.

.

sábado, 12 de enero de 2013

LA NADA


Aprovechando que el Guadiana pasa por mi casa (desvié el curso del río sólo por entretenimiento)  he decidido ponerme delante del ordenador a escribir un poquito, tampoco mucho, estoy más ocupado en mis ocupaciones.

Esperaba que mientras escribía la introducción me se vendría algún tema interesante sobre el que debatir pero mira por donde lo único que me sacurrio ha sido cagarme en la calavera de Montoro, aunque como está siendo demasiado publicitado en este vuestro blog he decidido que hoy no voy a hablar de él, pero entonces ¿de qué cojones hablo? pues por si no sus habéis percatado estoy intentando hablar de la nada más absoluta y que no se note, para lo cual no sólo es necesario recurrir a una prosa floreada sino esperar, sobre todo, a que mis lectores anden de digestión y así su sangre esté más ocupada en hacer la susodicha que en regar sus cerebros y no se percaten de la jugada.

Tampoco es que yo esté especialmente brillante descubriendo mis cartas a la primera de cambio, pero como todos vosotros sabéis la historia no la han escrito los cobardes.

Dicho y hecho, me refiero a que ya lo he hecho  escribir sin decir nada, asin que de lo cualo podemos decir aquello de prueba superada.

Algo parecido intenté hacer con mi prima Calimera... pero no coló, me dijo que espabilase, que si no proponía interesantes debates dejaríais de pasar por aquí los sábados y es que, como puede apreciarse, es bastante inteligente y sabe que vosotros pasáis por los análisis de la actualidad que hago y no por la fotos... faltaría más.

Prometo que para este año que entra intentaré elevar el nivel de los post a ver si así podemos ir dando descanso a mis primas...





8 comentarios:

  1. Me gustaría decirte un par de cosas y las voy a decir : que te ha quedado redondo el post porque expresa "la futilidad de la Nada" que no sé qué es.

    La otra cuestión es que como nos quites a primas como Calimera te vamos a correr a gorrazos por toda la calle Mayor de Complutum.

    Calimera tiene un aspecto de delicada y sensible que hace saltarse las lagrimas.

    ResponderEliminar
  2. Después de leer detenid<mente este post, he llegado a la conclusión de que no entiendo NADA, lo que quiere decir que lo he entendido todo.
    Tiene razón al destacar la inteligencia de Calimera; no hay más que contamplarla en todo su esplendor para llegar a la misma conclusión.
    Y, por favor, no nos prive de estos regalos sabatinos.

    ResponderEliminar
  3. Es lo que más me llamó la atención de mi prima Tella, la serenidad que transmite. Por eso me encanta debatir con ella. Y respecto a lo de dejar que aparezcan ellas mismas me han dicho que ni se me ocurra, todas quieren disfrutar de su minuto de gloria ¿y quien soy yo para negárselo?

    ResponderEliminar
  4. Como le he comentado a Tella, el tema de su aparición dependerá de ellas y de momento no quieren faltar a su cita con todos Vds. Bwana

    ResponderEliminar
  5. Nos permitirá Calimera debatir intensamente a cerca de la altura ideal de los tacones? Del color más seductor de la lencería? De las poses más favorecedoras para lucir sus encantos? De la influencia del ángulo en el que incide la luz para un mayor lucimiento de la modelo?
    Debatir todos los días de marianos, montoros, hijos de puta y demás ralea de la casta resulta pesado y redundante.
    Incluso las mentes más privilegiadas necesitan un reparador descanso.

    ResponderEliminar
  6. Ahí le has dao Aspi, estos memos ya abuuuurren, tanto como aburrían los otros, y es que todos los temas que planteas son muy recomendables, sobre todo dada la saturación de tontacos y tontacas que tenemos.

    ResponderEliminar