.

.

viernes, 16 de agosto de 2013

EVIDENTEMENTE



Siendo hoy 16 de agosto sólo podía aparecer ÉL, el más grande, el mejor y el inigualable, por mucho que lo intenten. Y como muestra 3 botones, tres hitos de la historia de la música, la televisión y el espectáculo, esos 3 hitos son, en 1968 el regreso triunfal por todo lo alto con el Comeback Special de 1968 emitido por la NBC y que fue un tremendo éxito, el segundo es otro rotundo éxito de 1970, el, desde mi modesto e imparcial punto de vista, mejor documental musical de la historia, That's the way it is (de ésta os vais a quedar con ganas de más, mucho más, sólo he metido los créditos iniciales y es magnífica).terminando con Aloha From Hawaii del 73 y lo que supuso por ser el primer concierto vía satélite de la historia, y como, no, resumiendo, en 5 años cambió el mundo de la música... otra vez.

Pero pongámonos en antecedentes. Hacia 1967 Elvis había descuidado un poco su carrera musical y se había dedicado a lo fácil (siempre siguiendo instrucciones del Coronel) a repetir una y otra vez la misma película pero con la originalidad de cambiarle el título. Todo iba bien, hasta que la realidad mostró que los ingresos de esas películas dejaban a las claras que Elvis ya no era tan rentable en taquilla, así que tocaba buscar nuevas fuentes de ingresos y se decidió por la televisión, convencido de que cualquier cadena pagaría bastante dinero por tener a Elvis. Aceptó la NBC, aunque no soltó tanta pasta como esperaba el Coronel, este especial se emitiría en las navidades del 68 y se grabaría a mediados de año, pero no podía ser lo de siempre, necesitaban algo nuevo, rompedor, no querían a Elvis cantando gospel con el coro de la iglesia, para evitar esto último decidieron que la responsabilidad del proyecto no estuviese en manos del Coronel. En mayo, una vez concluido el rodaje de Live a little, love a little, Elvis se reunió con el productor encargado del programa, Bob Finkel, éste no le dio demasiados detalles, el principal que el encargado de la realización sería el joven Steve Binder, quien había logrado cierto prestigio realizando especiales para Rolling Stones o James Brown. En un principio a Steve tampoco le apasionó la idea, no solo no era el fan número 1 de Elvis, pensaba que su música estaba anticuada, ¡¡¡si al menos sonase como los Beach Boys o los Beatles!!!, pero si había alguien que podía obrar el milagro era nuestro amigo Steve. Una de las principales sugerencias que le hizo fue que se olvidase del contenido navideño del programa y apostase por un repertorio diferente, al fin y al cabo Elvis había sido olvidado por el público y además, él quería dar un cambio radical a su carrera.

La estructura del especial sería algo compleja, establecieron como punto de partida su canción Guitar man (combinada con la obra El pájaro azul, de Maurice Maeterlink), un chico de pueblo de familia pobre que sale a recorrer el mundo en busca de fama y fortuna. Habría un número de apertura (Trouble/Guitar man), uno de cierre por definir (y que sería el magnífico If I can dream), entre medias, varios escenarios evocadores de las distintas etapas del viaje, así como un el gran plato fuerte, Elvis rodeado de público improvisando sus grandes éxitos, entre otros That's all right, Heartbreak Hotel, Blue suede shoes. Al final, en este especial navideño sólo quedaba un villancico, Blue Chritsmas (el que inaugura todos los años las navidades en este blog y desde hace dos años, con la colaboración digital de Martina McBride). Sólo faltaba el cierre, y debería ser la guinda perfecta, para ello Steve se puso en contacto con el compositor Earl Brown, éste recurrió al famoso discurso de Martin Luther King (I have a dream) y compuso If I can dream.

Se emitió el 3 de diciembre a las 9 de la noche con el sencillo título de Elvis, pero pasaría a la historia con el nombre de Comeback Special, el resultado no podía ser mejor, para todos, la NBC acaparó el 42% de la audiencia y unos nada despreciables 54 millones de televidentes y Elvis volvió donde le correspondía, a lo más alto, convirtiéndose en un éxito tanto el programa como su canción de cierre. A los 33 años Elvis empezaba de nuevo.





Habíamos dejado a Elvis en lo más alto tras el exitazo del espacial navideño, llegaron nuevos discos, a cada cual mejor, empezando por el magnífico From Elvis in Memphis en 1969 (apoteósicas Wearin' that loved on look, Only the strong survive, Long Black Limousine... y una que a lo mejor os suena de algo, In the guetto) lo que pone de manifiesto que había vuelto por la puerta grande, y es en ese año cuando se produce un maridaje que a día de hoy se mantiene en el imaginario colectivo, Elvis y Las Vegas.

El Coronel, tan interesado en el vil metal, había cerrado un trato con el vicepresidente del Hotel Internacional para que nuestro amigo actuase allí ante dos mil personas por pase, cerrando un contrato que establecía cuatro semanas de conciertos por medio millón de dólares.Cuando llegó la fecha del 31 de julio de 1969 las entradas de las 2 primeras semanas estaban todas vendidas, el éxito obtenido fue, como decirlo de modo justo, atronador, rindiéndose a sus pies el propio Rat Pack. El éxito fue multiplicándose y dejando cortos los aforos de Las Vegas, pues en 1970 Elvis consiguió reunir a 40000 personas en el Astrodom de Houston el 27 de febrero, sólo cuatro días después de cerrar las temporada en Las Vegas.

El Coronel, visionario como siempre tratándose de dinero se planteó la siguiente cuestión, ¿cuánta gente que querría ir a ver a Elvis a un concierto no podría hacerlo por diferentes motivos?, pues ya que Mahoma no va a la montaña llevaremos a todas las ciudades de EEUU un concierto de Elvis, y no sólo se podrá disfrutar de su música, también podremos ver todos los preparativos y ensayos previos al concierto. La MGM aceptó la oferta del Coronel del concierto virtual. Denis Sanders dirigió el documental, recogiendo los conciertos que Elvis ofreció en el Internacional durante la temporada de agosto/septiembre de 1970. Se veía a Elvis bromeando con su banda (y la complicidad que con ésta tenía) o los flirteos de Elvis con las Sweet Inspiratinons. La película se estrenó en los cines en noviembre de 1970 con el título de That's the way it is y tras el éxito conseguido (puesto 20 de reacudación entre las películas estrenadas en 1970 tratándose de un documental y compitiendo con títulos como Aeropuerto, Patton, Río lobo, Cormwell, La balada de Cable Hogue, Tora! Tora! Tora!, MASH, Love Story, La hija de Ryan, Un hombre llamado caballo ...) ya nadie dudaba que Elvis saldría de gira...



Y llegamos al final del recorrido con el tercer hito en 5 años, el primer concierto vía satélite, se calcula que entre los países que emitieron el espectáculo en directo más los que lo hicieron en diferido se alcanzó una audiencia cercana a los mil millones de personas (más o menos lo que consiguen en una sola actuación estrellas como Miguel Bosé o Joaquín Sabina, pero estos lejos de las cifras alcanzadas por gente como Ana Belén y Victor Manuel o Alejandro Sanz).

En cierto modo era el colofón lógico a la máxima de "más grande", si ya con el documental habían querido llevar los conciertos de Elvis al mayor número posible de espectadores gente con éste de Hawaii cerrarían el círculo. hay quien dice que fue una idea del Coronel ante la insistencia de Elvis de salir de gira internacional aunque otras fuentes señalan a Elvis como promotor de la idea, el caso es que ambos habían colaborado ya en 1972 en la organización de un concierto a beneficio de la Kuiolakalaani Lee Cancer Foundation, en Honolulu, la originalidad del concierto consistía en que sería retransmitido vía satélite a todo el mundo. La responsabilidad era enorme y se notó en el nerviosismo de Elvis, casi como en sus primeros tiempos, al fin y al cabo nada podía fallar pues la señal llegaría a más de 40 países. Para este concierto contó con su banda habitual: James Burton, John Wilkinson y Charlie Hodge a las guitarras, Jerry Scheff al bajo, Glenn D. Hardin al piano, Ronnie Tutt a la batería, las Sweeet Inspirations y JD & The Stamps a los coros así como la orquesta de Joe Guercio. Y un último detalle, Elvis quería impactar a todo el mundo y ser América en el escenario, para ello pidió a su diseñador Bill Bellew un traje especial y escogió el símbolo de América, el águila, dibujándola en su capa con pedrería azul, roja y blanca con muchas estrellas doradas, algo que de haberlo hecho en España algún cantante español le habría supuesto la muerte si se coloca una chaqueta rojigualda. Esa banda citada anteriormente sonó como nunca, probablemente los únicos músicos vivos actualmente que podrían haber estado a la altura serían los Trogloditas (Jordi Vila, Ricard Puigdomenech y Josep Simón... grandes, muy grandes)

A día de hoy, ni hay (ni habrá) una obertura más espectacular de concierto, y es que es insuperable empezar con Así hablaba Zaratustra y seguir con See See Rider (ah, y por si era poco seguimos con Burning Love), como decía Orson Welles, una película debe comenzar con un terremoto y luego ir in crescendo, pues en concierto esto es lo más parecido.... proclamo. El cierre fue simplemente mítico, tras cantar Can't help falling in love, con un público entregado y enfervorecido, Elvis cayó arrodillado de espaldas en el escenario desplegando la capa diseñada por Bill Bellew. Las crónicas aparecidas al día siguiente dejaron bien a las claras lo que se vivió en esa noche mágica allí, un indiscutible y apoteósico triunfo



Simplemente escuchad y disfrutad.

El rey ha muerto, larga vida al rey.

8 comentarios:

  1. Y yo sin enterarme de la existencia de Comeback Special, un fallo histórico en mi trayectoria vital.
    He notado que usa un hablar raro. Se le entiende más a Sabina.
    Dicen que vive pero retirado en Almendralejo.

    Hoy te has lucido a fondo, Isra. Este post va a ser copiado por millones de aficionados chalados, como tú, sobre la historia espectacular que cuentas.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Isra...

    ¡Mientes! Sabes perfectamente que Elvis Pelvis Vive...Asqueado de tantas fans, se refugió en una de tantas cuevas que hay en Gibraltar. Esta es el autentico motivo que ha reavivado el conflicto por el Peñón.

    sds!

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo haber visto este concierto de Honolulu en la TVE y por supuesto compré y conservo el doble álbum grabado en directo.

    ResponderEliminar
  4. Ya ves Tella, otro complutense universal más junto a a Cervantes et moi même... aunque éste sólo cantaba.

    ResponderEliminar
  5. Pero Dadaistaaaaa, cuánto tiempo y qué alegría verle de nuevo por aquí, me parece una teoría plausible, intentaré investigarla, eso sí, aprovecho y reivindico lo evidente GIBRALTAR APAÑOL

    ResponderEliminar
  6. Como buen amante de la buena música que eres no me cabe duda Mamuma

    ResponderEliminar
  7. Cervantes era catalán, como de todos es sabido.
    Ahora se investiga el que Elvis naciera junto al parque Güell y fuera bautizado en Montserrat.
    Así que complutense universal quedas tú en exclusiva.
    Ayer lunes por la mañana (a las 05.00 hras) me acordé de tí: especial de Elvis en Radio Nacional, con todos esos datos que a tí te gustan: compositor, músicos, coros, etc. Estuvo bien.

    Por cierto, tienes algo contra el Android?
    Si miro tu blog en el teléfono, el navegador deja de funcionar y se pone la pantalla negra.
    En el tablet me deja verlo bien, pero no me deja comentar...
    Hoy por fin le he podido robar el portátil a mi hijo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Mira que me lo estaba temiendo Aspi, que fuese yo el único Complvtense pura cepa de los 3 que había...esas horas que me dices son mu raras, yo estoy en el gimnasio y no tengo tiempo de escuchar la radio.

    ¿Android? au contraire, todo lo que sea competencia de la manzanita me tiene a sus pies, eso responderá a los grandes enigmas de la informática, a mi tanto el teléfono como la tablet no me dan problemas a la hora de navegar por el blog (salvo la resolución de la pantalla que no se aprecia en toda su belleza y grandeza).

    Saludos cordiales... y disfruta del fresquito que tenemos en la capi.

    ResponderEliminar