.

.

viernes, 10 de septiembre de 2010

SUCESOS EXTRAÑOS

Quien, en cualquier conversación a lo largo del día, no ha nombrado en la panadería, en la pescadería o en el carreful a cualquiera de estos personajes...

Nikolaus Selnecker (1530–1592), compositor y poeta eclesiástico alemán
Christoph Althofer (1606–1660), teólogo luterano
Jacob Paul von Gundling (1673–1731), historiador
Johannes Scharrer (1785–1844), constructor del primer ferrocarril alemán, de Núremberg a Fürth
Hans Lehnert (1899–1942), Jurista y opositor al nazismo
Günther Beckstein (* 1943), Primer Ministro de Baviera

¿Y que tienen en común estos individuos?, pues que todos ellos nacieron en la maravillosa ciudad de Hersbruck, pequeña ciudad de Franconia Media (Alemania), y por tamaño la tercera ciudad de la comarca de Nuremberg.

Hersbruck es mencionada por primera vez en documentos de 976, cuando se erigió allí el puente (en antiguo alemán Bruck) de un castillo. El nombre de la ciudad probablemente procede de Haderihesprucga, el puente de Haderich. Pero si en aquel lejano 976 es nombrada por primera vez, hoy, en 2010 lo es en este blog...

Tras la finalización de la segunda guerra mundial han sido numerosos los hechos inexplicables, los sucesos extraordinarios o las extrañas desapariciones, que, en relación al conflicto bélico, se produjeron.

Uno de los más curiosos fue el fenómeno OVNI, que algunos autores han relacionado con la existencia de un IV Reich bajo el hielo de la Antártida y que obedecería a los adelantados prototipos diseñados por los científicos nazis. Datos que podrían sostener esta teoría serían, por citar algunos, la desaparición de miles de soldados alemanes sin dejar rastro tras la finalización de la guerra, o la desaparición de numerosos submarinos de última generación, los cuales podrían haberlos trasladado hasta Neu Schwuabenland (Nueva Suabia, Antártida).

Hay quien sostiene igualmente que para mantener esa base y poder disfrutar de temporadas fuera de ella, mantuvieron estrecha colaboración con los gobiernos de Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.

Tal vez, a lo mejor, quizás... la desaparición de los soldados alemanes en la localidad de Hersbruck podría estar relacionada con esa teoría, aunque no lo creo. Entre otras cosas porque muchos soldados "aparecieron" e inclusive volvieron a sus casa.

Pero pongámonos en antecedentes. Tras finalizar la guerra hay constancia de que 50.000 soldados alemanes desaparecieron sin dejar rastro; un centenar de regimientos cada uno de ellos formado por 500 soldados, de los cuales 6.000 iban a caballo. Lo más curioso del caso es que los culpables del hecho fueron tan solo cinco militares norteamericanos: un coronel, un teniente y tres soldados, quienes se dirigieron a la ciudad alemana de Hersbruck, los apresaron y se los llevaron.

Tras intensas negociaciones, las autoridades alemanas lograron que en 1958 pudiesen regresar a casa 23.000 de esos soldados, si bien el asombro y la perplejidad hizo mella cuando, para su sorpresa, el resto del contingente, nada más y nada menos que 27.000 soldados, habían desaparecido sin dejar rastro.

No fue hasta 1952 (en que Alemania empezaba a resurgir de sus cenizas) en que las autoridades Alemanas se vieron en condiciones de poder expresar una enérgica denuncia y exigir el regreso de sus soldados. En primer lugar contactaron con las autoridades estadounidenses en Alemania, si bien se desentendieron rápidamente del tema argumentando que no tenían ninguna constancia del hecho.

Ante la respuesta dada se dirigieron al Departamento de Estado norteamericano, que se manifestó en los mismos términos que sus colegas en Alemania. Ante esta nueva negativa optaron por dirigirse directamente al presidente Eisenhower. Tras una sorprendente y miserable excusa enviaron una segunda carta que obtuvo la misma contestación evasiva. El conflicto, que se había tratado por cauces "discretos", saltó a la prensa norteamericana y la noticio corrió rápidamente como la pólvora, llegando hasta la prensa alemana. En ese momento, y para lavar su cara frente a la opinión pública, el gobierno de Washington se vio obligado a actuar. Inmediatamente el presidente Eisenhower pidió al ejército que investigase el paradero de esos soldados.

Tras las investigaciones, la mayor parte de esos primeros 23.000 soldados fueron localizados en Nueva York, si bien, tras la solución de esta primera etapa del conflicto, el gobierno de los EE.UU finiquitó el asunto, ignorando cualquier reclamación posterior de los alemanes.

Si formaron parte del Operación Paperclip o de la Operación Alsos lo dudo, no eran científicos cualificados, desde entonces, nada se ha vuelto a saber de esos 27.000 soldados de plomo, y su paradero sigue siendo un misterio.

FUENTES: Título: Arial, texto: Georgia

10 comentarios:

  1. Pués semejante cantidad, no es fácil esonderlos.

    ResponderEliminar
  2. Unos genios de táctica, estrategia, logística y escaqueo la de esos CINCO MILITARES gringos.

    Desde luego hay misterios de la Guerra Mundial que van a seguir intrigando a muchas generaciones, y que, también, terminarán explicando tal como insinuas algunas de las rarezas que se publican de cuando en cuando.

    Todo esto me recuerda a que Roma perdió una LEGIÓN completa sin que nunca jamás se supiera nada sus componentes.
    Ultimamente se han analizado genes de concretos habitantes de la India que tienen ojos y rasgos caucásicos y que forman tribus muy avanzadas y aísladas de todo contacto con el resto del entorno.

    Los que me ha llegado al alma es que esa ciudad próxima Nuremberg, con antiguedad en el siglo X, haya resucitado merced al gran Isra.

    Hay también otro misterio, próximo en el tiempo, y es a dónde se fueron todos aquellos que votaron en referendum un 101% de SÍS a Franco. ¿Estarán también en la Antártida?

    ResponderEliminar
  3. Pues pa' mi Isra que:

    1. O se los cargaron a todos y después si te he visto no me acuerdo.

    2. O aprovecharon las circunstancias para mudarse a los USA bajo nuevos nombres e identidades.

    3. O se los vendieron a Stalin para los campos de concentaciòn en Siberia.

    4. O fundaron el IV Reich en la Antàrtida pero tras comprobar el frìo del lugar se mudaron en masa a Palma de Mallorca.

    5. Fueron abducidos por marcianos comunistas que los metieron en campos de concentraciòn en los confines del universo, tras lo cual se revelaron y consiguieron hacerse con el control del planeta, fundando un IV Reich lleno de alemanes borrachuzos y aburridos gozando hoy de los parabienes de la civilizaciòn tudesca.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No desaparecerían en el Triángulo de las Bermudas durante su traslado?

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente están en la Antártida, han evolucionado con los años a una especie de peces-hombre que salen del fondo marino al anochecer. Se llaman "cicuotas" y tienen la piel fría.
    Esto lo he leído últimamente en una novela espléndida de Albert Sánchez Piñol titulada “La piel fría”.
    Es de ciencia ficción pero bien podría estar dedicada a esos soldados desaparecidos, jejeje.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Ya ves Mamuma, si no quieres que te encuentren no te encuentran...

    ResponderEliminar
  7. Cuando desclasifiquen informes probablemente alucinaremos con su contenido Tella.

    Y ante tu pregunta de dónde estarán aquellos amantes del régimen, es fácil, en los sillones más cómodos de este régimen.

    Y me has recordado lo de la Legión, voy a ver si encuentro información, que recuerdo vagamente la historia.

    ResponderEliminar
  8. Vaya vaya Carolvs, teorías a cada cual más descabellada y a cada cual más probable, con esta gente ponte en o peor y aciertas.

    Andas bien de imaginación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Ábducidos por un empresa cervecera de rubias muy frías (no las camareras), luego te paso la ruta que siguieron por si te interesa Aspirante

    ResponderEliminar
  10. Joder como se las gasta el tipo ese Elena, intentaré hacerme con esa novela, promete...

    ResponderEliminar