.

.

miércoles, 13 de marzo de 2013

CADA UNO TIENE EL SUYO


NOTA INFORMATIVA Y ACLARATORIA 

(han sido numerosos los comentarios que han puesto en la picota la salud mental de quien suscribe a raíz del pasado artículo sobre moda para comuniones, me decían que había sentado un mal precedente, que había empezado a poner los cimientos de lo que sería el final del buen gusto en este blog, pues bien, a todos estos opinadores decirles que hoy voy a cimentar ese edificio de la degeneración y publicaré el glorioso post de hoy y, al contrario de lo que piensen ellos, no es el principio del fin, es el nacimiento de una nueva era)


Volvamos al inicio, al título, que reza así, CADA UNO TIENE EL SUYO, y es que, el que esté libre de culpa que tire la primera piedra... o que se tire uno, es más, seguro estoy que a lo largo de vuestras vidas, de más de uno de ellos estaréis orgullosísimos de su paternidad, bien por dónde vio la luz o cómo fue su alumbramiento.

Los habrán habido que os hayan avergonzado pero siempre, repito, siempre, hay que estar orgulloso de lo que uno hace, y si provoca las lágrimas de los demás mejor aún.

Seguramente los reconoceréis y lo más probable es que distingáis de entre todos ellos el que mejor os representa, ese que NADIE se tira como vosotros lo hacéis, espero que en la intimidad, pues bien, una vez podemos dar por concluida la introducción podemos dar rienda suelta al post, espero que lo disfruten y, si por algún motivo, empieza a olerles raro, ya saben, quien primero lo huele debajo lo tiene.

Había pensado dejar para el final el que curiosamente va a tener el honor de salir en primera posición y es que, dificilmente, alguno puede superar a...

el rastrero, no hay otra, cuando hace acto de presencia estás muerto, no tienes nada que hacer ni lugar dónde esconderte, te atrapará y desearás no haber nacido, sucediéndose desde ese momento los primeros actos reflejos surgidos del terror, de forma instintiva comienzas a arrancarte, por este orden, nariz, ojos y la vida misma. Su elaboración, contrariamente a lo que pueda parecer, es muy sencilla, al principio notas una pequeña molestia, inclusive podrías pensar en quedártelo y no compartirlo, al fin y al cabo no parece especial de ninguna de las maneras, hasta que sale.

Es el más discreto, sólo uno mismo (y a veces ni eso) se da cuenta de su salida, casi suplicando permiso para salir con un pequeñisimo hilo de voz, tras eso y tímidamente, acompañado de un pequeño silbido prácticamente inaudible, de tamaño rácano e insignificante, hace su aparición en sociedad de manera colosal, poderosa y contundente.

No tarda ni medio segundo (y aquí es cuando adquiere toda su grandeza la frase quien primero lo huele debajo lo tiene) en causar estragos, los efectos suelen desencadenarse de forma desenfrenada, empezando con una angustia que te lleva intentar olerlo de manera compulsiva e intentar absorver toda la podedumbre que lleva adosada para que nadie se entere... pero es imposible, se mueve con la rapidez del rayo, en cuestión de segundos ha recorrido todas las habitaciones de la casa, han marchitado todas las flores, ha acabado con la vida animal en un radio de 5 km a la redonda y que todos aquellos seres queridos que se encuentran a tu lado en ese momento tengan los ojos inyectados en sangre y un solo objetivo en esta vida, acabar contigo, y si es acompañando tu calvario con los más inimaginables sufrimientos para ti mejor que mejor.

Pasadas un par de horas notas cómo tu nariz se va despejando un poco y empiezas a recuperar el olfato, en ese lapso de tiempo da igual que te pongan un cadáver a tus pies o el mejor pastel de manzana, no hueles nada.

el horno holandés...... podría estar a la altura de aquellos que una vez quitado un calcetín adherido a su pie durante al menos una semana se regocija dándole un olfateado contundente. Éste tiene la ventaja de que puede ser tanto para gente altruista como para egoistas recalcitrantes. Si estás solo en casa te lo comes todo, si tienes compañía en la cama lo compartes.

El mecanismo es muy sencillo, cuando está a punto de salir, y para evitar la sensación de caguetilla de me lo he hecho encima, se levanta ligeramente el culo del colchón, no debe haber obstáculos, inmediatamente después de la expulsión hay que ser hábil y realizar un movimiento envolvente a la víctima y taparle la cabeza con las sábanas para que toda la onda expansiva la alcance de lleno y no pueda hacer otra cosa más que saborearlo.

Como he dicho hay gente pa to y lejos de compartirlo prefiere hacerlo para el sólo recreándose en la degustación en solitario de tan magno acontecimiento.

el de "discúlpeme pero me acabo de romper el culo".... éste es producto de la degeneración de los cuerpos humanos y es una dolencia médica, esa en la que sabes que ni una sobredosis de aerored por vía rectal podrá hacer nada, o lo sueltas o revientas y en esos casos el agujero del culo siempre se antoja excesivamente pequeño para la cantidad gaseosa a evacuar por lo que temes realmente por tu vida. Con este pedo la muerte siempre rondará cerca, si te lo guardas revientas y si te lo tiras te rompes, pero no es el único peligro, el ruido te puede dejar sordo, hacer que te sangren los oidos e inclusive perder el equilibrio y comerte el cabezal de la cama por no hablar de la onda expansiva. A pesar de la conmoción por la deflagración retienes la consciencia necesaria para pensar en que los cimientos de tu casa pueden ceder.

Pero lo peor de todo está por llegar, aunque llevas tiempo en la cama quejándote, y la pariente piensa que eres un flojo y que buscas una excusa para tumbarte en la cama, se produce una reacción extraña, y es que si sobrevives a la deflagración no hay otra, te entra la risa loca y te descojonas en cierto modo agradeciéndole al señor que te dé una segunda oportunidad, ante esas carcajadas desconcertantes, más propias de un psicópata, entra la jefa y ve la sábana en el techo ¡¡a ver cómo cojones explicas eso!!

y a quien no se le ha escapado el del ascensor, ahí hay dos salidas honrosas porque ese no tiene ninguna justificación ya que es alevoso y premeditado. Si vas solo hay dos escenarios posibles, hay alguien esperando o no hay ni dios, si tienes suerte y no hay nadie sales corriendo y maricón el último, si te encuentras con un vecino o un desconocido lo más recomendable es salir echando pestes (no confundir con rajarse un poquito más) sino criticar la falta de educación y civismo del que ha cogido el ascensor antes que tú y te ha dejado el regalito.

Puede darse el caso en que vayas acompañado, aquí, personalmente, creo que la salida más digna es la de pasar al ataque en lugar de defenderse, consistente esa maniobra en señalar al que va contigo, en un primer momento se verá sorpendido, a lo mejor ese efecto sorpresa hace que el tema quede olvidado, por contra, si ofendido/a dice que no, que él/ella no ha sido le dices lacónicamente "... no, perdona, quería decir que para tí, que el pedo es para ti...".

Nos estamos cercando al más espectacular de todos, algo así como el fin de fiestas con fuegos artificiales.

Últimamente se ha puesto de moda el meter de regalo en las bolsas de aperitivos las calcamonías de toda la vida, pero como ahora los niños son tan modernos las llaman tatoos, pues bien, este ragalito cuando va a compañado con el cuesco correspondiente suele responder al nombre de pedo con pegatina y/o frenazo.

Pero no nos vamos a referir al típico resultado de una colitis mortífera en la que, con solo estornudar, la mierda te llega hasta la campanilla (es que hay gente que se mete los pantalones dentro de los calcetines imitando a los que montan en bici y toda la mercanía sube). El verdaderamente llamativo es el que no era esperado. Sientes una leve molestia que piensas poder subsanar en el momento en que pase un autobús o te cruces con una obra, bien, se está acercando un hijoputa montao en un ruido con el bacalado a todo volumen en un coche tercermundista (pero tuneado), cuando llega a tu altura sueltas la mercancía... nunca mejor dicho, casi sin darte cuenta notas cómo, al relajar un poquito el esfínter para que salga el cuesco referido, notas cómo algo cuyo tamaño oscila entre la lenteja y el puño cerrao se abre paso de forma explosiva y cuya violencia se topa con tus gayumbos que quedan impregnados de ese semiacuoso elemento.

Ahí estás perdido, lo más probable es que te acompañe un olor insoportable a mierda hasta que llegues a tu casa, pero a lo mejor tu mierda no huele (extraño pero puede pasar, cosas más raras se han visto ¿no llegó ZP a La Moncloa?) así que lo que te delatará será tu forma de caminar. Por inercia no levantas los pies del suelo, casi los arrastatras y andas como un marchador borracho imitando a un pingüino, pero muuuuuuy despacito (igualito que los teletubbies), apretando tanto el culo que no te entraría una lenteja de canto. A pesar de todo, el escarnio púbico podría ser levemente soportable, cosa improbable, cuando llega la pegatina te caes con todo el equipo así que probablemente en lugar de tener la consistencia de un perdigón será lo más parecido a la caguetilla de un niño pequeño cuando le sienta mal un yogur.

Me imagino que nadie que me lee se tirará pedos, es una grosería que sí hacen sociatas y gente de mal vivir (estoy estremeciéndome pensando en lo que puedan hacer una tarde inspirada las bellas Lucía Echevarría o Almudena Grandes con esos panderos), esto no pretende ser una guía exhaustiva de las distintas modalidades existentes, sólo pretende intentar mostraros cómo identificarlos y cómo poder escapar a tiempo de sus daños colaterales.

Lo dejamos ya, sólo me queda agradecer su colaboración prestada a esos personajes anónimos que me han trasladado sus experiencias para poder escribir el post de hoy, ya que, como comprenderéis, yo no hago esas cochinadas.

addenda - ya hablé en su momento del pedo mañanero, ese que sí o sí, sale con la primera meada, y es que es el más educado de todos y nunca se olvidará de darte los buenos días.

13 comentarios:

  1. PLAS, PLAS, PLAS, ha resucitado ultimamente el gran genio complutense. Muy bueno y valiente. No hay en Europa otro escritor capaz de hacer un artículo como éste, profundo, exhaustivo y especialmente TEOLÓGICO ( ya sabes que los peores cuescos son los frailunos porque además conservan las esencias largas horas acumuladas entre los pliegues de la sotana).

    Ya hubieran querido llegar a esta altura del pensamiento humano los famosos Friedrich Nietzsche, Karl Marx, Hermann Hesse, Immanuel Kant, Johann Wolfgang von Goethe, Arthur Schopenhauer, Georg Hegel, Martin Heidegger, Friedrich Nietzsche, y mil más.

    ResponderEliminar
  2. ¡Sensacional! Es el calificativo más modesto que se me ocurre para esta exposición tan certera de las debilidades del ser humano.

    En particular me ha gustado el de "la pegatina y/o frenazo" que me ha recordado un episodio que me contó mi padre de cuando era estudiante de medicina. Iba con un compañero por la calle Aribau, en Barcelona y vieron a un hombre de mediana edad que iba caminando a paso de pingüino y con evidente dificultad. Ambos estudiantes empezaron a discutir sobre la causa de la anomalía del pobre señor. Mi padre diagnosticó "un trastorno extrapiramidal", mientras que su compañero insistía en que se trataba de "una claudicación intermitente". Como no se ponían de acuerdo, decidieron preguntarle al interfecto.
    "Disculpe nuestro atrevimiento, pero somos estudiantes de medicina y nos ha llamado la atención su dolencia. Mi compañero cree que sufre usted de una claudicación intermitente, pero yo creo que tiene un trastorno extrapiramidal. ¿Sería tan amable de confirmar quién ha acertado".
    A lo que el enfermo contestó:
    "Tres diagnósticos equivocados".
    =¿Cómo tres diagnósticos? Solo hemos dado dos", contestó mi padre.
    "Con el mío han sido tres. Yo creía que era un pedo".

    ResponderEliminar
  3. Sus palabras me ruborizan más que si me hubiese escapado uno con pegatina en la comunión de la princesa amigo Tella.

    He pensado que era hora de decir TODA LA VERDAD sobre el tema y no andarse con medias tintas con algo tan importante. sólo hay que ver cómo se les queda el carácter y el entendimiento a quienes no ejercita adecuadamente estos sencillos ejercicios.

    Si me lo permites me gustaría completar tu última frase (entiendo que es lo que has querido decir): "ya hubieran querido llegar a esta altura... y mil más, TODOS ELLOS JUNTOS"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísima anécdota, Don Bwana. Habrá que prestar atención a cuando veamos a alguien caminando como si estuviera ESCOCIDO.

      Eliminar
  4. Comparto el calificativo y si no fuese por mi modestia casi le diría que se queda algo corto.

    Todavía me estoy riendo con el pingüino barcelonés, ¡que grande! (a una compañera de mi mujer, en el trabajo, un día se le fue toda la carga de profundidad con dos pedos mal tirados, avergonzada salió a comprase ropa nueva y cuando volvió al trabajo se cargó la segunda equipación del mismo modo que la primera)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía me estoy descojonando, tras 15 minutos de haberlo leído, Lo de la chica esa de la oficina.

      Eliminar
    2. Esa señora que tuvo que comprarse ropa nueva cometió un gravísimo error cual es lanzarse al abismo temerariamente. Existe un artilugio, a la salida del recto, llamado "esfinter" cuya función es estrechar el orificio de salida para impedir que el viento se convierta en tormenta. Hay que soltar los gases cuando sea preciso, pero tomando las debidas precauciones; para tal fin nos ha dotado el Señor de ese reductor de salidas a que me refiero.

      Eliminar
  5. Te felicito por esta atronadora y olorosa disertación nivel experto.

    Antaño había otro recopilatorio famoso que también hacía las delicias del público general y estaban incluídas con otros nombres algunas variantes aquí recogidas y alguna otra que ahora desgraciadamente no recuerdo con exactitud.

    El pedo rastrero es definitivamente el peor por que te lo comes sí o también, de toda la vida se llama "bufo" y el que se bufa es un cerdo y conozco a varios profesionales del asunto que además se jactan de su inmunda hazaña...lo peor es que encima a ellos les huele bien, como reza el famoso dicho.

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente Maribel, el que citas es el más peligroso y cuando te encuentras con uno que además está orgulloso de sus creaciones es pa matarlo, al contrario del de "discúlpeme pero acabo de romperme el culo), éste y el citado por vos son sus peligrosidades inversamente proporcionales a su estruendo.

    ResponderEliminar
  7. Estas profundas reflexiones sólo pueden ser fruto de años de duras investigaciones, pero ese afán investigador es innato en un habitante de la ciudad en la que estudió el nuevo Papa.
    Jesuita y argentino....!
    Está claro que todo se pega, menos la hermosura.

    ResponderEliminar
  8. Y lo más curioso Aspi, es que estuvo por aqui el año de mi nacimiento, ¿una señal para estar en el mismo sitio que el nuevo Mesías?... ahí dejo la pregunta

    ResponderEliminar
  9. jajajja, no puedo no puedo comentar, jajaja. Menos mal que todos sabemos que estas cosas nosotros no las hacemos jamas así explosionemos, jijij.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  10. Como bien dices, y yo remarco en el post, todo lo sé porque me lo han contado, nosotros no hacemos cochinadas de esas Zorrete.

    ResponderEliminar