve o traspasa.

La derecha española es blanduzca y mollar
y se calla las cosas para no molestar.

La derecha española... ¿dónde está? No la encuentro...
Está ahí, mareándose de talante y de centro.

La derecha española es ingenua y pardilla,
y le atizan y pone siempre la otra mejilla.

La derecha española nunca mira de lejos
y de cerca se pierde en sus maricomplejos.

La derecha española por desgracia recuerda
–embustera e hipócrita– mismamente a la izquierda.



El presidente de los Estados Unidos Barack Obama ha demostrado que la superioridad racial blanca no existe. Si comparamos a Obama con Zapatero, ¿quién ha demostrado tener más tino e inteligencia a la hora de desmarcarse de radicalidades sectarias? Sin duda, Obama.
La progresía europea ve a Barack Obama como a un dirigente de “izquierdas”, idea ésta totalmente incompresible para quienes hemos vivido años en Estados Unidos. Especialmente cuando oímos que el presidente estadounidense canta sus verdades a propios y extraños, algo no muy usual en las actuales clases políticas europeas.
En un reciente discurso pronunciado en Nueva York, en el foro de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP, siglas en inglés), Obama les ha dicho a sus compatriotas de raza negra que no hay excusas para el fracaso, que la esclavitud y la desigualdad sufridas no justifican nada, ni eximen a los negros de su responsabilidad por conseguir un futuro mejor.
«Tenemos que decirles a nuestros hijos: sí, si eres afroamericano, las posibilidades de crecer entre la delincuencia y las bandas son mayores; sí, si vives en un barrio pobre, te enfrentarás a dificultades que algunos en los barrios residenciales ricos no tienen que sortear. Pero eso no son razones para tener malas notas, eso no son razones para faltar a clase o para abandonar los estudios. ¡Basta de excusas! Nadie ha escrito tu destino por ti. Tu destino está en tus manos. ¡No hay excusas!
»Para los padres, no basta con mandar a nuestros hijos a la escuela y luego abandonarlos cuando llegan a casa. Tenemos que aceptar nuestras responsabilidades. Eso quiere decir dejar un rato el videojuego y ayudar a tu hijo a hacer sus deberes. Leerles, protegerles y llevarlos a la cama a una hora razonable. ¡Dejad de decirles a vuestros hijos que, porque son de cierta raza [¡Atiza! Obama dice “raza” y no le pasa nada], hay cosas que siempre les estarán limitadas! ¡Quiero que vean un horizonte ilimitado!»
La NACCP es un lobby negro que mueve mucho dinero y que siempre ha utilizado el lenguaje racialmente victimista para presionar política y económicamente a su favor, al estilo de ciertos nacionalismos victimistas en Europa. El presidente norteamericano dijo que los negros tienen que dejar de mirar al Gobierno como su única fuente de recursos, con la ilusión de cobrar una deuda que el pueblo norteamericano cree ya haber pagado con creces.
Asumiendo la filosofía –«el Gobierno no es tu madre, el Gobierno no es tu padre»– defendida por el actor Bill Cosby, muy marginado por la NAACP, Obama afirmó que «el Gobierno por sí solo no va a conducir a nuestros hijos hacia la Tierra Prometida. […] El Gobierno tiene que ser una fuerza para ofrecer oportunidades, eso sí. El Gobierno tiene que ser una fuerza para fomentar la igualdad, eso sí. Pero, en última instancia, somos nosotros los que nos tenemos que labrar nuestro destino día a día».
«El dolor de la discriminación todavía se siente en Estados Unidos», reconoció Obama. Pero eso no justifica –añadió– que los padres negros abandonen a sus hijos (cerca del 70% de los niños negros no viven en familia) ni los condenen a la desesperanza o a desempeñar funciones secundarias.
«Quiero que aspiren a ser científicos e ingenieros, doctores y maestros, no sólo jugadores de baloncesto o raperos. Quiero que aspiren a ser jueces del Tribunal Supremo o presidentes de Estados Unidos», dijo el presidente negro.
Con estas declaraciones de Obama es de imaginar que la progresía europea debe estar rebajando la obamamanía que padeció el año pasado, manía que algunos no podíamos explicarnos y sólo nos quedaba sonreír discretamente ante tamaña ingenuidad.
¿Alguien imagina que Zapatero pudiera tener la inteligencia y el valor de dirigir un discurso de semejantes características ante nacionalistas vascos, catalanes o «republicanos rojos»? Impensable: el sectarismo es la denominación de origen del muy caucásico Presidente del Gobierno español.

martes, 21 de julio de 2009

TRISTE DÍA

Hoy es un día que, desgraciadamente, pasará a formar parte de nuestra historia más negra, y como no podría ser de otra forma, quien agravia, denosta, denigra, vilipendia, menosprecia, arrastra por el fango y deja a los pies de los caballos a España es el PSOE.

Nunca agotaré los descalificativos para esta gentuza misérrrima y despreciable.

Tras 300 años de reivindicaciones, luchando por un anacronismo indecente en estos tiempos y luchando por la soberanía e integridad territorial de España, va el GILIPOLLAS de Moratinos y se presenta en Gibraltar como Mº de AA.EE de España.

SOIS BASURA


Para que se solucione de una vez por todas esta situación nada mejor que "hundir" la Unión Europea, vale que la mayoría cualificada se ha extendido a muchas materias pero las realmente importantes siguen necesitando la unanimidad, así que hacemos como Francia en la crisis de la silla vacía, y no volvemos a las instituciones hasta que recuperemos la integridad territorial y, de paso, acabemos con las mafias, la corrupción y el contrabando de los gibraltareños.

lunes, 20 de julio de 2009

SOLUCIONES A LOS ENIGMAS

SOLUCIÓN AL ENIGMA DEL HOTEL, si hubiese sido su habitación no habría llamado (al ser individual tampoco esperaría que hubiese nadie dentro, salvo si llama para cerciorarse de que no haya nadie y robar)

SOLUCIÓN AL ENIGMA DEL BARRIL, al ser perfectamente simétrico lo único que hay que hacer es inclinar el barril hasta que el líquido llegue justo al borde, si se ve el fondo está por debajo de la mitad, si no se ve hay más de la mitad.

mahārānī... sorprendido dejado me ha

BIEEEEEEN, HOY ENIGMAS

Ya sé que el entusiasmo no lo es tanto, pero bueno, para los pocos incondicionales tenemos dos nuevos enigmas





sábado, 18 de julio de 2009

DEBATE POLÍTICO

Espero que todos vosotros hayáis leído los artículos de esta mañana de Pablo Molina.

Pues bien, y como señalaba acertademante, que creéis que hará la joven de la foto ante la bajada de pantalones de Rajoy, ¿volverá a votar al pp o utilizará el voto para limpiarse el culo? (que seguro que el papel sale más limpio que de Génova)

PABLO MOLINA

3 grandes estadistas: Zapatero, Montilla y Puigcercos

La reforma laboral de Hugo Chávez

Risto Mejide engrosa el martirologio televisivo

Como sabéis, el debate de la tarde versará sobre alguno de los artículos de esta mañana.

viernes, 17 de julio de 2009

OBRA SOCIAL CAJAMADRID

Mirad detenidamente el vídeo...



Es mu triste "de pedir" pero más triste es "de robar".

En un post posterior indicaré el número de cuenta al que podréis hacer las transferencias (la voluntad, por supuesto) para la adquisición de este vehículo, y es que sería un detallazo que mis seguidores, hoy, día de mi ......octavo cumpleaños, pudiesen obsequiarme con esta bagatela.

Y ya sabéis que podéis tomar lo que queráis... otra cosa bien distinta es quien paga la cuenta.

Pero bueno, como es un día especial por ser mi cumpleaños, nada mejor que compartir una nueva entrega de la sección más interesante y divertida (nota del autor), así que no vamos a andarnos por la ramas y entremos de lleno en una nueva Cafre Movie...


Hasta ahora nos habíamos "centrado" en un cine actual, "convencional" y yanqui, así que vamos a hacer un giro radical y vamos a fijarnos en la más ruin exploitation italiana, que llegó a crear un subgénero en el que fueron y siguen siendo los amos, el "mondo" (caníbales en la selva) con títulos emblemáticos como Holocausto Caníbal, Cannibal Ferox, El dios de la Montaña Caníbal... (y gloriosas aportaciones splatter y giallo).

Con todos ustedes:

































El cine mondo se inaugura con el film Mondo Cane (Gualterio Jacopeti, Franco Prosperi y Paolo Cavara, 1962). Pronto el género se volvió más escabroso y sanguinolento (al fin y al cabo vende más) siendo Africa Addio (Gualterio Jacopeti, Franco Prosperi, 1966) su punto de inflexión, mostrando matanzas de personas y animales en las dictaduras africanas (castraciones, decapitaciones, amputaciones, extracciones de lengua...).

Para que el espectáculo no decayese se fueron incorporando escenas eróticas y sexuales más explícitas (Holacausto Caníbal, Ruggero Deodato, 1979). Ni que decir tiene que en cierto modo esta última película avivó el mito de las "snuff movies" (se la colaron a los de Interviú aquí en España).

Como mero apunte cronológico citar algunas obras cumbre del género:

El país del sexo salvaje (Umberto Lenzi, 1972)
Ultimo mondo cannibale (Ruggero Deodato, 1976)
Emanuelle e gli ultimi cannibale (Aristide Massascessi, 1977)
La montagna del dio cannibale (Sergio Martino, 1978)
Holocausto canibal (Ruggero Deodato, 1979)
Mangiati vivi (Umberto Lenzi, 1980)



Cannibal ferox (Umberto Lenzi, 1981)
Schiave bianchi, Violenza in Amazzonia (Mario Gariazzo, 1985)
Inferno en diretta (Rugero Deodato, 1985)
Nudo e selvaggio (Michele Massimo Tarantini, 1985)




Aunque el siglo XXI nos deparaba un regreso a los orígenes y en 2003, Bruno Mattei nos ofreció 2 "delicatessen", Nella terra dei cannibali y Mondo cannibale.

Lógicamente, en la lista falta una de 1980, Zombies Unter Kannibalen (Marino Ginolami) , aunque también la conoceréis por: Zombie holocaust, La regina dei cannibali, Dr. Butcher M.D. Medical Deviate, Zombi holocausto o Island of the last zombies.





























El contexto favorecía que Fabrizio de Angelis (productor) soltase la pasta para hacer la obra cumbre del mondo (aquí más sí es mejor) y como tenía dinero en abundancia y calentito tras producirle a Lucio Fulci (señores/as, levántense ante el maestro) Zombie 2, pensó, ¿y mezclar zombis y caníbales?, pues hala, mezclamos los títulos de dos pelis conocidas (Holocausto Caníbal y Zombi) y ya lo tenemos.

































































Sí, sí, tiene algo que podríamos denominar argumento, el Dr. Peter Chandler viaja hasta el sudeste asiático (a Kito) junto con su asistente George, la novia periodista de éste, Susan, y la enfermera y antropóloga Lori.

































Van a estudiar una tribu que habita en esa isla pues piensan que tienen relación unos símbolos rituales utilizados por ellos y otros similares que han aparecido en varios casos de antropofagia que se han dado en Nueva York.

































Y qué sería de ese post si no tuviésemos la posibilidad de ver parte de los higadillos en este "magnífico" vídeo, siéntate, te recomiendo estar comiendo algo, y disfruta





JUSQU'AU LA PROCHAINE CAFRE MOVIE

jueves, 16 de julio de 2009

FANTASÍAS BORBÓNICAS

Existe una fuerte corriente de opinión (en un país donde no hay realmente una profunda convicción monárquica) que propugna que la Corona se sujete al derecho común, como, por ejemplo, en la cuestión de la sucesión, en la cual se debería aplicar, según dicha corriente, el principio de la no discriminación por razón de sexo. El tema afloró con fuerza al nacerle dos niñas al Príncipe de Asturias. Aunque de momento no tiene un hijo varón y, por lo tanto, no se plantea directamente el problema de la posposición de las infantas Leonor y Sofía, ya han salido a relucir los que quieren a toda costa que se produzca en España una reforma constitucional semejante a la sueca, que permita reinar a la primera de ellas aunque nazca un hermanito. Dicen que la Casa Real no tiene por qué tener un estatuto diferente al del resto de los españoles y aducen la cuestión de los derechos fundamentales.

Ahora vamos a hacer un ejercicio de fantasía y suponer cosas que, evidentemente, no se darán en la realidad, pero que son perfectamente concebibles como hipótesis. Pongamos por caso, con todos los respetos, que S.A.R. la infanta Elena descubre un buen día que se siente hombre y decide acogerse a la Ley de Identidad de género de marzo de 2007. Como se sabe, en virtud de esta normativa se tiene derecho a cambiar el sexo en el Registro Civil y en el Documento Nacional de Identidad sin necesidad de pasar por intervenciones quirúrgicas. Basta la manifestación de voluntad de una persona de nacionalidad española, mayor de edad y con capacidad suficiente, condiciones que reúne la Infanta. El trámite es meramente administrativo sin que sea necesaria sentencia judicial. Pues bien, ¿qué pasaría si la infanta Elena se convirtiera en el infante Eleno?
Para empezar –y sin hablar del escandalazo en la Familia Real– su unión con el Excmo. Sr. duque de Lugo pasaría a ser un matrimonio de pareja homosexual, admitido por la actual legislación española. En segundo lugar (y esto es lo más divertido), se trastornaría todo el orden sucesorio, pues resultaría que como primogénito varón del Rey, el neo-infante pasaría a ser el legítimo Príncipe de Asturias y, por lo tanto, sucesor de la Corona y esto en virtud de la mismísima Constitución. Don Felipe perdería la condición de la que ha estado gozando hasta ahora para pasar a ser simple infante de España y sus hijas dejarían de ser infantas para ser Excelentísimas Señoras. El hipotético infante Eleno, además, tendría que hacer un curso acelerado del oficio de rey (probablemente a su augusto padre le daría un patatús). Y si no abandonara las vestimentas femeninas (por lo que le gusta la moda) sería el primer soberano públicamente travesti de la Historia…
Pero sigamos con nuestras hipótesis. Ahora veamos qué pasaría si la hija de la condesa Olghina Nicolis de Robilant interpusiera una demanda de paternidad contra S.M. el Rey y fuera admitida a trámite (ojo, no se afirma aquí que el Rey sea efectivamente su padre: sólo se trata de un rumor que sirve para desarrollar una hipótesis). Supongamos que el juez estableciera en firme la paternidad real como consecuencia de un hipotético resultado positivo de la prueba de ADN. En España no se discrimina a los hijos por su origen: no hay diferencia entre hijos nacidos dentro del matrimonio y fuera de él, es más: no hay hijos ilegítimos y todos tienen iguales derechos respecto de su padre. Ahora bien, si Paola de Robilant, fuera judicialmente declarada hija natural de Don Juan Carlos, y siempre que prosperara el principio de no discriminación por razón de sexo en la sucesión de la Corona, tendríamos que ni el infante Eleno ni Don Felipe serían ya los herederos. La Princesa de Asturias sería Paola, mejor dicho Doña Paula. Y el día que reinase, Olghina de Robilant pasaría a ser la madre de la reina, lo que provocaría importantes problemas de protocolo y de orden de precedencia con Doña Sofía, reina viuda de Don Juan Carlos pero no reina madre en esta suposición. Por no hablar de la cuestión de la regencia en caso de incapacidad de la Reina.
Y eso que, según el mandato constitucional, “La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica”. Porque si no, tendríamos todas las complicaciones provenientes de la primogenitura de la Infanta Doña Pilar, clara perjudicada por la posposición de las mujeres en la sucesión a la Corona y que eventualmente desembocarían en Doña Simoneta I como Reina de España.
No, señores. Los Borbones de España tienen y deben tener un estatuto especial y su normativa interna, diferente del Derecho común. Toda discusión a este respecto con el pretexto de los derechos fundamentales del ser humano cae por su base si se considera que ser Rey no es un derecho fundamental. Nadie tiene el derecho humano a ser monarca. Aquí estamos meramente frente a una cuestión de función, que no todos (sino más bien muy pocos) están preparados histórica y profesionalmente para asumir y que supone obviamente una desigualdad precisamente llamada funcional, que no es en nada opuesta a la igualdad fundamental. Ya se ha visto –de un modo jocoso y desenfadado, que no tiene ningún ánimo de ofender a la institución monárquica– a qué absurdos puede llevar propugnar determinadas iniciativas que no saben distinguir los temas porque quizás tampoco conocen el sentido de los términos. Y precisar y distinguir es la base de la lógica.


Ernesto de Morande
15 de julio de 2009
El Manifiesto

miércoles, 15 de julio de 2009

UNA DE CIFRAS

Qué me gusta a mí desvariar con cifras y más cifras que no llevan a ninguna parte pero que son tremendamente significativas.

Hace ya algunas semanas que el payaso con ínfulas fascistas Tomas Gómez, en una rueda de prensa, demostró su catadura moral con los periodistas de Telemadrid y Libertad Digital.

Pero lo gracioso estaba por venir, cuando un periodista (?) le metió la lengua en el culo para lamérselo un poquito y tras untarlo adecuadamente de vaselina vino a decir que, ¡claro!, es que entre onda 6, popular tv o libertad digital tv manipulaban a los votantes (en base a sus estratosféricas cifras de datos de audiencia).

Bien, a poco que uno no esté cerebralmente muerto sabe que este argumento es insostenible, salvo que estés loco, seas gilipollas o seas sociata, o las 3 (redundantes y complementarias).

Analizaremos las radios, las televisiones y los periódicos, y veremos quien "disfruta" de más corderitos a los que aborregar.

Compartimentaremos a los individuos objeto del estudio (todos nosotros) y para que no se solapen o se dupliquen cifras, consideraremos que los oyentes, lectores o televidentes no se informan mas que a través de esos medios, es decir, quien ve tv no lee periódicos y no escucha radio.



Lógicamente debemos enfrentarlos en dos bandos, los proPP (o anti psoe) y los proPSOE (y anti PP), creo que las matizaciones entre paréntesis son significativas.

En el primer grupo meteremos a COPE, Onda Cero y Punto Radio (aunque unos se enfadarán por unas cosas y otros por otras), pues bien, redondeando las cifras de último EGM tendríamos:

Cope - 2.100.000 oyentes
Onda cero - 2.000.000 oyentes
Punto radio - 500.000 oyentes

TOTAL 4.600.000

En el segundo, en el de los portavoces del gobierno y fiscales de la oposición meteremos a:

Ser - 4.700.000
Rne - 1.400.000

TOTAL 6.100.000



Aquí volvemos a tener el "bipartidismo", por un lado las que TODO lo que hacen los sinvergüenzas del psoe les parece una maravilla y por otro los que les dan algo de estopa.

Entre los primeros (con una cuasi inapreciable excepción en Antena 3), y según datos de la audiencia media en junio de 2009:

La 1 - 15,8% de cuota de pantalla
La 2- 4,2% de cuota de pantalla
Antena 3 - 15,4% de cuota de pantalla
Cuatro - 8,1% de cuota de pantalla
T5 - 13,2% de cuota de pantalla
La secta - 6,4% de cuota de pantalla

TOTAL 63,1% de cuota de pantalla

Y ahora vamos con los "emporios mediáticos" contrarios al gobierno:

Intereconomia TV - 4,7% de cuota de pantalla
Popular TV - 3,3% de cuota de pantalla
Libertad digital TV - 1,5% de cuota de pantalla
ONDA 6 - 2% de cuota de pantalla

TOTAL 11,5% de cuota de pantalla

Bien, veamos a cuantos "individuos manipulables electoralmente" equivalen estos porcentajes.

Si tenemos en cuenta que en las últimas generales votaron 25.514.671 personas (75,32% del censo) tenemos que las personas en edad de votar son 33.861.541. Como dije antes prescindamos de las que se informan tanto por radio o prensa (10.700.000 por radio y 6.149.000 por prensa... obviando lógicamente los periódicos y radios menores a los que desprecio bien por ignorancia bien por nula incidencia en el resultado de mi sectario, manipulado y parcial estudio). En definitiva, nos quedan 17.012.541 individuos que se dejan manipular por las televisiones.

Aplicando estas cifras a los porcentajes de cuota de pantalla nos da:

Socitas potenciales abducidos: 10.734.913
Peperos potenciales abducidos: 1.956.442




Aquí nos fijaremos en las cifras del primer trimestre de 2009, e igual que hicimos con tv y radio, los agruparemos por sectas, proPSOE y proPP, paso de los pequeños, y me centro en los de mayor tirada:

Anti Aznar serian

El país - 2.182.000 lectores
El periódico - 802.000 lectores
La vanguardia - 709.000 lectores

TOTAL - 3.693.000

Anti corruptos y Anti indigentes intelectuales tenemos a

Abc - 730.000 lectores
El mundo - 1.337.000 lectores
La razón - 389.000 lectores

TOTAL - 2.456.000

Ya estamos concluyendo, tenemos un cifra final de 29.540.355 que intentan enterarse de lo que pasa en este país para votar en conciencia, pues bien, a 20.257.913 (68,57%) les lavan el cerebro las hordas zapateriles para que voten al psoe, quedando 9.012.442 (31,43%) para que intenten lo propio los propeperos.


Pero volvamos al origen del estudio, supongamos que toda esa cantidad de españoles se movilizasen encabronados por onda 6 y libertad digital (3,5% de lo que sea...), aportarían 1.033.912 votos al pp (casi los mismos que CIU y PNV juntos), suficientes para derrocar gobiernos, derribar monarquías y cambiar el eje de rotación terrestre.

Pues eso, que podéis rebatirme las cifras (aunque no creo que tengáis tanto tiempo libre como yo).

Saludos cordiales.