.

.

miércoles, 28 de julio de 2010

OPERACIÓN BIKINI

Seguro que alguien piensa que una propuesta así llega demasiado tarde por las fechas en que nos encontramos, seres de poca fe, si hacemos caso a los anuncios sólo necesitáis cinco minutos y, en numerosas ocasiones, sin necesidad de utilizar el aparato durante tanto tiempo, lo enciendes, te comes 35 pizzas, te echas una siesta y cuando te levantes no cabrás por la puerta con esas espaldas y podrás, con esos brazos, soltar una hostia y vestir una familia de luto.



El pasado sábado fui a comer a casa de mis padres y en esos momentos tontos en que coges el mando y haces un poco de ejercicio (zapping y poco más) llegué a uno de esos canales donde encuentras cuchillos capaces de cortar puentes y camiones sin estropear el filo o botes de plástico que sin enchufes y sin comida consiguen preparar auténticos manjares en su punto, y fue cuando lo vi claro, o estos sinvergüenzas deberían estar en la cárcel por mentir como bellacos o, si no lo están, es porque en 5 minutos podemos estar listos para lucir palmito, que no lorza, en la playa (nunca entenderé la necesidad de ir a pasar calor rodeado de millones de personas desconocidas en 2 metros cuadrados, sudando la gota gorda, comiendo arena en la playa y mierda en los chiringuitos, comerte los atascos de ida y vuelta y pasarlo peor que en casa).

En el poco tiempo que conseguí dejar tranquilo el mando me vi dos o tres anuncios (esto es recomendable sobre todo una noche de insomnio, a mi me pasó la última vez, tenía por diversos canales Apocalipse Now, El honor de los Prizzi, una oferta más que interesante de series y sin embargo me quedé hipnotizado viendo a un cabrón que responde al nombre del Chef Tony quien absurdamente y con un manejo incomprensible de los cuchillos ejercitaba graciosos movimientos podando tomates).

En fin, que el primer invento revolucionario que vi respondía al nombre de SHARE weight.

Al ver la primera imagen del objeto piensas, una simple mancuerna, jajaja, ni de coña pequeño ignorante, el utensilio favorito de los gays vigoréxicos (utilizaré algunos términos desconocidos para el común de los mortales que no haya pisado un gimnasio en su vida, pero como comprenderéis con el calor que hace no los voy a explicar, os vais por el libro que sujeta esa mesa coja que hay en todas las casas y lo buscáis).

Quien haya visto el anuncio, el artilugio produce unos movimientos espasmódicos, provocados por unos golpes percutores que si uno no está muy avezado en su manejo puede provocar que acabes con tus sesos desparramados por la pared más cercana.

A pesar de que por el movimiento "natural" del aparato es muy codiciado y deseado en el mundo gay las que salen en el anuncio son féminas de carnes prietas y turgentes,, a las que se supone endurece los triceps. Probablemente sea cierto, aunque la cara que ponen al sujetar el aparato es una mezcla de placer (pensando en los oréganos que podrían alcanzar con esos tremendos golpes secos ejercidos de forma rítmica en el orificio intermuslar) y pánico (la violencia de esos movimientos si no se controlan podrían acabar con el aparato saliendo por la tapa de los sesos tras el consiguiente destrozo de paquete intestinal y masa encefálica de la criatura).

achtung (paréntesis autorreflexivo evocador) este aparato, y su posible utilización para el placer solitario de las féminas, me hizo recordar el catálogo de venta a distancia pionero, o al menos a mí me lo parecía en mis años mozos, el VENCA. Y como me imagino, inteligentemente os preguntaréis ¿y que cojones tiene que ver el venca con la masturbación femenina? tranquilos, todo llega.

Cuando terminabas de ver esos ropajes que nunca te pondrías y esos conjuntos de braguita y sujetador que tan extrañas reacciones provocaba en nuestra fisonomía preadolescente llegabas a las páginas de menaje, El caso es que de repente sin saber cómo aparece en un recuadro una hermosa jovencita sujetando entre sus manos un aparato que responde al nombre de masajeador facial, la chica con cara de felicidad daba a entender que con sus movimientos vibratorios a lo largo y ancho de la cara te la dejaba tersa, suave y eliminaba esas patas de gallo (y/o gallineros dependiendo de la edad de la clienta) tan antiestéticas, pues bien, Y UNA POLLA COMO OLLA, eso es lo que era, un vibrador con todas la letras, la cara no respondía a la posible eliminación de esas patitas de gallos sino al gustirrinín que en breve le proporcionaría en su chumitarra semejante producto.

Lo más sorprendente de todo era el tamaño, para masajear la cara no era necesario un aparato propio de seres de 6 o más metros de altura con un miembro proporcional a la estatura. Me imagino que hace años los juguetitos sexuales no eran tan corrientes y estaban mal vistos, por lo que se les ocurrió disfrazar el producto indicando que era para otros menesteres.

Visto lo visto podría haber optado igualmente por ensartar por el culo (o el chochete, me encanta esta palabra) a una jovencita con el eslogan ADIÓS AL DOLOR DE CABEZA o haber sublimado la desvergüenza con este otro PARA UNOS DIENTES MÁS BLANCOS.

Pero volvamos a los productos milagro, no llegué a quedarme con el nombre (joder, con tanto culo no estaba yo para muchas hostias), el caso es que podríamos resumirlo así...

pequeño cinturón de proporcionas cuasi imperceptibles que produce pequeñas descargas eléctricas y elimina la grasa

Lo mejor del producto es que da igual dónde te lo pongas, en las ingles, en la cabeza, en los güebos, en los tobillos o en la oreja, 5 minutos al día tumbado mientras engulles 98 cheese burguers y tu brazo no entrará en la chaqueta, sin olvidar que podrás marcar abdominales con el abrigo puesto.

El grado de desvergüenza en estos anuncios es paroxístico. Sale una vacaburra antes de utilizar el aparato, suelen ser especímenes más cercanos a la ballena blanca que a un ejemplar humano, y tras un par de siestas enchufada al aparato te sale una joven (es curioso, no sólo adelgazas, también rejuveneces) de culos agresivos, pechos siliconados y sonrisa insultantemente blanca y alineada. Este último dato no es peregrino, si os fijáis, incluso durante el esfuerzo no pierden la sonrisa, y claro, me las imagino en al váter intentando soltar un truño del tamaño de su cabeza y las cabronas sonriendo mientras se desgarran por el esfuerzo de soltar el mojón.

Pero lo asombroso no es el poder rejuvenecedor y terso del producto en las féminas, lo más asombroso es lo que les "ofrece" a ellos, a nosotros, un puto gordo fati que tras una semana utilizando el aparato gana el Arnold's Classic. Hay un caso documentado sorprendente, un albanés que no tenía ni puta idea de inglés (rasgo que no le diferencia en absoluto del 99% de españoles) que lógicamente no se enteró de las instrucciones de uso, se lo puso en el rabo pensando que era un artefacto masturbador y a los 10 días estaba trabajando de autónomo derribando edificios con el mencionado rabo.

Siempre me ha sorprendido la eficacia de otro producto milagro que salió, LA PLATAFORMA VIBRADORA, aunque por otro lado me demostró lo gilipollas que he sido, en mi época vigoréxica hacía dieta estricta abundante en proteinas y sin carbohidratos a partir de las 4 de la tarde, tomaba carnitina, termogénicos, glutamina, aminoácidos ramificados, trofalgón, me hacía ciclos... corría una hora en ayunas, me hacía 4500 abdominales en media hora y NUNCA conseguí lo que ofrece esta máquina en sólo cinco minutos al día.

A veces dudo de su eficacia, aunque hay un ejercicio en el que me creo que hace su trabajo, para ilustrar cómo estas superficies vibradoras trabajan zonas específicas del cuerpo querían demostrar cómo dejan unos glúteos cincelados, para ello nada mejor que sentar encima del aparato a una simpática joven, su cara lo dice todo, dejar el culo bien no lo sé, pero que la tía se lo está pasando de puta madre sin duda. Al ser preguntada sobre la eficacia del ejercicio dijo, "ea! mismamente 350 lengüetazos de gato por minuto en toa la pepitilla"

Pero el más impresionante aparato visto por mis preciosos ojos esa tarde es sin duda ÉL, el AB CIRCLE PRO, os propongo que cuando terminéis de leer el post vayáis corriendo a youtube y sus veáis cualquier promo del producto.

Sólo os diré que en el último desfile del orgullo ARRASÓ en todos los saraos, se procede a la correcta ubicación del "tomador" en el aparato, se enchufa y empieza el espectáculo, el resto de jugadores tienen que intentar metérsela por el culo.

En fin amiguitos, que por pocos euros tenéis garantizado el éxito en la playa este verano.

Y DE NADA, es un servicio que gustosa y gratuitamente este modesto blog ofrece a sus lectores (masculino genérico tan en desuso por los políticamente correctos)

BUENAS VACACIONES A LOS QUE SE VAYAN Y A LOS QUE NO TAMBIÉN.

16 comentarios:

  1. JODÓ, Isra. Qué mareo de paratos musculadores vibradores y rejuvenecedores, además de placenteros.

    Tú y yo ya sabemos que lo que dice la publicidad tiene un 000,00001% de veracidad, pero como uno Complutum y otro de Vasconia y no nazi sólo quedamos pocos ejemplares.

    Vaya verborrea escribidora que te ha dado hoy. A poco que sigas unos días así, te sale otro libro completo como el Don Miguel.

    ResponderEliminar
  2. Si no esntiendes la necesidad de salir corriendo hacia las playas es porque eres de Complutum, ciudad que es un mundo en sí misma, y por lo tanto allí lo tienes todo. El resto de los estepaisoleños no pueden disfrutar de tanta delicia y de ahí surge su necesidad.
    En cuanto a la eficacia de los aparatos que mencionas sin duda está más que demostrada, aunque tú no hayas comprobado sus efectos.
    Yo le compré uno de esos a mi suegra, a ver si conseguía que se electrocutara, y al poco ya parecía una mocita, y el mes pasado fueron a hacerle un reportaje los de Playboy.
    Ahora mi mujer no me habla, por haber provocado el divorcio de mis suegros.

    ResponderEliminar
  3. juer isra, qué finolis te has levantado hoy...es verdad que esos anuncios son fascinantes, sobre todo el de los cuchillos, y además es como una espiral sin retorno porque los ponen seguidos una y otra vez por si no te has enterado lo bastante la quincuagésima vez y por eso casi todo el mundo tiene en su casa algo de eso y no lo usa nunca (conmigo lo llevan claro que soy muy rata y encima cuestan un congo)

    ResponderEliminar
  4. Ya ves Tella, fue verlo y ponerme a escribir, si es que la caló hace que hagamos cosas mu raras. Y el caso es que como escribo precipitadamente y de forma poco elaborada, habría hecho un post mucho más largo o en varias partes, pero el caos organizativo que me guía en esta desagradable época del año lo ha impedido.

    Aquí todo cristo se aplica la máxima de "prometer hasta meter, una vez metido, olvidar lo prometido"

    ResponderEliminar
  5. Aspirante, me alegra que casos concretos corroboren mi teoría de la "milagrosidad" de esos productos, y seguro que tu suegra no pierde la sonrisa en los apretones más inoportunos.

    Si la regalas a tu mujer los cuchillos del Chef Tony te lo agradecerá eternamente (o al menos este sábado).

    ResponderEliminar
  6. Pues ya ves Maribel, y apuntas un dato importante y sobre el que seria interesante incidir en otro post, la reiteración tipo "teletubbies" para que el mensaje cale... terrorífico.

    ResponderEliminar
  7. Lo alucinante es el poder hipnótico que ejercen esos anuncios. A mí me ha pillado más de una noche de insomnio viendo una batidora mágica que prepara cócteles y recoge la cocina, o el famoso de los cuchillos. Los aparatos gimnásticos también tienen su aquél, pero para mí el mejor sin duda es un maquillaje que disimula las manchas y que es como un titanlux color carne. Las que lo anuncian no sólo se tapan unos granos horrorosos, sino que adelgazan y les cambia el peinado.

    ResponderEliminar
  8. Lo más gracioso de esos anuncios es el público asistente a la demostración; sus aplausos y exclamaciones de asombro ante la maravilla que están viendo, es patética.
    Por cierto, el AB Circle ése me lo compré para rebajar michelines, como anuncian, mientras estoy sentado ante el ordenador; por desgracia, llevo dos semanas sin estrenarlo, tratando de entender cómo funciona, sin lograr descifrar las instrucciones. Ha sido una de mis peores compras del presente año.

    ResponderEliminar
  9. Ni por todo el oro del mundo le compro a mi mujer un juego de cuchillos de esos!
    Fijo que los probaba en mi gaznate, y aunque sean malos y con poco filo mi mujer no paraba hasta conseguir el objetivo.

    ResponderEliminar
  10. Mahārānī, es lo más sorprendente, cómo enganchan esos anuncios, en noches de insomnio no hay nada mejor. No he visto ese producto "maquillante" pero seguro que a todas esas cualidades habrá que sumar la sonrisa profiden, da igual que sea un aparato para juanetes, para el coche o un fregona que funciona sola, la sonrisa profiden no falta a su cita.

    ResponderEliminar
  11. El público, Bwana, excelente aporte, merecen un estudio a parte.

    Recuerdo una fregona que da igual lo que echases al suelo, lo succionaba igual que un agujero negro, llegaba el presentador y pedía voluntarias para arrojar "caldos" al suelo y veías a las marujillas saltando como locas, levantando el brazo igual que en clase cuando preguntaba el profesor y, las elegidas, qué forma de gesticular y disfrutar lanzando zumos, engrudos y viscosidades varias.

    Un espectáculo, sin menospreciar los sonoros UUUUUY, AHHHHHH, OHHHHHHH, lo dicho, algo hipnótico y adictivo.

    Por cierto, me ha dejado sin palabras con lo de su última adquisición, lo mejor sería devolverlo y que le reintegren el importe y se tome unas cervecitas.

    ResponderEliminar
  12. Aspirante, no les hacen falta cuchillos, cualquier objeto inanimado en sus manos resulta altamente peligroso y dañino para nuestros frágiles cuerpos.

    Tienen fregonas, rodillos, escobas, platos, barras de pan, etc...

    Gracias a dios somos ágiles y podemos salir por patas cuando el tema se complica.

    ResponderEliminar
  13. Pues yo no doy contado hasta 4500 en media hora sin perderme.
    ¿Fuiste vigoréxico?. Yo en mi ignorancia de barrio siempre pensé eso de "ancho de espaldas, estrecho de culo...".
    Pero claro no me lo tengas en cuenta que a mí lo único que me gustaba marcar es el del órgano de los cuerpos cavernosos en el Bataplán. Y ese no se desarrolla con mancuernas: o la naturaleza te ha bendecido o te jodes y haces pesas para disimular marcando pectorales. Como en el orgullo gay.

    Dieta, termogenicos, glutamina y trofalgón...¡hay que joderse!. Y yo que para ligar me las apañaba con un gintonic...

    ResponderEliminar
  14. Dams, me vas a perdonar pero si tirabas de Gin Tonic me imagino el tipo de hembras que se dejaban engatusar con una bebida tan exótica.

    En cuanto a lo de las espaldas es bien cierto que todo depende de la proporcionalidad y en mí, esas medidas eran perfectas por lo que ese dicho que tanto me (te) gusta no se puede aplicar.

    Era puro hedonismo, simplemente por el hecho de contemplar un cuerpo perfecto, como el artista que contempla su obra maestra.

    Y para terminar con este fraternal intercambio de opiniones, y comprobando cuanto te gustan los dichos populares me vas a permitir terminar con una referente a esos cuerpos cavernosos, "dime de que presumes...", en fin, que me imagino que numerosas conquistas habrán caído rendidas a tus pies al ofrecerles otra exótica combinación alcohólica, el Gyn, botegyn.

    ResponderEliminar
  15. Simplemente, y sin pretender polemizar, aclarar un error conceptual: el gin&tonic es para mí, para "vigorizar la musculatura", las señoritas beben lo que les place aunque, como bien intuyes, suelen preferir amorrarse directamente al pilón.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Aclarado pues, siga disfrutando de tan refrescante y vigorizante bebida.

    ResponderEliminar