.

.

viernes, 25 de enero de 2013

¡¡¡ ACHTUNG !!! respuesta #1



Nuestro amigo George C. Marshall fue a quien finalmente se decidió no ascender a Mariscal por la sencilla razón de resultar malsonante, cacofónico o repetitivo aquello de Marshal Marshall ¿absurdo? pues tan real como la vida misma.

Pues eso, aunque ni falta que le hizo, al fin y al cabo su biografía podría atribuírsele a cualquiera de nuestros queridos políticos patrios pues entre sus modestas aportaciones (a la altura del contrato basura, las subidas indiscriminadas de IRPF o leyes de igualdad) podemos destacar:

- Diseñó la Operación Overlord, el desembarco aliado en las costas francesas, sí, aquella batalla de Normandía. Y fue a partir de esto, y al no recibir el premio de ser nombrado Comandante en jefe de los ejércitos aliados en Europa occidental (lo fue Eisenhower), por lo que se propuso su ascenso a Mariscal.

- Diseño del Plan Marshall, ese absurdo plan americano (y que justifica el irracional odio del progre a los yanquis) para recuperar económicamente ese terruño que responde al nombre de Europa (plan por el cual obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 1953).

- Fue Jefe del Estado Mayor del ejército norteamericano durante la 2ª Guerra Mundial

- Fue Secretario de Estado (para víctimas de la LOGSE lo que viene a ser Ministro de AAEE*)


Lo dicho, un CV, casi, a la altura de nuestro dirigentes... otro día más.



*es decir, otra vez para víctimas de la LOGSE, Asuntos Exteriores


8 comentarios:

  1. Fenomenal explicación y descripción de la vida de un hombre que, como dices, cambió la faz de Europa tras las ruínas de la Segunda Gran Guerra.
    Gracias a ese PLAN que lleva su nombre los alemanes, franceses, británicos e italianos (que habían estado al otro lado pero como siempre al final estaban con los vencedores) resurgieron de sus cenizas.

    ResponderEliminar
  2. Las comparaciones son odiosas Tella, lo hemos comentado muchas veces, eran de otra pasta, no sólo por las circunstancias que les tocaron vivir, tenía, por ser finos, los güebos que ahora les faltan a nuestros politicastros.

    Por un lado teníamos a los yanquis ayudándonos (en parte, y probablemente con mucha razón, de forma egoista, si su principal mercado se hunde se hunden ellos), pero aquí, en Europa, tuvimos auténticos estadistas que supieron recoger el guante y emprender una tarea titánica que creo, justamente, se ha llevado el Nobel este año, algo tarde esos sí, deberían habérselo dado "ex aequo" a Monet, Schuman, Adenauer, DeGasperi, Churchill, DeGaulle*, etc...

    *a pesar de todo, fue el enemigo en casa que ayuda a cohesionar, muy parecido a la grandísima Tatcher.

    ResponderEliminar
  3. Un auténtico US Marshall, nunca mejor dicho.

    Estupenda lección de Historia con mayúsculas.

    ResponderEliminar
  4. Amigo ISRA, al margen de tu post, te invito a leer el mensaje que le he dejado al "borroka descerebrado" porque hoy se pasado ciento dos pueblos. Te invito a leerlo, digo, por si quieres añadir algo para el nazi pirenaico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasé nada más leer tu comentario pero ya no había nada, sólo el quejándose por que le habías quitado un comentario.

      Volverá seguro.

      Eliminar
  5. Se nota que el IKE tenía más palanca que el Marshall; entre otras cosas, fue presidente de los USA.
    De gente de esa categoría no deben quedar muchos.

    ResponderEliminar
  6. Ya sabes que soy un apasionado de la segunda guerra mundial Maribel, y que a menudo os taladro con historias del abuelo cebolleta, me alegra que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  7. Yo ya apuntaba maneras Bwana, recuerdo hace muchíiiisimos años echaron un serie que se titulaba así Ike, y recuerdo que me encantó.

    Como bien dice Bwana, salvo 3 ó 4 (y a 3 los conozco) ya no quedan muchos, y sí, como supondrá, uno de ellos soy yo.

    ResponderEliminar