.

.

viernes, 27 de agosto de 2010

HORROROSO

Los que pasáis habitualmente por aquí leísteis la historia del pollo sin cabeza, pues bien, como quería una foto a la altura del relato y ante la imposibilidad de realizarlo en casa de forma artesanal, opté por irme a la puerta de una residencia de ancianos.

Escondido entre la vegetación abundante de sus jardines observaba quien podría ser el ejemplar con mayores problemas pulmonares gracias a años y años de tabaco. No tuve que esperar demasiado, oí un viejecito que, a cada golpe de tos, se podía uno imaginar cómo iba arrancándose pedacitos de pulmón que graciosamente esputaba, a bastante distancia, el cabrón.

Dicho y hecho, seguí sus pasos, cuando de repente, cual posesión demoníaca empezó con convulsiones y movimientos espasmódicos, acompañados de regurgitaciones escandalosas y que me hacían presagiar la inminencia de su advenimiento, LA MADRE DE TODOS LOS POLLOS. El impacto fue atronador, ensordecedor y terrorífico, un sudor frío me recorrió todo el cuerpo cuando me aproximaba ante el dantesco espectáculo que me esperaba, ¿tendría güebos a echarle una foto? ¿echaría la primera, la segunda y todas las papillas de mi vida? y estas papillas ¿sería capaz de hacerlas una foto para colgar en el blog?.

Pues la respuesta a todos esos interrogantes es sí, para los valientes ahí dejo las fotos...




No sé si lo mencioné antes, con la emoción del momento olvidé quitar la tapa del objetivo. Sorry

10 comentarios:

  1. Pues sí Mamuma, era un ejemplar único

    ResponderEliminar
  2. jajaja..nada hombre, es más facil conseguirlo en el campo de futbol, aunque el más gordo lo vi en la peli de Ace Ventura contra el jefe de la tribu del gran murciélago blanco (sí, ya sé que es insoportable, pero no puedo evitar que me haga gracia) más suerte la próxima vez

    ResponderEliminar
  3. Vaya por Dios, es una pena, ansiosa que estaba yo por ver ese pollo geriátrico.
    No tienes perdón y estás en deuda con nosotros. TIENES QUE REPETIR EL POST.
    Además, me siento como la novia repudiada en la puerta de la iglesia, con mi escafandra, mis guantes de látex y mi mono de combate...para nada.

    No, lo siento, no te perdono.

    ResponderEliminar
  4. Qué tranquilidad. Menos mal. Creí que iba a pasar un malísimo rato, pero al fin a la postre el Isra es más considerado que lo que aparenta o gusta de parecer.

    Ufff, por hoy me he salvado.

    ResponderEliminar
  5. Gran pollo, que digo gran, majestuoso pollo el que citas Maribel.

    Si en el fondo la escatología no deja de tener su gracia.

    ResponderEliminar
  6. Vaya por dios Elena, cuanto lo siento, pero ta garantizo que el día menos pensado aparecerá por aquí, en este caso concreto es mejor jugar con el factor sorpresa.

    ResponderEliminar
  7. Si al final Tella va a resultar que soy buena persona y me preocupo por vosotros... de momento.

    ResponderEliminar
  8. ¿Con el post de hoy terminas con la trilogia del pollo o lo vas a convertir en serial fijo en el blog al estilo de los folletines venezolanos?

    Es una idea.

    ResponderEliminar
  9. En principio sí era el final Dams, pero ante una propuesta tan interesante como la que propones no sabría yo si el de hoy es el final de pollo...

    ResponderEliminar