.

.

lunes, 6 de septiembre de 2010

OTRA EXCLUSIVA, y van...






Algún malpensado podría creer que la carta anterior es más falsa que un duro de madera y que me la he currado con el fotochop, pues a esa persona he de decirle a la cara que está en lo cierto.

Pero eso no es lo importante, lo importante y llamativo es que se le diese carpetazo tan rápidamente y de una manera tan poco profesional a uno de los hechos históricos más importantes del siglo XX (queda descartado el nacimiento de este blog a efectos de este estudio).




Los primeros en llegar al búnker y dar una interpretación de la muerte de Hitler fueron los rusos, quienes a pesar de difundir la noticia del suicidio pensaban (sobre todo Stalin) que seguía vivo y había podido huir, y, por que no decirlo, culpaban a los yanquis y a los ingleses de colaborar en su huida.

Los aliados necesitaban confirmarlo todo desde su punto de vista objetivo, para ello, el gobierno británico ordenó al Mayor del MI5, Hugh R. Trevor-Roper que determinase cómo había muerto Hitler.

Lo cierto es que no podemos hablar de nada que remotamente recordase a un trabajo serio, profesional ni tan siquiera mínimamente decente. Se trasladó al lugar de los hechos varios meses después de acontecer estos, cuando ya no quedaba prueba alguna y estaba inundado. No peritó ni la supuesta cremación ni el lugar donde fueron enterrados los cadáveres. No había tampoco ni certificaciones de las muertes por parte de algún médico ni, mucho menos, resultados de las autopsias. Si a todo eso añadimos que su única fuente de información fueron los testimonios de los testigos que había en el búnker ese día, podemos pensar que algo de rigor le faltó al informe. Por no hablar de las múltiples contradicciones que esos testimonios aportaron a la investigación.

Intentó acotar la investigación a tres momentos concretos para elaborar una cronología que no dejase dudas de lo que (y cómo) ocurrió:

  1. El momento del suicidio de Hitler y Eva Braun
  2. El descubrimiento de los cadáveres y su traslado
  3. La incineración y entierro.

Del primero, lógicamente no había testigos, del segundo habrían sido testigos: Artur Axmann (Jefe de las Juventudes Hitlerianas), Erich Kempka (chófer personal de Hitler), Joseph Goebbels (Ministro de Propaganda), Martin Bormann (Jefe de la Cancillería), Heinz Linge (Asistente de cámara de Hitler), Otto Günsche (Mayor de las SS), Johann Rattenhuber (Guardaespaldas de Hitler), Hans Baur (Piloto personal de Hitler), Wilhelm Burgdorf (Comandante y Oficial del Estado Mayor), Ludwig Stumpfegger (Médico personal de Hitler) y, posiblemente, Lindloff y Reisser (militares de las SS).

Testigos del tercer supuesto serían, además de los citados anteriormente, los guardias Hans Hofbeck, Hermann Karnau y Erich Mansfeld. También entrevistó sobre la incineración y el entierro a las secretarias de Hitler, Gerda Christian y Frau Junge, y a la de Bormann, Fraulein Krueger. Si bien todas admitieron que conocieron los hechos de segunda mano a través de Günsche y Linge.

Como es evidente, aunque estuvieron presentes en el momento de los hechos no pudieron ser entrevistados algunos de los citados:

  • Goebbels y Burgdorf se suicidaron
  • Stumpfegger murió mientras intentaba escapar
  • Bormann desapareció sin dejar rastro
  • Linge, Günsche y Baur fueron hechos prisioneros por los rusos permanenciendo en cárceles soviéticas muchos años
  • Los miembros de las SS, que desaparecieron el día siguiente a la cremación.
No obstante, como veremos, todo esto era meramente accesorio, y casi innecesario, para justificar una conclusión predeterminada, Hitler se había suicidado, sólo así se entiende que en su informe final tuviese el descaro de confirmarlo en base a que "las pruebas no son completas, pero sí positivas, circunstanciales, consistentes e independientes".

Si en un juicio la fiscalía aportase pruebas incompletas y circunstanciales me parece que el cliente de la defensa saldría libre sin cargos. O a lo mejor me equivoco, de derecho sé tanto como de economía o ganchillo.

Pero hay un pequeño detalle que se nos escapa y es respecto de las fechas, el informe fue concluido de manera precipitada y algo brusca tan solo 19 días antes del comienzo del juicio de Nüremberg. Certificando su muerte mataban varios pájaros de un tiro, por un lado acababan con las suspicacias rusas sobre la ayuda anglo-americana al dictador en su huida y, sobre todo, evitaban que fuese juzgado (ni tan siquiera en ausencia y/o rebeldía como pretendía Stalin al querer incluirlo en la listad criminales de guerra). No pesarían cargos sobre él.

Es evidente que como la defensa en un juicio, si no puede demostrar la inocencia de su cliente, al menos, sembrará la duda razonable en el jurado. Y hay varias dudas razonables que hacen cuestionarse la veracidad del suicidio de Hitler:

EL ARMA

Tan sólo ¿3? versiones distintas: en el suelo, a su lado o sobre sus piernas, lo curioso del caso es que ese arma nunca apareció, ni la de Eva Braun.


MODALIDAD DE LA MUERTE


Hay quienes defienden que murió por envenenamiento (algunos rusos, no Stalin que sabia que estaba vivo), otros defendían que se disparó tras ingerir el veneno, otros que si lo remataron. Por si fuera poco también está, en caso de dispararse, dónde lo hizo, sien derecha, izquierda, en la boca... aunque para no circunscribirnos a las pistolas y/o el veneno hay otras teorías que oscilan entre la hemorragia cerebral, una granada o una inyección letal ¿quien da más?


LA BALA

Se supone que si nos atenemos al trozo de cráneo conservado por los rusos, éste tiene orifico de salida, y según la trayectoria de la bala indicaría que se pegó el tiro en la boca, pues bien, ni en techos o paredes se encontró. Por no hablar que tras los análisis previos de los rusos descartaron que allí hubiese balas, casquillos o rastros de pólvora.


LOS CADÁVERES

Teniendo en cuenta la cantidad de versiones que hay sobre dónde estaban los cadáveres de Eva y Adolf o las posiciones en que fueron encontrados, hay una evidencia, se movieron más que un garbanzo en la boca un viejo. Aquí la oferta es igual de variada: juntos en el sofá, separados en el mismo sofá, sentados en sillones diferentes, sentados, recostados, apoyados entre sí, hacia atrás, hacia delante... no se descarta que surjan teorías sobre el pino puente.


EL ENVOLTORIO

Se supone que envolvieron los cadáveres al sacarlos del búnker al patio para incinerarlos, pues bien, como no podía ser de otro modo hay donde esoger: en una sábana, en una frazada (manta de cama) o en una alfombra.


LUGAR DE ENTERRAMIENTO

De entrada aquí hay cierta unanimidad, los jardines del búnker, no hay otra, pero... varían las aportaciones sobre a qué distancia de la entrada del búnker se hizo, que si era una fosa profunda, que si de un metro de profundidad, que si tan sólo tapaba un poco los cuerpos de los que sobresalían las piernas, que si debajo del cráter que había dejado una bomba rusa...


EL ESTADO DE LOS CADÁVERES

Aquí pasamos de que casi no se habían desfigurado por el fuego a que habían sido reducidos a cenizas (esparcidas por otro lugar) con el paso intermedio de quienes afirmaban que estaban irreconocibles por el daño causado por el fuego. Como vemos, gustos para todos.


FECHA DE LA MUERTE

13 de abril, 30 de abril, 1 de mayo... y rizando el rizo, dependiendo de que medio de comunicación dio la noticia, pudo ser cualquier día de la última semana de abril.


Y por si todo esto fuese poco todavía hay cuatro aspectos que permiten pensar que los cadáveres que tenían los rusos no pertenecían a Adolf Hitler y Eva Braun.

  1. De entrada, y un poco significativo, el cadáver masculino medía 1,65 m y Hitler medía 1,73 m, el femenino tampoco encajaba, Eva medía 1,63 m y el esqueleto conservado es de 1,50 m, y no creo que con la combustión (parcial) menguasen los huesos.
  2. Otro dato que no hay que desechar es la posibilidad que habría de contrastar el ADN del único hueso de Hitler que se conserva con los de su hermana Paula, que se encuentran en el cementerio de Bergfriedhof, localidad alemana de Berchtesgaden.
  3. ¿Y en cuanto al mito que los cuerpos se consumieron con las llamas?, pues que para que eso ocurra debe hacerse o bien en hornos o en lugares cerrados para que se puedan alcanzar los mil grados centígrados necesarios para hacer ese tipo de tostadas, al aire libre es imposible.
  4. Y un dato que si se quiere puede ser discutible como todos los demás y es el que aportó el arqueólogo Nick Bellantoni (Universidad de Connecticut), estudió el trozo de cráneo que conservan los rusos y en el que se encuentra el orificio de salida del disparo con el que supuestamente se suicidó Hitler, pues bien, ese trozo de cráneo, por su fragilidad y por cómo son las suturas donde se juntan las placas del cráneo, pertenecen a una mujer de menos de 40 años, no a un hombre de 57 años.

Pero bueno, como he dicho teorías tan discutibles como las que aseguran lo contrario, y que podemos resumir así:

Tomó veneno y se disparó
Tomó veneno pero no se disparó
No tomó veneno y se disparó
Se disparó y fue rematado
Alguien lo mató
Todo eso le pasó a un doble

Ahora bien, esto sirve para pensar que el cadáver que encontraron no fue de Hitler, que huyó del búnker antes de la llegada de los rusos, falta ver cómo escaparon, cuando y hacia donde huyeron.

Pero eso amigos, otro día, y cómo vivieron felices y comieron perdices en Argentina (tras pasar unos agradables días por ESTEPAÍS).

Fuente. El exilio de Hitler, Abel Basti


17 comentarios:

  1. BIEN, BIEN, BIEN, ya no hay forma ni escapatoria para dudar de tu tésis.
    Jodó, lo has bordado, ISRA.

    Si vino a España, como dices, seguro que estuvo unas semanas escondido en Loyola, lugar en donde los jesuitas esconden a todos lo nazis pasados y presentes.
    Si tienes algún dato, me encantaría saber a dónde fueron luego.
    Quedo impaciente a la espera de tu siguiente información, que espero sea antes de Navidad.

    FELICITACIONES, CHAPEAU.

    ResponderEliminar
  2. Isra, hace tiempo ví un documental y después leí sobre el paradero de Adolfín.

    Obviamente el cadáver que nos enseñaron los rusos eran más falso que un billete de 25 €, baste ver el vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=fHA8wnuUaQQ ...como ves, más se parece a Chaplin que a Hitler, dicen (en el vídeo) que era su doble

    Unos dicen que el verdadero cuerpo se lo llevaron los rusos para que este no fueran convertido en un martir y su cráneo estuvo vagando por el mundo hasta recalar en un almacén del servicio secreto soviético y que el cuerpo, si no recuerdo mal, al final lo tiraron por una alcantarilla en la RDA tras la caída del régimen...ni idea...

    Aquí un programa de 4º milenio que hablan del tema: http://www.youtube.com/watch?v=fHA8wnuUaQQ

    Para mí que Adolfo no se suicidó y que como dicen algunos, como yo, escapo vía España a Argentina donde debió morir allá por los 60. Al menos me gusta creerlo así, sería más novelesco. Mientras nadie demuestre lo contrario con cadáver de por medio yo seguiré afirmando lo mismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Isra, ya encontré el documental del que hablaba: http://www.youtube.com/watch?v=6Gf-TMvsBHk&feature=related

    ResponderEliminar
  4. Ni lo sé ni me importa.
    Me interesa más otro tema:
    Stalin haciendo denuncias en un tribunal por crímenes contra la humanidad.
    Con dos cojones.
    Y los jueces admiten sus denuncias.
    Otro misterio es que Stalin no fuese juzgado.
    Que si Adolfo fue malo, Joselito fue mil veces peor.

    Y google peor todavía, que acabo de veer tu post, cuando se supone que hace 10 horas que lo pusiste.

    ResponderEliminar
  5. Pues si no se pegó un tiro, como un hombre en su situación, sólo indica que además de un criminal era un cobarde.

    El cazanazis ese debía estar en la inopia. Se le olvidó la caza mayor.

    ResponderEliminar
  6. Vaya, vaya, vaya, muy interesante el post Isra.
    Yo creía que Hitler era más bajito.
    Bueno, de todo esto lo que más me importa es que si escapó y vino a España ¿cómo pasó desapercibido y quién le echó una mano con el escondite?

    De todas maneras ya habrá muerto ¿no?
    Uf que miedo, tenerlo de vecino sin saberlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Elena, Adolfín tiene un nieto que vive en San Sebastián yse hace llamar EGUIBAR.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Tella, en teoría (como es lógico no hay pruebas, los yanquis tienen un celo especial con los documentos relacionados con los nazis...pero si muchas pistas que si las juntas dan respuesta a estas teorías) llegaron a Barcelona desde Hörsching (Austria) y estuvieron en una hostería ya desaparecida de Somo (Cantabria) llamada Las Quebrantas y según el autor del libro en Aula Dei, un monasterio cartujo en la carretera de Barcelona a la entrada de Zaragoza.

    De todos modos, cuando pueda hago la segunda parte con la ruta de huida.

    ResponderEliminar
  9. Carolvs, el "problema" con los rusos es que todo es mentira, Stalin sabia que había escapado y lo juraba hasta el fin de sus días. Otra cosa es la versión oficial que enmascaraba el que se les escapase vivo a su cerco a Berlin.

    Como dicen si no hay cadáver... y si, da para novelas bastante fantásticas, por ejemplo Antártida 1947, la guerra que nunca existió (Felipe Botaya) o Shangri-la, la cruz bajo la Antártida (Julio Murillo).

    Ah, y muchísimas gracias por el aporte, cuando tenga un segundo lo veo.

    ResponderEliminar
  10. Aspirante, tienes más razón que un santo, y en parte, te adelantas a mi post de mañana.

    Y lo de google es de traca, lo publiqué antes y aparecía durante horas en mi blog, pero era un post fantasma

    ResponderEliminar
  11. Dams, del mismo modo que se supone que los grandes empresario americanos ayudaron a los nazis (y a Hitler a escapar) me chirría el que el lobby judío tan importante no pudiese hacer nada.

    A lo mejor resulta que al final sólo es cuestión de un dólar mas o menos TODOS A UNA, importando una mierda las bajas colaterales por el camino.

    ResponderEliminar
  12. Es evidente que si se le consideraba el luchador contra el comunismo encontrase cobijo en España, aunque fuese como puente hacia Argentina.

    Pues no te digo yo que mucho anciante alemán por la costa española no fuese nazi.

    ResponderEliminar
  13. Joder Tella, casi lo olvido, muy bueno lo de Eguibar, cerca estuvieron así que no descartemos tu teoría.

    ResponderEliminar
  14. Me uno a todos los anti izquierdistas.
    Otro aspecto que hay que tomar en cuenta son las declaraciones del arquitecto y Ministro de Armamentos y Municiones Albert Speer. La descripción de su despedida de Hitler (antes del supuesto suicidio) no es creíble para nadie que tenga dos dedos de frente, y el hecho confirmado que al regresar del búnker justo en esos días nunca le comentó a su secretaria Annemarie Wittemberg sobre ese hecho importantísimo. A fin de cuentas el líder (Der Führer) el cerebro, el guía, la figura más importante en la vida de los alemanes de esa época va a suicidarse y Speer llega muy tranquilo y, ¿no comenta nada al respecto? ¿Y la actitud destructiva de Speer contra el Führer, claramente confirmando en sus escritos lo que los Aliados querían escuchar? ¿Se le perdonó la vida a cambio de qué? Recordemos que los alemanes de su generación le dieron la espalda a Speer por la descripción que hizo de Hitler en sus memorias y el hecho que no reconoció lo bueno que había hecho, ¿alguién necesitaba a Speer vivo para que coincidiera con la versión oficial?
    En defensa de Speer quiero agregar que el hombre tenía familia, y una familia numerosa. No me hubiese gustado estar en su lugar, pero se convirtió en una pieza más que confirma indirectamente el montaje de una historia. Lo más importante de Speer es "lo que no dijo". Something is rotten in the State of Denmark, señores, Un gran saludo a todos los lectores

    ResponderEliminar
  15. Brillante Briquette, y estupendo aporte el tuyo, un placer recibir visitas como la tuya.

    Y no debemos olvidar las declaraciones de Doenitz del 43, en las que afirmaba (y no le hicieron mucho caso en su momento) "la flota alemana de submarinos se siente orgullosa de haber construido para el Führer, en otra parte del mundo, un Shangri-la, una fortaleza inexpugnable donde él estaría totalmente a salvo de sus enemigos".

    Curiosamente tras "suicidarse" lo nombra su sucesor, tenía tanto que agradecer a sus submarinos...

    Repito, un placer su visita.

    ResponderEliminar
  16. Estimado Isra:

    Dicen que Hitler se horrorizó, y no fue para menos, cuando vió a Mussolini desfigurado y del revés en Milán¿?...Así, no me sorprendería un plan de fuga, aún cuando sea improbable atendiendo a que buena parte de la plana mayor pasó por Nüremberg.

    Todo muy confuso... Y es que parece que lo unico cierto es que en el lugar de los supuestos hechos, en Berlín, solo queda un aparcamiento...Y contiguo a éste un gran monumento al holocausto.

    Espero la siguiente entrega.

    sds!

    ResponderEliminar
  17. Dadaista, cierto que pasaron, pero los grandes grandes no, y sobre todo una cuestión, un tipo tan loco, tan megalómano, que quería fundar el Reich de los mil años no me cuadra bien que muera de una forma tan miserable, escondido y suicidándose.

    Pero como bien dices hay mucha confusión, entre otros motivos porque los archivos relacionados con los nazis no son desclasificados a pesar de que hay leyes que establecen plazos para ello, y estos los han sobrepasado ampliamente.

    Probablemente sea porque el éxito atómico y militar yanqui tenga mucho que ver con el asilo a muchísimos científicos nazis a cambio de hacer la vista gorda con el exilio dorado de Hitler.

    Cuando tenga tiempo hablaremos del plan de fuga y cómo tienen motivos para estar mutuamente agradecidos yanquis y el führer.

    Ya sabes, un placer tu visita.

    ResponderEliminar